Cómo hacer que tu gato deje de portarse mal

Evita reforzar las conductas negativas y tu gato comenzará ser el que deseas...

Un error común en las personas que entrenan gatos es recompensar la conducta que están tratando de corregir en el animal. Éstos son algunos ejemplos: 

Si tu gato tiene conductas agresivas e intentas apaciguarlo acariciándolo, el mensaje que el animal recibirá es que su conducta es aceptable porque la misma ha sido recompensada (refuerzo positivo).

Recurre a tu voz para calmar al animal y, si es posible, sácalo de la situación (llevándotelo a otra parte), pero en ningún momento caigas en el error de acariciarlo, darle palmaditas o sostenerlo de una manera que piense que su comportamiento es aceptable.
 

Tu gato va a despertarte para que le prepares el desayuno. Para tranquilizarlo, vas a ponerle un poco de comida en su bowl de modo que puedas tener algunas horas de sueño extra.

Ese sueño extra te saldrá muy caro, ya que acabas de enseñarle a tu gato la forma de conseguir su desayuno. Ahora puedes estar seguro: cada mañana, tu gato vendrá a buscar su desayuno a los pies de tu cama.

Asimismo, tu gato podría amar pasearse por la ventana de la cocina o por otras superficies que te gustaría que no visitara.

Lo alzas para sacarlo —porque no te gusta que ande por esos lugares—, pero en el proceso le das besos, lo acaricias, o te lo quedas en brazos o le hablas con voz dulce antes de ponerlo de vuelta en el piso.

¿Cuál es el mensaje que tu gato ha recibido? Estar en la ventana hace que le des toda tu atención. Si quieres sacarlo de la zona, hazlo en una forma poco ceremoniosa. Simplemente sujétalo y ponlo sobre el piso.
 

Presta atención a la forma en que respondes a los comportamientos de tu gato, ya que, a través de la atención, podrías reforzar inconscientemente sus conductas negativas. 

Problemas comunes del comportamiento de los gatos 

¿Cuáles son los dos problemas más comunes con los gatos? La agresión y el negarse a usar la caja de arena. Ambos problemas suelen ser ocasionados por conflictos sociales entre gatos.

Para tener la menor cantidad posible de problemas, ten solo un gato a la vez. Mientras más gatos haya en una misma casa, mayores serán los conflictos que surjan entre los mismos.