Home > Tiempo libre > Taller literario

Poemas y cuentos

Duerme corazón

Y otros poemas de amor desterrado

DUERME CORAZON

Mucho en mi vida he caminado

y muy poco he avanzado

¿Cuál fue mi error?, me he preguntado

y sin respuesta me he quedado

¡Vida!, hermoso don

¿Cómo es que no la he disfrutado

¿Cuál fue mi error? me he preguntado

que tal deleite no he encontrado

Cuantas veces con ilusión

oh ansioso corazón te he entregado

más tan solo corazones vagabundos

es lo único que he encontrado

¡No, ya no más!, grita la razón

pero que le digo yo a mi corazón

si en su necedad no ha querido entender

que jamás sabrá lo que es recibir

¡viste! ingrato y terco corazón

¡otra vez! te han vuelto a embaucar

¿que tengo que hacer para poderte dominar?

antes que de angustia te lleguen a matar.

como un desierto desquebrajado

así es como te han dejado

corazón mío que solo amor a buscado

pero que solo dolor y olvido ha encontrado

duerme corazón adolorido

no esperes más lo que nunca llegará

no expongas nunca más tu triste sentir

por mi bien quédate quieto y duerme corazón

Por Mayra Barahona

Des-ti-erros

Vi

mi propia sombra

caminando a través de la lluvia

detrás de calles nocturnas

reconstruyendo mundos inútiles

Creí que era alguien

en mi propia sombra

caminé detrás de los cristales

y supe de ... esos mundos

que vagan al acecho

de quienes meditan

en la orilla orilla del viento

¡ Nadie me oyó!

y partí junto a mi camino

de trás de caras sin sol...

Por Nerio W. Vergara Olivares.


DE ROMERIA

Estuve en la romería en la fiesta de tu pueblo,

y te conocí cual eras, vestida con blanco velo...

Ibas en tu caballo con un nene de dinero,

y mi corazón palpitó, con la rapidez del viento.

Quedé prendado de tí, de tu cara, de tu pelo,

de tu talle de rosal, y de tu precioso cuerpo...

¡Parecías una sultana, en tu caballo perchero!

Como pude me acerqué a tí, y me saqué el sombrero,

e incliné mi cabeza, y te ofrecí mis desvelos.

¡El pelo se me erizó, al ver tu gracia y salero!

El nene se ofendió, y se quitó su chaleco

para pelear por tí, al lado del arroyuelo...

¡Yo le pedí perdón por meterme en su terreno,

y me guiñaste un ojo, como diciendo ...¡hasta luego!...

más tarde pude explicarte, que te amaba sin saberlo

y no quise ofender tu rostro, delante de los romeros!..

¡Por tu amor hoy soy capaz, de dar mi sangre y mi cuerpo!.

El nene se puso tonto, y lo mandé al infierno

a buscar a otra moza, ya que por esta me muero.

Cuando te tuve cerca, te presenté mis respetos,

y tú con gran valentía, me dijiste...¡te quiero!..

¡El abrazo que nos dimos, terminó con nuestros sueños,

y nos marchamos al lago a conocer los secretos

que guardábamos con cariño, para explicarlo a los vientos.

¡La menta y la retama, los lirios y crisantemos

rodeaban tu belleza, y engalanaban tu cuerpo.

Tú me dijiste...¡Te quiero!...

y yo te respondí....¡Te quiero!...,

y entre caricias y besos, nos prometimos amor

y un cariño verdadero.

Por Santos Aparicio

Si quieres aprender a escribir, inscríbete ahora gratis en nuestro Taller Literario haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Ergonomía en la empresa

Ergonomía en la empresa

Temas básicos sobre la ergonomía y la importancia de su implementación en las empresas y en la vida diaria

Pasta y pizza

Pasta y pizza

En un mismo plato es posible combinar las dos comidas preferidas de mucha gente: la pasta y la pizza. Le acercamos algunas recetas para poder degustar preparaciones de intenso y delicioso sabor...

10 lugares demasiado calurosos

10 lugares demasiado calurosos

Algunos veranos pueden resultar un tanto excesivos de calor, pero de seguro nada comparado con estos lugares. Necesitaras un poco más que tu botella de agua...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: