Home > Tiempo libre > Actividades

Cultura

El III Congreso Internacional de la Lengua Española llegó a su fin

Empuñando el bolígrafo identificado con el logotipo del foro, con el bolso que nos obsequiaron sobre el regazo y un cuaderno entre las manos –como niños en su primer día de clases–, alrededor de mil asistentes seguimos, línea a línea, la ponencia general de la sesión plenaria, que recayó en Claudio Guillén, miembro de la Real Academia Española.

 

En respetuoso silencio, asintiendo con la cabeza ante las afirmaciones del especialista y plegándonos con tímida risa cómplice a alguna humorada, los inscriptos al Congreso debutamos en El Círculo. La multitud femenina en las butacas, contrastaba con la unánime presencia masculina detrás de los micrófonos: los ocho oradores eran hombres.

Este hecho se hizo voz al día siguiente, cuando una mujer –de la platea– lo comentó con los panelistas.

En realidad, los que expusieron las ponencias de los tres días fueron –en su mayoría– hombres, y sólo hubo alguna que otra mujer en las sesiones plenarias de las tardes –paneles simultáneos–, en el Complejo del Parque España.

Aunque el centenario y reacondicionado teatro estaba colmado, cuatro pantallas gigantes –dos dispuestas sobre la escenografía y las restantes, suspendidas en lo alto del telón de fondo– aseguraban la visibilidad desde cualquier punto del auditorio, que llenaba al menos cuatro de las cinco bandejas disponibles. En dos de las imágenes amplificadas se veían, en plano corto, los gestos del expositor de turno. En las otras dos, planos generales del teatro.

Para cubrir lo que sucedía, decenas de periodistas provenientes de todo el mundo ocupaban su sitio en el palco reservado para tal fin, o bien seguían las ponencias desde el centro de prensa montado en el segundo piso del mismo teatro, donde también había pantallas para la retransmisión. Una actividad febril, destinada a que el Congreso llegara con sus noticias a todo el mundo.

En la segunda jornada del III Congreso, después de la apertura de las dos primeras secciones del programa académico, se llevó a cabo la presentación de ocho paneles simultáneos en el Parque de España, la otra sede del foro, emplazada en un bellísimo paseo sobre las barrancas del río Paraná, cerca del centro de la ciudad.

El tono allí era otro. Sin la solemnidad del Teatro El Círculo como escenario, la cercanía de las sillas donde se ubicaba el público con respecto a la mesa de panelistas facilitó la interacción: tras la lectura de las exposiciones, hubo tiempo para preguntas, humoradas, anécdotas y polémicas. Los asistentes pedíamos más explicaciones, cuestionábamos algún dicho de los congresistas o planteábamos nuevos temas para encauzar la charla.

Cuando las distintas salas iban quedando vacías, llegaba el momento de las conversaciones más personales. Pudieron así escucharse los ecos de un poema que, con correcta dicción, le recitaba al oído una elegante señora de unos setenta años a uno de los expositores, quien agradeció con un beso en la mano.

El patio del Parque de España, convertido en sede de improvisadas tertulias, congregaba nuevamente, cuando ya el sol había caído, a asistentes y especialistas. Los ponentes cuyo turno había sido el día anterior se saludaban con quienes expondrían al día siguiente –que se habían acercado a escuchar a sus colegas–, se deseaban buenos augurios y prometían futuros encuentros. Los congresistas nos presentábamos e intercambiábamos opiniones que generaron, en muchos casos, interesantes proyectos. A orillas del río Paraná, café de por medio, las luces seguían iluminando el encuentro.

Si quieres aprender a escribir, inscríbete ahora gratis en nuestro Taller Literario haciendo clic aquí.

 

Hilda Lucci
colaborador

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Hilda Lucci

Visita al Castillo de Praga

Visita al Castillo de Praga

Continuamos con nuestra recorrida por Praga, la mágica.

Y Praga quedó atrás

Y Praga  quedó atrás

Geográficamente, que no en mis recuerdos. Cada rincón de sus paisajes permanecerá siempre en mi memoria como algo imborrable.

La catedral de Vyšehrad y el Teatro Negro de Praga

La catedral de Vyšehrad y el Teatro Negro de Praga

Hemos ido a la Catedral de Vyšehrad. Después de todas las Iglesias que habíamos visitado, consideré que ya no vería nada nuevo... que sería sólo una más, pero... me equivoqué, ¡y cómo!

Videos

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: