Home > Vida cotidiana > Espiritualidad

Cuentos para pensar y reflexionar

El cambio ¿siempre nefasto y perjudicial?

Los cambios asustan, pero si te niegas a ellos la parálisis será tu condena...

Un monje llamado Dionysius Exiguus había estudiado en Alejandría la investigación del tiempo y su medición, cronología. El Papa Juan I le encargó que estableciera las fechas de las futuras Semanas Santas.

 

Era ese el año 1280 A.U.C., siglas estas que querían decir “Ad Urbe Condita”, es decir “desde la fundación de la ciudad”. El calendario más usado en aquella época numeraba los años a partir de la fundación de Roma.

 

Como era un hombre de retos, Dyonisius se lanzó también a establecer un nuevo calendario basado en el nacimiento de Jesucristo. Con las limitaciones de su época llegó a la conclusión de que hacía 525 años del nacimiento del niño Jesús.

 

Al llegar el año 1,000 la mayor parte del continente europeo se regía por los cálculos del entusiasta monje.

 

Pero en el siglo XI, ya con las enseñanzas árabes y los textos griegos y romanos, los estudiosos confirmaron un error.

 

El monje calculó los años de acuerdo al movimiento de traslación de la tierra alrededor del sol, que observaba por la llegada sucesiva de las estaciones y confirmaba por la posición de los astros.

 

No pudo tomar en cuenta que esta traslación lleva 365 días, 5 horas, 48 minutos y 46 segundos como sabemos hoy en día. Así que cada año se fue acumulando un desfase, pero temían desafiar el poder eclesiástico de la época.

 

Finalmente la solución la trajo en 1582 el Papa Gregorio XIII, quien valientemente redactó un edicto restaurando el calendario de acuerdo a la correcta alineación con el sol. Así que suprimió 10 días al mes de octubre de aquel año, pasando del 4 directamente al 15.

 

Esto trajo protestas de gente que sentía que le habían “robado parte de su vida”. Las protestas fueron violentas, y azuzados por líderes ignorantes causaron destrozos en muchas ciudades europeas. Pedían la anulación de ese “nefasto y perjudicial cambio”, que increíblemente pensaban les perjudicaba.

 

Afortunadamente el “calendario gregoriano” se fue imponiendo y hoy en día aunque se siguen citando los calendarios judío, chino y japonés, el mundo marca con mayor precisión sus fechas, haciendo posible una mejor sincronización de sus actividades.

 

LO NEGATIVO: Oponernos irreflexivamente a cualquier cambio, y sentirnos robados por él.

LO POSITIVO: Dar la bienvenida al cambio, como parte esencial del progreso humano.

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.

 

Emilio Santamaría S.

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Emilio Santamaría S.

Las manos de Dios

Me encontraba en Guadalajara, la hermosa ciudad mexicana, como orador asociado del célebre Og Mandino. Esa noche, le escuché la historia de Las Manos de Dios...

Realmente lo contrario del éxito

¿Estás seguro que lo contrario del éxito es el fracaso?

La sorprendente Papálotl

La sorprendente Papálotl

El ejemplo que debes seguir ante la adversidad

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: