Donación de óvulos: guía para decidir

La donación de óvulos permite tener hijos a las parejas que no pueden concebir. ¿Cómo saber si es una opción válida en tu caso?

La donación de óvulos es una de las posibilidades a las que recurren las parejas que no pueden tener hijos.

Para ser donante, hay que cumplir con unos requisitos básicos como por ejemplo tener entre 18 y 35 años, disponer de ciclos ovulatorios normales, no padecer ninguna enfermedad genética que pueda convertirse en un riesgo para la mujer receptora y no haberse hecho ningún tatuaje o piercing en los seis meses anteriores a la donación.

El reconocimiento médico que se le efectúa a la candidata incluye saber la talla, peso, color de la piel, color del cabello, color de los ojos, textura del cabello, grupo sanguíneo, raza y factor Rh.

Entre los estudios más específicos se destacan el hemograma, glucosa, función renal, función hepática, serologías para rubeola, sífilis, hepatitis C y B, HIV, cultivo rectal, uretral, citología, exploración mamaria y ecografía ginecológica.

La entrega de algunos óvulos es anónima, gratuita y altruista. No condiciona la pérdida definitiva de algo que no se recuperará jamás ya que los óvulos que se disponen para que otra mujer pueda cumplir el deseo de convertirse en madre están en el reservorio natural que yace en los ovarios y que no serán utilizados.

Se entrega de este modo algo que no se llegará a utilizar y que otra persona podrá aprovechar.

Aunque no se percibe un cobro por la donación, la mayoría de los establecimientos, resarcen económicamente a las voluntarias por las molestias generadas a raíz de la asistencia, la espera y la realización de pruebas.

Para convertirse en donante solamente es necesario dirigirse a las clínicas que se especializan en estos procesos en posesión del documento de identidad. Las veces que se pueda acudir a donar lo establece la ley de cada país.

Etapas del proceso de donación de óvulos

1.- La donante recibirá un tratamiento, cuya intención será la de extraer los óvulos maduros que puedan ser eficaces para el proceso. El control se llevará a cabo mediante ecografías y análisis de hormonas.

2.- Cerca de la ovulación, se extraerán los óvulos por medio de una punción directa en los ovarios y se recogerán mediante aspiración. La donante recibirá anestesia que durará aproximadamente unos veinte minutos. Todo el proceso desde que la mujer ingresa en la clínica hasta que sale puede durar tres horas.

3.- Los óvulos se juntan con el esperma en un medio especial y los embriones conseguidos se transfieren al útero de la madre.

En general son dos o tres óvulos los que recibe la receptora ya que no existe seguridad de que todos prosigan con su crecimiento.

4.- Desde que la mujer contacta con la clínica hasta que se convierte en una donante activa pueden transcurrir unos cuarenta días ya que es preciso aguardar a los resultados de todos los estudios médicos que se efectúan.

La mujer donante podrá tener descendencia más adelante si así lo desea. “Hay que considerar que una mujer sana dispone desde que nace de más de 400.000 ovocitos.

Cada mes se eliminan de modo natural con la menstruación muchos de ellos, por lo tanto no hay de qué preocuparse ya que la mujer puede ser madre sin ningún problema y ser donante también.

Muchas madres luego de dar a luz o antes de haberse planteado el ser madres, han sido o son donantes”, explica la ginecóloga española Glória Renom Riba.

¿Quieres quedar embarazada de manera natural, sin medicamentos ni cirugías? Haz clic aquí ahora para aprender cómo