Consejos para elegir/guardar buenas passwords.

Cómo evitar intromisiones no deseadas en nuestra intimidad “cibernética”.

El password o la contraseña es una palabra secreta, que sirve como identificación al ingresar a algún sistema determinado, como podría ser, nuestro proveedor de internet, un FTP server, un sitio WEB que requiera autenticación, nuestra propia máquina (según el sistema operativo), o para ingresar donde sea necesario la autentificación del usuario.

Ahora uds. se preguntarán qué sucede si alguien se apodera de una contraseña.

Perfecto, es una muy buena pregunta, y su respuesta depende de muchos factores. Pero para graficarlo un poco, supongamos que alguien consigue la clave que vos usás para conectarte con tu proveedor de internet. Desde ese momento, ese alguien puede:

  • Conectarse gratis… (pagando 0610, pero usando TU cuenta)

  • Escribir e-mails, usando tu cuenta (haciéndose pasar por vos).

  • Con amplios conocimientos, puede hackear el Pentágono (mucha ciencia ficción, no?). Bueno, no agrandemos tanto las cosas, pero puede realizar acciones dañinas, y ¿adiviná a quien le van a echar la culpa? Sí, a vos. (hasta que demuestres lo contrario)…

  • y quien sabe que otras cosas…

¿Se entiende ahora la importancia de no tener un password cualquiera?

Hay un principio que reza: en informática, nada es 100% seguro.

Cualquier password a la larga se puede deducir, ya sea de lo más rebuscada o de lo más tonta. Existen programas que tienen miles de palabras almacenadas (y en varios idiomas), y una por una las va probando.

Hay herramientas que se encargan de probar todas las combinaciones posibles (esta técnica se llama "brute force" o fuerza bruta) y al cabo de días, semanas, meses y hasta años pueden adivinar una contraseña.

Igualmente no viene al caso explicar métodos para averiguar passwords, ya que no es el objetivo de este documento, y quien les escribe tampoco es un erudito en el tema. =)

Por el contrario, el objetivo de este documento, es hacer que la tarea de averiguar nuestro password, sea lo MAS difícil posible. Hacer nuestros passwords casi indescifrables.

El consejo inicial, y tal vez el más importante