Cambiando el curso del río

Algunas veces estamos tan varados en nuestras posiciones, que no comprendemos por donde comenzar un proceso de cambio. En cierta forma, somos como ríos que han ido marcando su curso por años y años.
  
  

¿Cómo sería posible cambiar el
curso de un poderoso río organizacional?

Muchos
de nosotros lidiamos a diario con esta pregunta. Esta es una historia que
narra la relación entre un abuelo y su nieto, y una posible respuesta a
nuestra pregunta. Estamos contentos de poder compartirla…

Muchos años atrás, un joven indio y su abuelo pasaban sus días juntos, tal
como era la costumbre. El anciano empleaba la mayoría del tiempo enseñando al
niño a cazar, pescar y hacer distintas cosas. Todo esto de una manera
“ritual”. Habiendo vivido muchos años, el abuelo poseía distintos
poderes para sanar y educar. Grande era su conocimiento en diversas
cuestiones.

Un día el abuelo le dijo al su nieto: “Nosotros cambiaremos el curso de
un poderoso río”

El niño estaba completamente lleno de asombro, ya que sabía que su abuelo era
un gran hombre capaz de realizar grandes cosas, pero cambiar el curso de un
poderoso río… ¿Qué mortal podría realizar tal cosa?

A medida que se aproximaban al río, el corazón del niño palpitaba al imaginar
el curso del río siendo modificado. Cuando llegaron al borde del río, el
anciano se sumergió en las aguas y tomó una piedra del fondo del tamaño de un
melón.

El niño vio, a través de las cristalinas aguas, como el agujero dejado por la
piedra era llenado ahora con arena y agua. En ese momento comprendió que en
cierto pequeño modo, su abuelo había cambiado el curso de un poderoso río.

El anciano guiñó el ojo a su nieto y le dijo: “Este es el modo en que un
gran río es cambiado. Una piedra a la vez. Es la tarea de cada hombre que
camina cambiar el curso de los ríos. Cada acción que realizas, cada palabra
que dices, afectará o cambiará el curso de vida de una persona. No dejes de
cambiar el curso de los ríos, mi pequeño”.

El abuelo era un hombre muy
sabio…

¿De
que manera podría utilizar usted esta historia para comenzar a cambiar, en su
organización o en su vida? ¿Cual es la piedra que podría quitar del lecho de
su organización? Si cada acción que toma y cada palabra que dice, cambia el
curso de las personas o el de una organización, ¿Qué podría usted hacer o
decir, que comenzara a mover, a usted y a su organización, hacia un sendero
de mayor creatividad e innovación, hacia una mejor calidad de vida?

Fuente:
Club
delaEfectividad
Desarrollo
personal, liderazgo y efectividad

http://www.efectividad.net