Cómo controlar la transpiración excesiva

“Perlas de sudor recorrían su frente…” Si no quieres que sigan diciendo esto de ti, lee esta nota
  
  

En los días
de mucho calor y altas temperaturas las caras de las personas comienzan a tomar
brillo y una oleosidad excesiva.


La piel se
encuentra cubierta por un film hidrolipídico (contiene agua y lípidos) que debe
permanecer en equilibrio. Cuando la grasa aumenta, aumenta el sebo. Por eso los hombres
son los que más lo sufren debido a que tienen una mayor secreción sebácea.

Esto generalmente ocurre en cualquier época del año, pero en verano hay
hipersecreción de las glándulas sudoríparas. Es por esto que la emulsión que se
produce tiene más brillo.

En cambio en invierno, el film se pierde más fácilmente por el viento y porque
la piel permanece más seca. Por eso en verano en los lugares de veraneo con la
arena y el viento esto ni se percibe, en cambio en lugares con mucha humedad y
calor el agua que hay de más no se evapora.

 



Combatiendo la transpiración excesiva


Además de las
molestias clásicas muchas veces esta transpiración produce malos olores.


Por eso es
bueno utilizar lociones astringentes (sobre la base de sustancias vegetales o de
ácido salicílico) y lavarse con un jabón neutro o de azufre.


También hay
lociones sebocorrectoras, en crema o gel, que no secan tanto la piel, y se
pueden usar a mitad del día aplicándola con un algodón.


El error que
se suele cometer generalmente es no humectarse para no engrasar más la cara. Lo
que se debe hacer, por el contrario, es hacerlo con cremas o geles libres de
aceite. Por ejemplo, las cremas de regulación sebácea humectan controlando los
niveles de secreción sebácea y la disminuyen con el tiempo.


Otro buen
consejo es permanecer en lugares con mucha ventilación y evitar los espacios
cerrados donde haya mucho polvillo, que tapa los poros y es el peor enemigo para
la piel.


Por último un
método muy efectivo es utilizar las toallitas de limpieza profunda durante el
día, impregnadas con ácido glicólico solo o con ácido salicílico.

Algunos especialista afirman que si la persona se lava la cara y se humecta con
productos adecuados dos o tres veces por día y la situación no se controla,
entonces se debe recurrir a medicamentos recetados por el médico o especialista.


Aprende a realizar los principales tratamientos de
belleza en forma profesional, con nuestro curso gratis
de cosmetología
, haciendo clic
aquí
.