Home > Familia > Padres e hijos

Límites y rebeldía

El difícil arte de poner límites a los adolescentes

Sor Juana Inés decía que el amor es como la sal: dañan su sobra y su falta. Lo mismo podríamos decir con respecto a los límites para los adolescentes, ya que la clave está en no abusar de los mismos pero tampoco desestimarlos. En esta nota, pautas manejarse en esta complicada etapa de la vida

A menudo, los padres encuentran muy difícil ocuparse de la transición de sus hijos hacia la edad adulta, por lo que este período puede ser realmente muy complicado para toda la familia. No es fácil saber en que momentos los hijos adolescentes actúan de manera irresponsable por su propia inocencia o por valores mal asimilados, pero lo cierto es que, a esa altura de sus vidas, los padres no pueden ser más que un guía, ya que existen barreras que no podrán ser más cruzadas.

 

Los chicos y chicas han llegado a una etapa de sus vidas en donde saben que ya es su propia responsabilidad encontrar esas barreras, que separan el bien del mal, la madurez de la irresponsabilidad, el compromiso de la ausencia. Sin embargo, sí existe una barrera en la que ellos no tienen injerencia, y que debe ser absolutamente formulada y puesta en práctica por los padres. Ésa barrera es la que define los derechos de los padres, y, por más independientes que sean, los adolescentes deben aprender a no cruzarla.

 

En sus ansias por demostrar y ejercer su independencia, muchos adolescentes parecen a menudo "olvidar su lugar". La mayoría de las veces, esta es su respuesta al hecho de que su rol ya no es el mismo, incluso en la relación con sus padres: hagámosle frente, la mayoría de los jóvenes se acerca a la independencia con la misma gracia de un perrito Gran Danés, y puede ser bueno recordar que nosotros también luchamos para encontrar nuestro propio espacio adulto.

 

La búsqueda de este nuevo y necesario rol, en donde el chico ya no es más un niño pero tampoco un adulto, es muy dificultosa para el joven, que muchas veces se maneja de una manera torpe pero si maldad, sobre todo por que no sabe como contar con la necesaria ayuda de la otra parte, sus padres. La cosa más importante que los padres deben recordar es que esta es solo una etapa, así como las rabietas, los caprichos, o las necedades que tenía de niño.

 

La razón por la que éste momento es más dificultoso, es porque también está en juego el control y la autoridad. Pero así como el padre debe aprender a abandonar cierta indiscutida potestad (incluso en el plano verbal), el niño debe aprender a beneficiarse de estos cambios sin abusar de los mismos. Lo que se espera, en definitiva, es que esta batalla emocional de voluntades se acabe de una forma sana y natural, en la que ambos sepan reconocer sus espacios.

 

Cuando los adolescentes demuestran su independencia con insolencia y carencia de consideración hacia los otros miembros de la familia, ésta actitud no puede obviarse y dejar ser ignorada. La insolencia y falta de respeto no es un signo de independencia, sino del hecho de que se está teniendo un comportamiento inmaduro, que provoca que los padres todavía deban hacerse cargo de modificar.

 

Estos jóvenes no han aprendido el sutil y delicado arte de la autoridad con diplomacia, y, sin ningún temor a equivocarnos, esto debe ser rectificado por sus padres. Fabricar excusas para desestimar su mal comportamiento, no es la mejor manera de ayudarles a encontrar su lugar. Los padres deben tratar a sus adolescentes mayores con la misma sinceridad que lo harían con cualquier adulto que se enfrenta de una manera inadecuada. Si su hijo o hija no aprende los límites que son inaceptables para usted, seguramente los aprenderán, de forma mucho más dura, por la propia sociedad.

 

El punto más duro para controlar por parte de los padres, puede ser su error a sumirse en una discusión verbal de par-a-par con sus hijos adultos. Como adultos con experiencia, los padres deben intentar siempre ser la voz de la razón. Ponerse en un nivel simétrico para conversar, no es nada apropiado, aunque si lo es el hecho de modificar viejos esquemas, y poder escuchar más abiertamente a sus hijos, como personas adultas que ya son. Sin embargo, cuando las conversaciones comienzan a ser ríspidas, los padres deben insistir en hacer prevalecer su experiencia y lógica, así como tener la madurez suficiente como para dejar pasar ciertos pequeños puntos. Pero sin importar cuan insistentes sean su hijo o hija, no se permita que sobrepasen su autoridad y sentido común.

 

Lo ideal, es intentar mantener un tono razonable y respetuoso desde ambas partes. Si sus esfuerzos fallan, simplemente rechace engancharse en la discusión. Puede tomarles tiempo, pero entenderán que usted no hará caso a sus opiniones y evitará entrar en una conversación improductiva que puede conducir a una o ambas partes a ofender al otro, y sabrán que, sin dialogo, tendrán menos posibilidades de lograr ciertos beneficios por parte suya.

 

Algunas reglas de la casa, tales como los horarios de llegada y de irse a acostar, deberán ser modificados a medida que nuestros hijos crezcan. Una vez que alcancen su adolescencia mayor, podrán sentir que no todas las reglas de la casa seguirán siendo aplicadas para ellos. Pero, igualmente, se debe tener cuidado de mantener el control de las rutinas del hogar, con respecto a las personas que entran en la casa, los huéspedes que podrán (o no) alojarse temporalmente, o el tipo de actividades que allí se desarrollará. Lo importante será ser medido y razonable en los nuevos permisos y obligaciones que se fijarán. Después de todo, el hogar continúa siendo su hogar. Pero asegúrese de que sus normas sean verdaderamente razonables.

 

Por ejemplo, si su hijo o hija le pide cambios en los horarios de regreso al hogar, debe sentarse con tranquilidad y, luego de conversar con ellos, llegar a la conclusión de que eso puede ser lo mejor tanto para ellos como para usted, en esta etapa. Si, en cambio, ellos llegan aún más tarde del nuevo horario convenido, tendrá todo el derecho de sentir que aún no han madurado y deberán esperar para revalidar los antiguos permisos. Las fallas intencionales de los jóvenes en adherir a las nuevas reglas establecidas para su vida en la casa, se deben resolver con la disminución o supresión de los beneficios otorgados. Pero el elemento dominante en esta situación, será, por parte de ambas partes, manejarse de forma razonable.

 Es muy importante recordar que durante esta transición también se podrá comenzar a construir la relación que se mantendrá con su hijo durante todo el futuro. Permitir que los incidentes se extiendan pueden crear tensiones cada vez más difíciles de superar, que podrán afectar las relaciones futuras. A veces, la decisión más sabia es saber guardar distancia durante algún tiempo, hasta que puedan prevalecer las cabezas más frescas y el sentido común, desde ambas partes. En el futuro, los actuales ajustes de ensayo y error se convertirán apenas otra anécdota para el recuerdo. Las relaciones cambian todo el tiempo. Pero no es el cambio lo que define el resultado, sino cómo manejamos ese cambio.

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

dificultades

Por RCALDERON


un articulo excelente

Por CERSCR@HOTMAIL


El difícil arte de poner límites a los adolescentes

Por ANDREA LOPEZ


por favor mas sugerencias

Por DONALU


Mas notas del autor:

La Redacción

Cómo decorar un cuarto infantil

Cómo decorar un cuarto infantil

Hay varios estilos posibles tanto para niños o niñas. Te contamos cómo elegirlos

Pollo Yayaka

Pollo Yayaka

Desde Cuba, una receta de cocina elegante y excelente, para sorprender a nuestros invitados pero facil de hacer

10 técnicas para dormir bien

10 técnicas para dormir bien

10 técnicas para dormir mejor que debes poner en práctica ahora mismo, para esta noche alcanzar el sueño anhelado

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: