Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El fitness llega hasta el cerebro

Recientes estudios indican que no solo hay que cuidar el cuerpo… sino también la mente, pues cuanto más se usa menos se pierde luego con la edad.
  
  

Si hasta ahora lo único que practicaban las
personas era un deporte o cualquier tipo de ejercicio físico, en los últimos
tiempos también se puso de moda la práctica de la memoria.

Los ámbitos en donde se da este
entrenamiento no
son grandes salones espejados con música funcional, sino aulas en las que un
grupo de adultos se reúne una o dos veces por semana para hacer una “gimnasia
mental”, que les evite el olvido de todo tipo de cuestiones, desde temas
laborales hasta simples nombres.

Con nombres como “Memoria poderosa”, estos cursos,
que se brindan principalmente en los Estados Unidos, poco a poco empiezan a
expandirse por el mundo entero.

El
mercado le ha agregado a estos
“gimnasios mentales” una batería de ofertas de artículos para mejorar la
memoria, que se pueden conseguir en cualquier tienda y van desde libros hasta
CD’s, pasando por software, videos, y revistas.

Si bien hay quienes se muestran reacios a consumir
este tipo de productos, o simplemente no llegan a hacerlo por cuestiones
económicas, la mayoría de las personas tiene interés en mantener en actividad
su mente para no perder sus habilidades cognitivas, y es por eso que concurren
a practicar juegos mentales, como el ajedrez o las damas, aprender algún
idioma, o bien hacen crucigramas y juegos de mente.

Evidencia científica

Esta moda de ejercitar la memoria comenzó luego de
que varios estudios científicos demostraran que el ejercicio mental podía ayuda
a mejorar la memoria, la concentración, y la resolución de problemas en los
mayores de 65 años.

Si bien estas hipótesis eran conocidas desde hace
tiempo los nuevos estudios, más extensos y sofisticados, lograron demostrar
más cabalmente estas cuestiones. Por caso, un estudio llevado a cabo en los
Estados Unidos por el Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA), abarcó a más
de 2.800 adultos, a quienes evaluó rigurosamente durante cinco semanas.

Así, luego de dividir a los participantes entre
quienes recibirían una ejercitación mental y quienes no serían especialmente
estimulados, pudieron observar que mientras que estos últimos no demostraron ningún
cambio sustancial en su conducta, los primeros exhibieron notables mejorías en
la memoria, que persistieron incluso por el lapso de dos años.

Según señalan los especialistas, los seres humanos
comienzan a olvidar alrededor de los 35 años, aunque este deterioro cognitivo
es gradual.

Pero además, se cree que otra de las causas por
la
que los olvidos son frecuentes entre los adultos, es porque el hombre moderno
debe recordar una información mucho más extendida y compleja que la que se
necesitaba mantener años atrás. 

En efecto, si en otros tiempos alcanzaba con
saber nombres, documentos, direcciones, y tal vez teléfono, hoy en día, antes
de salir a la calle es necesario recordar esos datos más la cuenta bancaria,
PIN, número de celular, fax, e-mail, número de tarjeta de crédito, número de
tarjeta de débito, etc., tanto propios como de otras personas.

Otras cuestiones perjudiciales para la memoria, que
asimismo tienen una gran relación con los tiempos actuales, tienen que ver con
el estrés, la falta de sueño, y la excesiva cantidad de tareas, que pueden
sobrecargar la memoria.

Por eso, los especialistas aconsejan que, además de
realizar una “Gimnasia mental”, se ponga especial atención en la calidad de
vida, llevando una vida más calma y relajada, y una alimentación sana que
contenga bastante vitamina E y C, leche de soja, fruta, y seis vasos de agua
diarios, evitando el consumo de alimentos grasos y frituras, así como de un
exceso de alcohol, y eliminando totalmente el tabaco.

Comenzando a practicar

Comenzar a practicar una gimnasia mental no tiene
por qué ser un gasto de dinero, por lo menos en un principio. 

En efecto, antes
de anotarse en un curso de maximización de la memoria, de idioma, de ajedrez, o
bien adquirir alguno de los varios productos que se encuentran disponibles,
podría comenzar siguiendo los sencillos consejos que brindan los especialistas:

  1. Mientras
    esté en un embotellamiento, intente memorizar las patentes de los autos
    que le rodean.
  1. Haga
    cuentas regresivas de siete en siete (100, 93, 86, 79, y así).
  1. Haga
    palabras cruzadas y juegos de mente.
  1. Programe
    con anticipación y reserve tiempo libre para minimizar el estrés.
  1. Imagine
    el nombre de la persona que le dice algo, como si estuviese escrito en su
    frente.
  1. Escriba
    creativamente.
  1. Cree
    una instantánea mental de lo que desea recordar, logrando así poder
    recordar la información apelando a esa imagen visual.
  1. También,
    diga en voz alta dónde dejará las cosas, ya que luego recordará su propia
    voz.
  1. Varíe
    la actividad mental, por ejemplo usando la mano izquierda para diversas
    labores en el caso que sea diestro y suela utilizar la mano derecha.
  1. Escuche
    canciones que le gusten y trate de memorizar su letra.

Para saber más: Gary Small, “La Biblia de la
memoria”, Ed. Urano/Titania
Fred Chernow, “The Sharper
Mind”
D. Gamon – A. Bragdon, “Building
Mental Muscle”

Y
si quieres saber cómo envejecer sin volverte viejo, nada mejor que nuestro curso
gratis de Longevidad
. Inscríbete ahora haciendo clic
aquí
.