Decorando con piedra

Eligiendo la terminación más adecuada para decorar tu hogar

No todos los tipos de piedra natural y terminaciones lucen bien en absolutamente todos los lugares. No existe nada que sea universal y hasta la mejor herramienta o el más bello material pueden dar como resultado un desastre cuando no se lo utiliza de la manera correcta.

Por lo tanto es necesario tener una idea de cuáles son los diferentes tipos de piedra, cuáles son sus terminaciones y en qué aplicaciones las podemos encontrar más habitualmente, para poder hacer una elección lógica e informada de qué es lo mejor para el proyecto que tengamos en mente.

Obviamente, los tipos de terminación son cientos y es muy probable que en el lugar donde hagamos la compra tengan variantes que nos sean tan frecuentes en otros sitios y viceversa.

Pero hay unos cuantos que se encuentran en todos los negocios y que son los que más habitualmente se utilizan para todo tipo de proyecto y con los que será muy difícil que nos equivoquemos. 

·    Pulida: La roca pulida es una roca a la que se le ha dado una terminación que la convierte en tersa y suave al tacto. A la vista, esta terminación es brillante y al tacto es muy suave y fría. Esto se logra lijando la piedra hasta eliminar toda desigualdad y luego abrillantando, con lo cual se consigue un brillo muy superior al normal. 

·    Templada: Es una piedra tersa, con bordes cuadrados y que no tiene su superficie pulida. 

·   Cepillada: En este caso, la piedra ha sido tratada con un baño de ácido y luego se la ha “cepillado” con alambre de acero. Su superficie aparece, entonces, como muy suave, pero a la vez está altamente texturada cuando se la toca. 

·    Quemada: Se utiliza una especie de soplete para quemar la piedra a altísimas temperaturas, con lo cual se logra que su superficie sea texturada y rugosa.

Y ya que estamos hablando de lograr el hogar que siempre soñaste, ¿has pensado en el feng shui?
Inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Feng Shui, haciendo clic aquí.