Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Cómo hacer jabones de ducha caseros

Recetas para preparar tus propios jabones de baño caseros
  
  


Existen diferencias entre una opción y otra. Hay algunos que pueden ser más
tóxicos que otros por contener colorantes, fragancias y conservantes. Es
conveniente saber las características de cada producto para hacer una elección a
conciencia.


Los

geles de ducha
admiten variantes interesantes ya que pueden tener efectos
relajantes, hidratantes e incluso
exfoliantes.

Las ventajas más destacadas son
que no se resbala entre las manos, se puede compartir sin inconvenientes,
contiene un agradable perfume que persiste por más tiempo y también puede servir
de champú para el cabello.

Más allá del tipo de piel que se tenga, es aconsejable inclinarse por las
fragancias suaves. Aquellas personas con tendencia a irritaciones o alergias de
la piel deben utilizar geles especialmente indicados para pieles sensibles.

 Los
productos más recomendados son aquellos que están compuestos por glicerina, aloe
vera o mantequilla de karité ya que son productos hipoalergénicos.


El jabón disuelve la grasa que forma la película hidrofílica de la piel, para
evitar la deshidratación tras el baño hay que aplicar crema hidratante para
poder nutrir las capas superficiales.


Si hay que establecer una gran ventaja del jabón por sobre el gel es que éste es
mucho más natural. Los menos nocivos son los conformados a base de aceite de
oliva.

Recomendaciones importantes:


Tanto los geles como los jabones tienen un pH, (índice de acidez que mide la
alcalinidad). Se debe elegir el que sea el más cercano al de la piel. El pH no
debe exceder el 6,5.


Los jabones y geles más benéficos para el mantenimiento de la piel son aquellos
que contienen aceites vegetales como el germen de trigo, coco, o almendras ya
que mantienen y regeneran el manto protector de la piel.


Se aconseja que después el baño se aplique una crema hidratante por todo el
cuerpo y rostro.


Muchas empresas han optado por ofrecer productos naturales, aunque son bastante
más caros que aquellos que es posible hallar en las góndolas de los
supermercados, puede valer la pena adquirirlos si la intención es obtener un gel
o jabón más naturales y libre de toxinas.

Los más buscados contienen esencias de
frutas y vegetales. Los más buscados son aquellos a base de mora, leche de coco,
melocotón, frambuesa o grano de café africano.


Cómo hacer jabón natural


Ingredientes:

·
Una taza de agua de azahar

·
Dos tazas de jabón de castilla líquido

·
Aceites esenciales (lavanda, vainilla, limón, menta, etc)

·
Embudo

·
Recipiente de plástico

·
Cuchara

·
Recipiente para mezclar


Verter una taza de agua de azahar en un recipiente. Agregar las dos tazas de
jabón y mezclar muy bien. Añadir el aceite esencial que se desee. Mezclar una
vez más muy bien y conservar en una botella de plástico.


Jabón de leche y almendras


Ingredientes:

·
100 gramos de jabón en barra (el mismo que se utiliza para lavar la ropa)

·
100 gramos de jabón de coco

·
Un recipiente de vidrio

·
5cc de leche entera

·
Rallador

·
Colorante (de la tonalidad deseada)

·
Esencia de almendras


Rallar el jabón en barra. Llevarlo a baño maría hasta que esté derretido. En un
recipiente aparte cortar el jabón de coco y colocarlo a baño maría. Una vez que
ya esté derretido mezclar ambos jabones.

A esta preparación, añadir la leche, el
colorante y la esencia. Verter en pequeños moldes para obtener jaboncitos
pequeños. Para lograr que se solidifique el producto es necesario dejarlo
descansar dos días.

Aprende a realizar tus propios jabones
artesanales, por puro placer o para comenzar una nueva profesión.
Inscríbete ahora en nuestro
curso gratis de jabones artesanales
, haciendo
clic aquí
.