Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Cómo viajar con tu perro en autobús o tren

¿Cuáles son las normas que hay que respetar para que un animal viaje a bordo con el resto de los pasajeros en los autobuses o en el tren?
  
  


Antes de subirse a un
transporte público con una mascota, es conveniente
asesorarse debidamente ya que dependiendo del medio de transporte y del país
donde se esté, las leyes pueden ser diferentes o incluir excepciones.

“En términos generales, los
animales domésticos pueden viajar en tren siempre
y cuando se cumplan algunos requisitos como pagar un billete exclusivo para
mascotas y mantener al animal debidamente cuidado para no ocasionar molestias a
los demás pasajeros.

Si los trayectos son cortos, se podrá
viajar con las mascotas
siempre y
cuando sean de un tamaño pequeño y que no perturben al resto de los viajeros.

El costo del billete será gratuito para el animal”, determina el
veterinario español Martí Quer Martínez.


Si lo que se desea es viajar en autobús, los perros de gran tamaño no podrán
subir. “Si el dueño tiene un perro o gato, lo debe llevar en un trasportín
para evitar que el animal tenga contacto con el resto de las personas y no pueda
molestar en horarios de gran afluencia de público
”, aconseja el
especialista.


En general, las normativas indican que los animales deben viajar en jaulas
adaptadas especialmente. “Eso sí, los perros de grandes dimensiones no pueden
viajar en transporte público salvo que se trate de un perro guía
”, determina
el profesional.


Recomendaciones para viajar en bus con tu perro:


1.- El receptáculo donde viaje la mascota debe estar muy bien ventilado. “Por
más que el trayecto sea muy breve, hay que tener consciencia. Se trata de un
animal que necesita respirar y no sufrir por más corto que sea el viaje”, señala
el experto.


2.- Si el animal se suele marear en los paseos, se le puede pedir un consejo al
veterinario para que le suministre una medicación a la mascota.


De este modo tanto el animal como el resto de los pasajeros estarán tranquilos y
no habrá motivo para las quejas.


3.- Los viajes con animales deben ser cortos, pero en caso de tratarse de un
viaje largo en tren, se aconseja que la mascota pueda caminar un poco para que
pueda estirar las patas y sentirse de mejor humor.


4.- No olvidar llevar agua para que el animal pueda beber o un juguete para que
se pueda entretener mientras está en su trasportín.


Si se trata de un perro que ladra mucho, se aconseja colocarle un collar
antiladridos para que no moleste a los pasajeros que están sentados cerca de él.

¿Está tu perro volviéndote loco?
¿Darías cualquier cosa para que se comporte correctamente en casa y ante los
demás? Si este es tu caso, la Dra. Teresita Caballero, médica veterinaria, tiene
la solución en su "Guía de adiestramiento canino paso a paso", que encontrarás
haciende clic aquí