Home > Salud y Bienestar > Psicología

Pareja y Familia

Cuando papá y mamá envejecen (y a ti te agarra el viejazo)

Un día te despiertas, y te das cuenta que papá y mamá ya son grandes (y que tú has crecido). ¿Y ahora?

La comprobación, a través de otros, de la propia madurez, no deja de producir un cierto pánico. Cuando niño y adolescente, uno parecía empeñado en una carrera interminable para llegar a esa meta ansiada; ser adulto. 

Y, finalmente, ese día llegó. Ahora es grande.. y descubre que papá y mamá ya no están cuidándole las espaldas, porque, si tiene la suerte de tenerlos, se acerca la época en que usted va a tener que cuidarlos a ellos.
Muchas personas sienten miedo cuando se dan cuenta de su adultez. Miedo y una cierta decepción. Claro, entre nosotros, usted puede confesar que no es ese gigante todopoderoso que imaginaba a los cinco anos. 

Tampoco su vida en el continuo ejercicio de libertad con que sonaba a los dieciséis. No es tan grande ni tan feliz como creyó antes, por bien que Ie vaya en su vida, porque es imposible cumplir con un ideal tan grandioso como irrealizable.

Entonces puede suceder que el niño que hay en usted se enfurruñe y proteste, y que el adolescente haga una de sus clásicas revoluciones. Según la magnitud del disturbio interior, serán más o menos graves las consecuencias externas.

Esta crisis de la adultez puede manifestarse en problemas o cambios de trabajo, separación matrimonial, infidelidad, etc.

Cada problemática tiene sus aspectos particulares. Pero el denominador común es un deseo angustioso por vivir la vida, que se asume al fin como finita, mezclado en muchos casos con el deseo de no renunciar a viejos sueños infantiles. 

Problemas de grande

Sí, ya sabemos que los pagarés, que las cuotas, que la escuela de los chicos, que el Sarampión, nada de eso entraba en los cálculos previos. Ser grande implica muchas preocupaciones, obligaciones, responsabilidades.

El riesgo más amenazador, más terrible, es sentirse desencantado. Si un adulto se siente desencantado respecto de su posición en la vida, puede ocurrir que se resignó.

Es el clásico "y bueno, la vida es así". Toda resignación implica una sensación de muerte, de fracaso, y la posibilidad de un estallido tardío de falsa rebelión donde, a veces, se cree que la pareja es responsable del propio estancamiento y frustración, o se imagina un cambio absoluto de actividad para lograr la tan ansiada realización personal.

Por supuesto, pueden existir problemas reales de pareja e insatisfacciones reales en el trabajo.

Pero lo que el adulto no puede olvidar es que son su pareja y su trabajo. Es decir, que él los eligió por algo, en un momento de su vida, y que el cambio interno es esencial. Para aclararlo con un ejemplo, digamos que de nada vale una separación si se va a tender a repetir los mismos problemas en una nueva relación.

En ultima instancia, se trata de una alerta contra el viejo recurso de echarle la culpa al otro. Si usted no se resigna ni se rebela, ¿qué puede hacer?

Todavía quedan muchas cosas por hacer, desde plantearse cambios en la relación de pareja o en el vínculo con los amigos, hasta intentar mejoras o renovaciones en el propio trabajo.

Para poder asumir el cambio reflexivo y constante es necesario renunciar a la idea de que usted ya llegó. Era mentira, no se llega nunca, jamás se deja de crecer. Dejar de hacerlo es enfermarse.

Así como los niños que tienen problemas emocionales pueden hacerse pipí de noche, estudiar mal o ser agresivos, y los adolescentes con dificultad pueden meterse en líos o aislarse en su cuarto, usted, señor o señora grande, si no se siente bien emocional y mentalmente, puede fosilizarse.

El estancamiento, la pérdida de una capacidad real, gradual y sensata de cambio, es el mayor riesgo de la edad adulta. Como vimos, puede ir de la mano con estallidos espasmódicos que alteran el ambiente, perturban a los niños y, lo que es más grave, en realidad no cambian nada.

¿Y los padres?

No, no nos estábamos olvidando de los padres ancianos. Lo que ocurre es que, para poder mantener con ellos una relación nueva, en la que se asuma de a poco la difícil inversión de papeles, es necesario ser grande de veras.

No se puede evitar cierta nostalgia por las épocas en que papá y mamá eran más fuertes, y usted se sentía protegido. Pero si se exacerbara esa añoranza, caeríamos en la absurda situación de haber pasado gran parte de la vida envidiando a los adultos, para pasar el resto de ella envidiando a los niños.

Si usted creció, descubrirá que no sólo encuentra placer en recibir sino que también Ie gusta dar. Primero lo experimentó en relación con sus hijos y, ahora, puede llegar a sentirlo respecto de sus padres.

No olvide que ellos tenderán a sentir como una humillación la necesidad que tengan de usted, para evitarles ese sentimiento, demuéstreles que usted les brinda con gusto los cuidados que necesitan, y recuerde que cuanto más satisfecho este con sus propias cosas, menos tenderá a sentirse "sacrificado" cuando se ocupe de sus padres o de sus hijos.

Si renuncia a la idea de ser un gigante, tal vez de pronto se de cuenta que tampoco es enano: es un nombre o una mujer capaz, capaz de aprender, crecer, disfrutar y, también, de dar a los otros.

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Cómo hacer rosas de papel

Cómo hacer rosas de papel

Estas rosas de papel son una muy buena opción para regalar o simplemente para adornar tu casa. El gasto será mínimo, y tu creatividad le dará personalidad a este presente...

Cómo cambiar y personalizar los iconos de Windows 7

Cómo cambiar y personalizar los iconos de Windows 7

Una manera sencilla y rápida de personalizar nuestro escritorio es cambiando o modificando los iconos que allí se encuentran. En esta nota aprenderemos como hacerlo en Windows 7

El encanto de la mujer madura

El encanto de la mujer madura

El cine y las mujeres maduras en parejas disparejas.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: