¿Cómo organizar el cumple de mamá y no morir en el intento?

Organizar el aquelarre de amigas de mamá es todo un tema para tomar con pinzas…

Antes del evento son como las superamigas pero misteriosamente, conforme se acerca la fecha, mi madre se encarga de convertirlas en enemigas íntimas, usando y abusando de cualquier detalle insignificante, que cumpleaños mediante, se convierte en significantísimos y la excusa perfecta para que ella diga en voz alta: má, si, no hago nada y san se acabó. Igual entiendo que el efecto cumpleaños le produce un efecto psiquico hormonal que pobre mami para lidiar con eso. 





Por ende, plan A: reconciliación en puerta. No sé si tanto por ellas, sino porque quiero tener la fiesta en paz.

Y si Houston have a problem, rezaré a las altas esferas para que lo conjuguen por mi o en su defecto, me provean de altas dosis de paciencia en comprimidos. 

Además para contemporizar sus deseos pre cumpleaños que se vuelven normales post cumpleaños.  Ejemplo  empezar la dieta y gimnasia y limpiar psicotícamente la casa porque ve más tierra, que la que Colón vio cuando descubrió el continente americano. 

Para escuchar las promesas, pro cumple, solemnes que se hace a sí misma y al mundo para ver como se arrepiente después. 

Soportar los snifes (llanto) que cosecha al espejo, que hace rato dejo de decirle, al estilo de los cuentos: espejito, espejito. 

Y reconozca hipando que necesita más de un chasis de chapa y pintura urgente, entre las canas que ya no se las arranca, creo que se resignó y entre los rollitos que se le rebalsan en el abdomen que la tienen a maltraer. 

Tengo que tener cuidado de dejarle a mano los pantalones que le entran, sin dejarla de un azúl cianótico, los otros los tengo que esconder por si adelgaza alguna vez de nuevo. 

Ah y de riguroso negro, ella se carga a si misma y se dice parezco de luto, pero en realidad es porque todas las mujeres sabemos que el color negro, estiliza.  Lástima que no logra el mismo efecto con las ideas.   





Todo esto a los fines de  no sé si comeremos perdices, pero por lo menos, a la luz de la bengala que portará la torta, nos reiremos con mamá otra vez todos juntos como todos los años. 

Y le festejaremos un año más de raye, que se le va a hacer las madres vienen en combo, lo bueno y lo malo, en fin, son las cosas de la vida, son las cosas del querer. 

Para colmo mi padre, cumple el día inmediato después, voy a fundar el club de autoayuda: pro hijos e hijas próximas/os al cumpleaños de los progenitores.  Uys, me voy corriendo, ahí viene y  me olvidé de elegir la bengala.

Anterior: HTML clipboard Mi madre me vuelve loca

Por  Florencia Iara Rodríguez Gervasoni
Mónica Beatriz Gervasoni

Si quieres conocer las dietas que realmente funcionan, descarga ahora nuestro libro gratis Adelgazar con salud-Las dietas que funcionan, haciendo clic aquí.