Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cinco pasos para evitar ser una víctima de la moda

Seguir la moda del momento nos puede hacer lucir muy bellas y con estilo… o faltas de personalidad y hasta ridículas. La diferencia entre lo primero y lo segundo, en estos cinco puntos

En principio, sería importante que, antes que nada,
sepa bien que es lo que significa lo que los expertos llaman “víctimas de la
moda,” ya que probablemente haya oído este término tanto en los programas de
televisión o en las revistas dedicadas al genero, pero aún no tenga una noción
específica sobre qué es lo que se quiere decir.


Las “víctimas de la moda” son aquellas personas
que persiguen las tendencias actuales y corren a utilizarlas sin siquiera
reparar en cuan apropiado o no le sienten los nuevos diseños.

Sucede que en su búsqueda por mantenerse al tanto de
los cambios de estilo, esta gente pierde completamente la parte más importante
de las nociones de elegancia, es decir el ajuste de la tendencia a su propia
persona y personalidad, teniendo en cuenta su propio cuerpo, edad, y estilo.


Esta es la razón por las que se las denomina “víctimas”,
pues en su desesperación por estar a la moda, terminan pareciendo maniquíes
que siguen ciegamente aquello que dicta el mundo de la moda. Incluso aunque algo
no les siente bien ni les da una apariencia satisfactoria, estas personas lo
llevarán de todos modos, sólo por el hecho de seguir los patrones de la moda.
¡Hasta parecería como que si todos se tirasen desde un precipicio, ellas también
lo harían!


Cinco características de las víctimas de la moda



1.
Utilizar ropa y accesorios de tendencias poco apropiadas


Utilizar ropa y accesorios que no van bien con el
propio cuerpo, sería la pero elección que se podría hacer, por más bellos y
a la moda que sean dichos atuendos.


Las “víctimas de la moda” suelen aferrarse a las
últimas tendencias, las cuales llevan muy orgullosamente, con la intención de
demostrarles a todos que saben exactamente cual es la moda actual. Pero mientras
tanto, todos piensan, que esas personas no tienen la más mínima idea sobre el
arte del vestir, y se preguntan si por lo menos disponen de un espejo…


Por eso, el objetivo supremo nunca debe ser seguir
las tendencias actuales. Por ejemplo, durante un tiempo se pusieron de moda los
pantalones de cintura baja, pero los mismos no fueron en absoluto usados por
aquellas elegantes mujeres rellenitas a las que no les sentaban de forma
apropiada.


Y es que cuando se era joven, y se poseía una fina
cintura, un estómago plano, caderas delgadas, y cola y muslos firmes, estos
pantalones podían quedar sin dudas muy bien, pero hoy en día lo más probable
es que, en muchos casos, luzcan ridículos.


En definitiva, se trata de saber que todo lo que se
lleve debe sentar apropiadamente, y ser apropiado para la figura corporal. Caso
contrario, habrá que deshacerse de ello, pues la ropa siempre debe hacerle ver
bien, y nunca atar, exponer, ni llamar la atención sobre las partes menos
favorables.

Para
ayudarte a evitar este peligro, te contamos al final de esta nota cómo vestirte
con la ropa más apropiada para tu tipo de cuerpo y estar siempre [email protected]

2.
Nunca distraer la atención por culpa de la moda

Llevar demasiado de una sola cosa, por más de moda
que se encuentre, nunca es una idea buena, se trate de joyas, maquillajes, ropa,
perfume, etc. De hecho, esta es otra de las áreas donde a menudo las personas
son víctimas de la moda.


Si se desea ser verdaderamente elegante, será
necesario crear sólo un punto focal, para lo cual en principio habrá que
determinar las propias ventajas, y recién después utilizar la ropa y
accesorios que mejor llamarían la atención de estas áreas.

Por ejemplo, si goza de una buena cintura… ¿Por qué
no llevar un vistoso cinturón? O si tiene el privilegio de mantener una
hermosas rodillas.. ¿Por qué no ponerse una pollera de corte alto?

Lo importante, será que no distraiga los puntos de
vista con innumerables atuendos en gran cantidad, lo cual es otro de los más
comunes errores de las víctimas de la moda, que suelen tentarse frente a la
novedad.

Como vimos, llamar la atención sobre un solo punto
provoca que ese punto sobresalga, pero si hace esto con todo, muchos puntos
focales competirán por la atención, lo cual disminuirá el impacto de sus
mejores áreas. La sal es muy rica, pero cuando se pone en exceso puede hacer
incomible un alimento…


3.
Muy a la moda en el presente, muy fuera de la moda en el futuro (No enamorarse
de las modas)

El problema con las actuales modas, es que las mismas
se convierten en obsoletas en muy poco tiempo. Por lo tanto, si se llenan los
guardarropas con los atuendos de una determinada moda, y esta deja de usarse, se
quedará con un “stock” poco útil. Por eso, la tendencia a abarrotarse de
atuendos de una determinada moda, sería otra de las características de una víctima
de la moda.


Muchas modas dejaron cientos de víctimas en su
camino, que no se resignaron a archivar la gran cantidad de atuendo que habían
adquirido, y hoy en día se pasean por la calle con diseños totalmente
superados.


Por eso, si aprecia seguir las tendencias, necesita
comprar cautelosamente y estar muy atento de tomar nota del momento en que las
mismas comienzan a declinar, con el fin de saber cuando ya se es tiempo de
esperar para realizar su próxima compra.


Asimismo, será muy importante que nunca se enamore
de una moda, y siempre este preparada para permitirles para ir. Estas tendencias
no son un matrimonio, sino un romance pasajero, así que siempre debe dejarlas
partir. Compre cosas económicas, úselas seguido, y dígales ¡good bye! cuando
sea el momento de terminar la relación.

Fundamentalmente invierta el dinero fuerte en lo clásico,
y trate de ajustar su presupuesto para los vestidos y accesorios de moda.


4.
Siguiendo las tendencias más allá de todo

Siempre hay gente que está tan pero tan metida en el
mundo de la moda, que se queda completamente fuera del mundo que les rodea a
ellas. Incluso, están tan ansiosos de demostrar su sentido de la moda, que
llegan a perder su sentido del buen gusto.


Seguramente sepa de que tipo de persona le estamos
hablando: esa gente que en los cambios de estaciones corre a las tiendas, sin
importar el tiempo, para abarrotarse de atuendos de las últimas tendencias, sin
importarles tampoco si estos les quedan demasiado apretados, holgados, o
distorsionan con su estilo.

Incluso, mucha de esta ropa podría ser perniciosa
para la salud, como es el caso de una persona que durante una muy calorosa
primavera siguió usando cuero, un material que cortó la correcta ventilación
de su cuerpo, y por ello sufrió de una baja presión… lo cual genero más de
una risa.

Verse bien no significa permanecer ridículamente
apegado a las tendencias, y de hecho ello podría convertirla en otra víctima
de la moda. Utilice el sentido común y la creatividad para adaptar la moda a
sus hábitos o a cualquier situación dada, teniendo en cuenta el tiempo,
terreno, contexto, etc.. De otro modo, parecerá más bien una desubicada.


5.
Evitando las tendencias inadecuadas para la edad

Existen prendas, como por ejemplo las remeras blancas
y los vaqueros azules, que pueden ir fabulosas con gente de toda edad. Pero
otras, como las calzas o los tops, sólo deberían ser usados por gente joven.


Las víctimas de la moda, nunca se detienen para
preguntarse si una moda es apropiada para su edad, cualquier sea ella.
Simplemente la toman y la usan sin ningún sentido crítico.


Existen una sencilla regla para desarrollar este
sentido crítico: Si una prenda luce fantástica en una persona joven, la adulta
probablemente no la debería incorporar, y viceversa.


Es importante que siempre se tenga en cuanta la edad
para realizar las selecciones, adoptando sólo las tendencias que podrían ser
apropiadas para su caso específico. Llevar estilos que sean tanto demasiados
“viejos” como demasiados “joven”, se tendrá el mismo efecto: le harán
parecer más adulta de lo que es.

Una mención aparte merece el estilo clásico, que
siempre le hará ver a la moda y actualizada, permitiéndole también mostrar
toda la elegancia de sus años maduros.


En definitiva…

La cultura de la moda, es una cultura que, con
diferentes matices, las sociedades modernas han llevado a lo largo de su
historia. Si bien es realmente muy beneficiosa para poder entrar al selecto
grupo de los “actualizados”, esto no significa que exista una regla teológica
que indique que toda persona actualizada y con estilo debe vestir a la moda del
momento.

Por
el contrario, siempre es necesario considerar su propio cuerpo, personalidad,
edad, y estilo de vida, antes de seguir las tendencias de una forma ciega y
convertirse en una “maniquí” víctima de la moda, así como también es
fundamental intentar forzar a estas tendencias para que se adapten a usted,
antes que usted a ellas.



¿Crees
que esa barriguita bien cultivada hará que ninguna prenda te vuelva a sentar
apropiadamente
? ¿Te sientes rara cada vez que te miras al espejo y ves
que el 80% de tu cuerpo son “piernas”
?


Si es así, necesitas esta
guía gratis para
disimular los defectos con la vestimenta adecuada