Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Diario de una madre de dos hijos sin niñera

¿Te has preguntado alguna vez “qué he hecho yo para merecer esto”?
  
  


Hija única como soy, la relación fraternal entre hermanos se había constituido
en un franco misterio, desde que era así de chiquitina, hasta que se me ocurrió
ser madre de dos hijos.


Convirtiéndolos, por ley natural, por un mismo acto y porque se cae de maduro,
en hermanos.  Cuando fui, entonces, madre por dos, llegó el fin del misterio y
el principio de la resignación. 


Porque cuando entre mis pensamientos se coló el de la historia no resuelta: la
mía, yo dije y me dije: mis hijos no van a pasar lo mismo que yo, no van a
cumplir con un destino de hija única, como yo. Yo resarciré la historieta y
tendré dos .

Y tuve dos y tengo dos sangre de mi sangre, pedazos de mis
entrañas. 


Encima mi hija colaboró con el asunto a su manera, cuando pudo hablar y dijo: má,
(para qué va a decir mamá, es demasiado gasto energético salival y hay que
ahorrar palabras y saliva), he insistió: ma, ma, ma, ma, y cuando consiguió mi
atención espetó: ma, me aburro (léase de aburrido: estado crónico y a
perpetuidad, propio de los hijos) quiero un hermano.

Cumpliendo, así, con el
mandato ancestral de todo hijo
único que se precie de tal. Fin del discurso,
principio de la odisea casera.


SIN DEVOLUCIÓN


Algunas situaciones propician que, al menos, por una milésima porción de
segundo, se nos ocurran soluciones inverosímiles por nuestras cabezas. 


Ejemplo
A, que nuestra hija mayor nos confiese sus íntimas ganas de andar matando a hermano menor a garrotazos, idea que por suerte para la madre y el hijo en
cuestión, no dura mucho y que se cura dando el clásico portazo adolescente y
dejando a todos con la palabra en la boca. 


Ejemplo B, en pleno berrinche de sus niños cuando empiezan: ma, mirá a tu hijo y
el otro retruque (mejor que en una jugada para el truco), ma mirá a mi hermana. 

O, el típico: él empezó, con su contrapartida: mentira, la que empezó fue ella,
díganme, confiésenme si por ese entonces, solo, por ese entonces, en medio de
una jaqueca insoportable producida por el alto decibel con el que los querubines
que supo conseguir le rompen los tímpanos, no se le pasó por su atormentada
cabeza: los devuelvo. 


Porque a mí sí, señora, se lo confieso. Obviamente que me arrepentí en un
santiamén cuando los dos, viendo mi cara desencajada y tratando de adivinar si
lo próximo que venía era un patatús de la madre, o un castigo ejemplar, que
podría implicar a uno, cortarle el cable de la tele (que para él puede ser un
trauma mucho peor que el corte del cordón umbilical, de ese seguro no se
acuerda) y llevarme la fuente de la computadora que usa la más grande,
interrumpiendo asquerosamente el Hotmail o el Facebook, cosa que les
descorazonaría el corazón a la mayor, me ponen cara de yo no fui y de te amamos
mucho mamá, y cara de mi mamá me mima, mi mamá me ama.


Pero que se nos cruzó la
intención de devolución por la cabeza, no me cabe la menor duda, ni por mí ni
por usted. 


O que en más de una ocasión se pregunte: qué he hecho yo
para merecer eso
. O, acaso,  no se nos cruza por la cabeza: este no es mi
hijo/a, cuando ambos se confabulan para echar a la visita de turno, soltando a
la tarántula que tienen de mascota, o haciendo pelear al perro y al gato justo
cuando la visita, en cuestión, tiene el te hirviendo a dos centímetros de su
nariz. 


O cuando UD. está concentrada en ese mismo
trabajo que debió entregar ayer, pero
considerando el tiempo que le queda después del trabajo y en su casa con dos
hijos, seguramente entregará pasado mañana del pasado mañana que ya pasó,
comienzan con el coro y el “acting”:


Mamáaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa,
míralo, decile algo, mamaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, mírala, decile algo. Y cuando se
caldea el ambiente empiezan: te voy a matar, marrano de … (los puntos
suspensivos se rellenan a gusto del consumidor) .


Te voy a matar pedazo de hermana de … (idem, puntos suspensivos anteriores).  Y
para cuando UD. finalmente, decide meterse, echando manos en el asunto, harta de
leer o escribir setecientas ochenta y siete veces el mismo párrafo, de su
trabajo, durante la media hora que sus dos retoños llevan peleándose, y se
decide a intervenir para establecer el estado de sitio, en su propia
casa, hasta
para el perro y para el gato, la tropa la mira como diciendo: qué desubicada, cómo te podes meter así. 

Mamá, no te metas

O su variante de mirada, imperativa hasta la médula ,al estilo de: mamá no te
atrevas a meterte.


Cuando una optó por decir ma sí: las cosas de a una y vela por la urgencia más
urgente, de esas de corro antes que no solo se hierva la leche sino que se
incendie, o se amoroche más de la cuenta el bizcochuelo que, antes de sentarse
en la computadora, se encargó de hornear para sus polluelos o mejor terminó
algún punto de mi urgente trabajo, y decide una intervención o una mediación en
la batalla campal que acontece a diario, pegada a alguno de sus propios
laterales: ellos mágicamente se unen para confabularse y pedir a grito peleado
algo en común. 


Para que después en unas internas que solo ellos entienden repartirse el botín. Así urden un complejo pacto bicameral que dejaría pasmado a más de un presidente
nacional e internacional dejando un mísero porotito a los acuerdos de estado.

O
se complotan en una decidida y esmerada compañía ilícita y se convierten en una
máquina de hacer macanas. 


Allí una tiene a bien fantasear con una paz que le aseguro no dura más que dos
segundos.  Porque vale nada más que el vuelo de una mosca para que incendie la
chispa de la discordia y ahí otra vez todo vuelve a empezar.  Que fuiste vos,
que vos lo rompiste, que eso es mío, no que es mío y millones de etc.
fraternales más. 


Entonces puede ocurrir con que una no sabe si reír o llorar y dice, entre otras
barbaridades, me tomo cinco minutos y me tomo un té.


Entonces en medio de la
batalla campal que terminó, se reanudó, volvió a empezar, pactó y etc. una,
recapitula.  Y la conclusión se impone solita: la naturaleza es sabia. 


Porque a la luz de los acontecimientos, si adn hablando sus cachorros le
salieron así, o sea una versión potenciada de UD. misma, más los aditamentos de
sus propias personalidades, menos mal que una no tuvo un hermano. 

Porque ahora
entiendo o sumo otra razón por la que mis padres se abstuvieron de darme el
hermano eternamente pedido.  


Dados los altos riesgos de accidentes hogareños de parte mía a los que hubiera
estado predestinado. Así que si la vida, sabia como es, me dotó de dos hijos
por una madre, será que confía que puedo lidiar con esto. Con lo cual, me
arremango las mangas de la camisa y manos a la obra. 


Solicito un buen stock de paciencia y amor, bendigo la familia que tengo, los
amigos/as que elijo y vuelvo a empezar, aunque mecho algunos gritos exasperados,
trato de solicitar dosis de paciencia extra cada día, recuerdo que el amor todo
lo abarca, todo lo perdona y me digo cuando termino de reptar hasta la cama:
misión cumplida para los dos por una.  Dos hijos para una madre hija única que
sale con fritas.


Pd: Si Dios y la patria demandan los seguros errores que se comenten en la
presente nota y en la presente edición, téngase por cuenta y parte, que esta
nota se terminó de confeccionar a las 03.00 hs a. m antes de que una madre,
mujer, profesional, repte a la cama.  La verdad se ha dicha, sino que Dios y la
patria así me lo demandaren.


¿Tu hijo no quiere estudiar?
Inscríbete ahora
en nuestro curso gratis Ayúdame a entender cómo estudiar