hola
> Por: CIDCAMPEADOR
> 14:45 Hs, Miércoles, 25 de Abril 2007
Las señales, las intenciones, los gestos, las palabras, las miradas, los contactos, los sentimientos, en fin, son tantas las cosas que conforman o rodean una relación entre dos personas, que a veces cuesta distinguir qué es lo que realmente espera la una de la otra, o más aún, qué es lo que una de ellas cree que la otra espera. Si a todo eso agregamos que los lenguajes verbales y gestuales de hombres y mujeres son diferentes, existe un terreno propicio para que, en una relación entre un hombre y una mujer, puedan producirse equívocos. Sé que la forma de comprender a un hombre o a una mujer es distinta. Ya lo decía por ahí un autor: "Para entender a un hombre, basta con escucharlo; para entender a una mujer, hay que interpretarla". Esto no es en absoluto sarcástico, todo lo contrario. Lo que esa frase encierra es nada más que el humilde reconocimiento por parte de un hombre de que el alma y el intelecto femeninos son, por regla general, bastante más complejos que los masculinos, algo más sofisticados, diría yo. (Digo "regla general", porque obviamente hay excepciones). Ahora, "complejidad" no es necesariamente un concepto de cantidad, así que tampoco estoy hablando de superioridad ni de inferioridad. A qué voy con todo esto: yo creo que la diferencia de sexos no tiene por qué ser impedimento para la amistad. Es perfectamente posible que un hombre y una mujer puedan ser amigos, y de hecho yo tengo algunas muy buenas amigas desde hace bastantes años. Pero sí, creo que esta área de la amistad es más difícil que entre personas de un mismo sexo, sólo por el hecho de que siempre puede existir la posibilidad de que uno de los dos esté guardando en silencio un sentimiento que el otro no conoce, o a la inversa, uno de los dos crea estar percibiendo de parte del otro algo que en realidad no existe. Sólo una gran confianza y conocimiento mutuo puede aminorar la posibilidad de esas confusiones. Y por supuesto, también se da el caso de relaciones que comenzaron como amistad genuina y terminaron en algo más. Pero eso nos traslada a una variante de este tema, tanto o más fascinante, que no enuncio por ahora para no enredar las cosas, ni menos, latear. Continuará ......



Cerrar ventana


anterior


 siguiente