El origen del árbol de navidad

Conoce el origen del árbol de Navidad, y recibe un arbolito para el alma

Hay varias leyendas germánicas en que se fundamenta la práctica de introducir en las casas el Árbol de Navidad convirtiéndolo en el eje en torno al que giran estas fiestas.

Aunque muchas personas creen que el árbol de navidad es de origen romano, la verdad es que vino de mucho más lejos.

La versión cristiana, en cuanto a sus adornos, tiene su referente mítico en el Árbol de la Vida, que era portador de todos los frutos que el hombre pudiera apetecer; incluido el más preciado, el de la inmortalidad. El día del Nacimiento de Dios, es decir el día de Navidad gozan todos del privilegio único de ver satisfechos sus deseos acariciados durante todo el año, ofrecidos como fruto por el Árbol de Navidad. Es el momento de resarcirse de la austeridad que impone la vida el resto del año.

Con el correr de los años, el árbol de Navidad, como símbolo del nacimiento del Señor, pasara también al orbe católico, y desde hace ya mucho tiempo, en la Plaza de San Pedro en Roma, junto al Pesebre se alza un enorme abeto decorado profusamente que es regalado todos los años al Papa por diversas comunidades católicas de los países centroeuropeos.


Sea cual sea la historia, para cada uno de nosotros significa algo diferente pero muy hermoso.

Comparto contigo esta poesía que me llegó por el Internet.

ÁRBOL DE NAVIDAD

YO
QUIERO
EN ESTA NAVIDAD
PODER ARMAR UN ÁRBOL
DENTRO DE MI CORAZÓN
Y EN ÉL COLGAR, EN LUGAR DE REGALOS,
LOS NOMBRES DE MIS AMIGOS
LOS QUE VIVEN LEJOS Y LOS QUE VIVEN CERCA
LOS ANTIGUOS Y LOS MÁS RECIENTES
LOS QUE VEO TODOS LOS DÍAS Y LOS QUE RARA VEZ VEO,
LOS QUE SIEMPRE RECUERDO Y LOS QUE A VECES OLVIDO,
LOS DE LAS HORAS DIFÍCILES Y LOS DE LAS HORAS ALEGRES,
LOS QUE SIN QUERER HERÍ Y LOS QUE SIN QUERER ME HIRIERON
AQUELLOS QUE CONOZCO PROFUNDAMENTE Y AQUELLOS QUE
CONOZCO SUPERFICIALMENTE,
LOS QUE ME RECUERDAN Y LOS QUE RECUERDO,
MIS AMIGOS HUMILDES Y MIS AMIGOS IMPORTANTES,
LOS QUE ME ENSEÑARON Y LOS QUE SE DEJARON ENSEÑAR POR MÍ,
UN ÁRBOL DE RAÍCES MUY PROFUNDAS PARA QUE SUS NOMBRES
NUNCA SEAN ARRANCADOS DE MI CORAZÓN.
UN ÁRBOL DE RAMAS MUY LARGAS PARA QUE LOS NOMBRES LLEGADOS DE
TODAS PARTES, VENGAN A JUNTARSE A LOS EXISTENTES.
UN ÁRBOL
DE SOMBRA MUY
AGRADABLE PARA
QUE NUESTRA
AMISTAD SEA UN
MOMENTO DE
REPOSO EN LA
LUCHA DE LA VIDA.
QUE EL ESPÍRITU DE NAVIDAD HAGA DE CADA ALA UNA FLOR,
DE CADA LÁGRIMA UNA SONRISA, DEL RENCOR LA SABIDURÍA
Y DE CADA CORAZÓN UNA CASA LISTA PARA RECIBIR A TODO