Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

El punto G, una forma de llegar al cielo que le mostramos como encontrar

336x280_elmejoramante
Muchas parejas persiguen este punto con la idea de que es la única forma de llegar a disfrutar del sexo. Al no encontrarlo se sienten frustrados y no tienen en cuenta que en la búsqueda esta el resultado.
  
  

 

Es
inevitable relacionar al
Punto G con la obtención del Everest sexual, pero es
imposible dibujar un mapa preciso y adaptable a todas las mujeres, cada una es
un mundo diferente.

La
búsqueda del punto G es además de una exploración que tiene el fin de llegar
a la cumbre del placer sexual, una excusa perfecta para muchas parejas que en el
intervalo aprovechan para recorrer sus cuerpos y conocerse aún más, logrando
una conexión imperturbable en su relación.

No
todas las mujeres tienen su punto G en el mismo lugar, y la única forma de
encontrarlo es buscándolo. Existen algunas técnicas para hacer mas fácil esa
búsqueda: una es explorar la vagina con los dedos indice y medio puestos en forma de “J”, comenzando por
la pared frontal (la mas cercana al hueso de la pelvis) y moviendo el dedo en círculos.

Es
importante para el éxito de la búsqueda, que la mujer vaya indicando a su
pareja, lo que va sintiendo sin
pretender que lo adivine. La zona en cuestión tiene una textura áspera o
estriada (que se diferencia de la superficie suave y lisa del resto de la
vagina), y al ser estimulada aumenta de volumen.

Muchas
mujeres intentan repetidamente encontrar el punto que las lleve al éxtasis
sexual,
y aun no lo han encontrado. Esto no quiere decir que no lo tengan, por
el contrario, seguramente que no han sabido buscarlo correctamente.

Para
ello, es casi fundamental la posición en la que la mujer se ubica, el ángulo
de los movimientos hace que el punto G esté más al alcance de sus
perseguidores.

En algunos casos puede encontrarse con mayor facilidad si la
mujer esta acostada boca abajo, y en otros es necesario que casi se toque el
pecho con las rodillas para lograr el angulo adecuado.

Otra
alternativa es utilizar el método “del reloj”. La técnica consiste en
tomar el frente de la vagina como el cuadrante de un reloj y empezar la
exploracion por las 12, que es donde se localiza el punto G en la mayoria de las
mujeres.

En otros casos se encuentra a las once, la una o las cuatro este punto
que, en cuestiones sexuales, es el que mas cerca está del cielo.