Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Cómo ahorrar dinero en el verano

El aire acondicionado, es uno de los grandes responsables del aumento de nuestras facturas de electricidad durante la época estival. En esta nota, algunas sugerencias para disminuir los gastos
  
  

La cuenta eléctrica del hogar
tiende a elevarse súbitamente en el verano, especialmente a causa del
uso del aire acondicionado.

Aquí le enseñamos algunas cosas que podría hacer
durante este verano para bajar el monto de su factura mensual.

Haga
que su aire acondicionado proporcione una temperatura menor cuando no
se encuentre en casa.

Si suele dejar el aire en 15º C cuando se encuentra dentro de su hogar, póngalo en 20 o 25 cuando se
ausente (si es que no tiene ningún animal en la casa).

No hay razón para que su
casa permanezca fría durante las ocho o diez horas al día en que usted se
encuentra en el trabajo, y es suficiente con que se mantenga fresca
durante ese lapso, para que pueda enfriarla rápidamente al regresar.

Esto no
sólo le ahorrará dinero de su factura eléctrica, sino también el desgaste y
eventual reparación de su aparato de aire acondicionado.


Cierre las persianas o las cortinas en los cuartos en los que no entra muy a
menudo.

En las habitaciones principales, esto solo lograría oscurecer su casa en un día
agradable y soleado, pero en los dormitorios que no utiliza o en los que no entra, cerrar
las persianas le posibilitará disminuir el calor proveniente del sol, y podrá así utilizar
mucho menos el aire acondicionado, ya que la casa se refrescará más
rápidamente.

Cocine la cena en la parrilla antes que en las hornallas o el horno.

El pollo, las hamburguesas, los filetes, las chuletas de cerdo… casi todas las
clases de comida se pueden cocinar en la parrilla exterior. Así, no solo
ahorrará dinero evitando consumir gas o electricidad, sino que no sentirá el calor de la cocina
circulando a través de la casa, lo que forzaría a extremar el uso de su aire
acondicionado.


Mantenga las luces de la casa apagadas durante la mayor parte del día.

Aproveche toda la luz natural que pueda llegar a entrar en su casa, y abra
alguna ventana adicional, si cree que existe esa posibilidad.

Tan solo un par de
ventanas abiertas y bien dispuestas, podrían proporcionar la suficiente luz como
para no necesitar encender las lámparas durante el día, lo que le evitará el gasto de estas lamparitas y la necesidad de usar su aire acondicionado
para contrarrestar el calor que irradian.

Las cuentas de electricidad
durante el verano pueden darle una sacudida peor que la eléctrica, especialmente
en los primeros días de esta estación.

Pero siguiendo algunos de los
pasos citados arriba, podrá guardar algo de ese dinero para sus
próximas
vacaciones.

Para aprender a manejar mejor tu
economía, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de
Administración y Economía del Hoga
r, haciendo clic
aquí
.