El perro y su ayuda en las terapias de rehabilitación

Una animal puede ser clave en una terapia de rehabilitación, tanto en el plano físico como emocional, gracias a la compañía y ayuda que brindan a los pacientes. Conozca como se preparan estos perros, y como pueden ayudar en la recuperación
Pagina nueva 1

Los perros domésticos pueden traer mucha alegría a nuestras vidas. Interactuar con estas mascotas, es muy bueno para todo nuestro estado de la salud, tanto mental como físico, pues las hormonas se reproducen mejor y ayudan a mejorar nuestro sistema inmune.

Esto es especialmente importante en el caso de las personas que estén recuperarse de cualquier condición de salud adversa.

Por eso, las terapias de rehabilitación con animales domésticos utilizan al amor incondicional de las mascotas hacia los seres humanos como base para la curación, aunque no por eso dejan de lado toda la asistencia práctica que los perros pueden llegar a dar, como por ejemplo alcanzar un bastón a un paciente que se encuentre sentado.

Los animales no tienen reservas sobre el amor hacia sus dueños. Poco les importará raza, edad, sexo, lengua o posibles discapacidades. Un animal doméstico es un ser adaptado al universo por naturaleza. Los animales simplemente desean dar su amor y no esperan casi nada a cambio, a diferencia de muchos seres humanos.

Por eso mismo, varios animales domésticos se están utilizando mucho en los hogares para ancianos, los hospitales de rehabilitación, las clínicas de personas con discapacidades, y otros hogares de cuidado y recuperación de enfermos, para proporcionar una fuente de la interacción positiva y recuperar más rápida y saludablemente a los pacientes.

La importancia del entrenamiento

Pero por cierto que antes de que tales animales domésticos se utilicen para una terapia de rehabilitación, deben ser convenientemente entrenados. Los distintos tipos de entrenamiento deberán ser decididos por un amaestrador profesional, para exponer al perro a las diversas pero específicas situaciones.

En un primer momento, se les darán a cargo diferentes responsabilidades simuladas, para ir acostumbrando al animal a sus tareas y evitar que se sienta impotente o con miedo cuando deba hacer frente a una situación verdadera.

Los animales que no logren reaccionar, posiblemente demostrarán un negativo cambio de conducta, y no serán utilizados para esta actividad, puesto que sus insatisfactorias respuestas podrían presionar o trastornar aún más a los pacientes.

Además, los animales domésticos utilizados para terapias de personas convalecientes, necesitan ser evaluados con amplios chequeos de salud, para asegurarse de que no posean ninguna enfermedad que pueda ser transmitida al paciente, que en la mayoría de los casos son personas mayores o enfermas, cuyo sistemas de inmunidad son más débiles, y tienen por ende más chances de contagiarse ciertas enfermedades.

Los perros usados para terapias de rehabilitación deben poseer también habilidades básicas de obediencia, que le ayuden a sus dueños a manejar situaciones inesperadas o muy cansadoras. Deben saber responder a la orden de sentarse, caminar tranquilamente, y comportarse además inteligente y adecuadamente frente a los extraños y otros disturbios.

La socialización del perro, implica conformar a diversos tipos de personas, por lo que los perros deben ser entrenados para aceptar diversos tipos de costumbres, ordenes, educación, y caricias. Los perros también necesitan crecer acostumbrados a acompañar a personas en sillas de ruedas, muletas o camas de hospital.

Un animal que se encuentre entrenado se comportará de forma natural cuando deba interactuar con personas que deban moverse en medio de estos elementos de rehabilitación, por que de hecho esas personas no serán diferentes a las que, en muchos casos, estuvo acostumbrado a tratar.

Los entrenamientos especiales de perros para terapias de rehabilitación de convalecencias, están disponibles en la mayoría de las escuelas de la obediencia del perro.

Si necesita entrenar a su propio perro, o, en su defecto, adquirir otro, podría concurrir a estos lugares, en los cuales también podrá comprometerse, si así lo desea, a devolverlo al finalizar su rehabilitación. Aunque estamos seguros de que no podrá hacerlo…


Compartir |