Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Cirugía plástica: Mitos y verdades

bustobanner336x280
Las ideas habituales sobre la cirugía plástica están plagadas de mitos. En este artículo, le presentaremos algunos de los principales, y cuales es la verdad al respecto.
  
  


Desde decir que las
innovaciones quirúrgicas son "lo mejor que existe" hasta el
rumor de que reemplazan al ejercicio físico, los cirujanos y pacientes han oído
infinidad de mitos. Sin embargo, la mayoría de estos rumores no suelen ser
verdad. Veamos:


Primer mito: Las nuevas técnica quirúrgicas que van
descubriendo lo médicos son siempre mejores que las anteriores

Continuamente, los cirujanos plásticos se están esforzando por mejorar los
resultados estéticos de las
cirugías plásticas que realizan. Sin embargo, la
eficacia de cualquier nuevo tratamiento, se debe primero testear con estudios
clínicos científicos.

De esta forma, las innovadoras técnicas se podrán evaluar
cuidadosamente, por parte de otros cirujanos experimentados, para determinar su
validez e importancia.

Por supuesto, no todas las nuevas técnicas serán
recomendadas, y no serán muchas las que finalmente sean adoptadas por los
cirujanos plásticos, que desearán estar convencidos de la seguridad y eficacia
del método.

Muchas nuevas técnicas que al principio parecen ser prometedoras,
pueden ser abandonadas después de que se hayan evaluado y se haya demostrado que
no son seguras o no producen buenos resultados a largo plazo.


Segundo mito: La mayoría de las pacientes que se
realizan un aumento de pecho son mujeres solteras entre 20 y 30 años.

Contrariamente a lo que marca el sentido común, una gran proporción de pacientes
que se efectúa un aumento de pecho, son mujeres de mediana edad, casadas y con
hijos.

Algunos estudios llevados a cabo en Norteamérica, concluyeron que casi el
40 por ciento de las mujeres que tienen entre 35 y 50 años, consideraron hacerse
cirugías de ampliación del pecho.

Algunas de estas mujeres buscaban un aumento de
pechos

porque nunca habían sido felices con su tamaño. Otras, deseaban restaurar su
tamaño y forma luego de tener que amamantar a sus bebes.


Tercer mito: Hacerse una cirugía estética mientras se
está de vacaciones en algún lugar exótico, es una gran idea, ya que nadie se
entera.

Combinar unas vacaciones exóticas con una cirugía plástica puede sonar
atractivo, pero puede ser también bastante problemático.

Evaluar los diplomas y
las calificaciones de un profesional fuera de su país puede ser algo complicado.
Asimismo, puede no existir la garantía de que la cirugía será realizada con los
mínimos estándares de seguridad necesarios. Recuerde, una cirugía plástica es
una cirugía verdadera.

Requiere también de un período de recuperación, durante
el cual sus actividades normales estarán acotadas. Y si existe algún problema
con su cirugía, una vez que usted vuelva a su casa, le será imposible (o por lo
menos muy difícil) volver a consultar a un doctor que se encuentra a cientos de
kilómetros.


Cuarto mito: La lipoplastia (liposucción) reemplaza a la actividad física


La lipoplastia puede quitar el tejido fino graso localizado en muchas áreas del
cuerpo, como por ejemplo las caderas, el estomago, la cola, el abdomen, los
muslos, etc., pero no remplaza a la actividad física, ya que ésta también
ejercita otra partes de nuestro cuerpo.

Sin embargo, las áreas donde se
depositan las grasas, que a menudo son hereditarias, pueden no responder a una
dieta o a un ejercicio físico; en tales casos, la lipoplastia es la única manera
eficaz de conseguir liberarse de ellas. La lipoplastia no es una curación para
la obesidad.

De hecho, si usted está muy gordo, su cirujano plástico puede
aconsejarle rebajar un cierto peso antes de hacerse una lipoplastia.

Si ha
perdido mucho peso y le queda piel colgando, su cirujano plástico puede también
recomendarle hacer un estiramiento de piel para modificar este problema anexo.

Quinto mito: Una cirugía estética siempre necesita de
otras cirugías para mantenerse.


Este es uno de los mitos que más a menudo se oyen. Normalmente, los resultados
de una cirugía estética duran de ocho a diez años. La mayoría de la gente que se
ha realizado una cirugía estética en el momento apropiado, puede llegar a desear
otra, pero sólo para verse aún mejor.

Otras personas, pueden estar perfectamente
felices con su nueva apariencia, y no sentir la necesidad de realizarse más
cirugías.

Los pacientes que buscan realizarse una segunda cirugía estética,
generalmente están satisfechos con los primeros resultados, y es por esto que
regresan.

Esto no significa que haya gente que vuelva a realizársela por que no
quedo conforme con la o las anteriores, pero, en todo caso, este también puede
ser un problema más psicológico que estético.

Y
si quieres aprender a resaltar tu belleza, inscríbete ahora en nuestro curso
gratis de Maquillaje
, haciendo clic
aquí
.