Cómo conducir en carretera en forma segura

Todos saben que el clima es un factor que puede resultar un enemigo a la hora de salir a la carretera con un vehículo, pero se olvida que el estado de ánimo es otro aspecto importante a considerar ya que puede influir negativamente en la conducción…
  
  


Los expertos aconsejan que si las condiciones climáticas son muy adversas, lo
ideal es no salir a la
carretera
y al volante. Sin embargo, si no se tiene
opción y hay que utilizar el vehículo, lo indicado, si hace mucho frío, hay
nieve o la carretera está congelada, es extremar las precauciones:


1.- Utilizar neumáticos especiales. El agarre es mayor. Siempre hay que disponer
de cadenas. Éstas no solamente sirven para la nieve sino para cuando hay lluvia
y se deben llevar puestas si la temperatura del asfalto no es capaz de superar
los 7ºC.


Aunque el costo de los neumáticos es elevado, es una inversión necesaria si se
vive en un sitio en el que los inviernos son muy crudos.


2.- Al conducir, es conveniente seguir las marcas de los coches que han pasado
por el camino con anterioridad. Los movimientos al conducir deben ser suaves. Si
se gira rápido, lo único que se logrará es que el coche se deslice y gire como
un trompo.


En el momento de frenar, la maniobra debe ser suave también para evitar perder
el control del vehículo. La distancia con el vehículo de adelante debe ser mucho
mayor que en circunstancias de clima normal.


3.- Si se sale a la calle con un clima muy adverso, hay que ser precavido no
solamente con la conducción, sino que hay que llevar el teléfono móvil cargado,
gasolina para resistir imprevistos y todos los accesorios necesarios en caso de
que se ocasione un accidente.


Las bajas temperaturas no son el único motivo por el cual la conducción se puede
ver alterada. Salir a la carretera con un estado de ánimo adverso también puede
resultar fatal:


1.- Se aconseja no subirse al coche cuando se ha terminado de tener una pelea
muy brusca. De nada sirve salir con los nervios de punta a la carretera ya que
la concentración y los reflejos no estarán precisamente centrados en la materia.


El enojo hace que se manifiesta una conducción agresiva que únicamente
contribuye a que se cometan errores. No solamente se pone en riesgo la propia
vida sino la de gente inocente.


2.- Se recomienda quedarse en casa si se ha consumido algún medicamento que hace
que el estado de ánimo se vea alterado como algún calmante o relajante muscular.


3.- Quienes adoptan una postura pesimista frente al volante son más proclives a
tener accidentes ya que no pueden concentrarse debidamente y sienten una
inseguridad que se traduce en el modo de comportarse en la carretera.


El estado de ánimo influye en todos los aspectos de la vida. Mantener un
equilibrio entre la razón y las emociones, en el caso de la conducción es la
diferencia, en muchos casos,  entre la vida y a muerte.

Descubre
como reducir tus
facturas de gasolina a cero
y convertirte en la envidia de tus vecinos y
amigos, con el libro “Reduce
tus facturas de gasolina a cero
”, que encontrarás haciendo
clic aquí.