Cómo elegir el transporte escolar

Cada vez más padres optan por este servicio de recogida y traslado. Para poder elegir la mejor alternativa posible, es preciso informarse muy bien y verificar que la empresa que transportará a los menores está en regla y cumple con las normativas de seguridad requeridas...
Los padres que trabajan en horario escolar y que no disponen de ayuda para que amigos o familiares recojan o lleven a sus hijos al colegio, cuentan con la posibilidad de contratar el servicio de un transporte escolar.

Sin dudas, es una decisión difícil ya que confiar el traslado de un niño a desconocidos no es una tarea sencilla para los padres.

Para dejar los temores de lado, hay que informarse debidamente y controlar que la empresa cumpla con todos los aspectos que marca la ley.

Consejos para elegir el transporte escolar adecuado

1.- Verificar que el vehículo está inscripto en la Secretaría de Transporte ya que si no lo está, no estará autorizado para circular.

La manera más sencilla de comprobarlo es ingresando la matrícula en la página de Internet del Ministerio o Secretaria correspondientes.

2.- El transporte debe contar con extintor, ventanas, los asientos deben estar mirando hacia el frente, el límite de antigüedad no debe ser mayor a los 12 años y la documentación debe encontrarse vigente.

3.- En cuanto al conductor, es importante solicitar su licencia para conducir, si hay niños menores de cinco años, una persona adulta debe acompañarlos para subirlos y bajarlos del vehículo y debe disponer de una credencial donde se lea su nombre claramente.

Qué debe poder brindar una buena empresa:

1.- Puntualidad

2.- Mantener a los niños bien sentados durante los traslados         

3.- Cumplir con todos los requisitos de seguridad y haber cumplimentado todos los documentos necesarios en la Secretaría de Transporte.

Recomendaciones importantes:

1.- Los padres deben disponer de la ruta que hará el vehículo. También deben contar con la dirección y el teléfono del conductor y el acompañante.

2.- Los padres deben solicitar la firma de un contrato.

3.- No está de más para cerciorarse de la calidad del servicio, hacer un viaje junto al niño y así poder ver cómo se manejan los adultos dentro del vehículo y confirmar si existen reglas de seguridad y de buen comportamiento.

4.- Informarse en las escuelas sobre empresas confiables que realizan traslados ya que suelen ser la mejor fuente de información y son quienes están más autorizados para recomendar un servicio.

La experiencia de otros padres también debe ser tenida en consideración.