Cambia la posición en la que duermes para dejar de roncar

A veces cambiar es todo lo que necesitamos, a menudo escuchamos sobre cambiar nuestra perspectiva de las cosas para ser exitoso en los negocios y en la vida, pero ¿Qué piensas de cambiar tu posición para dejar de roncar?

Vuelve a donde perteneces para dejar de roncar…

¿Duermes de espaldas? Cuando vemos a la Bella Durmiente del cuento, siempre la vemos recostada pacíficamente sobre su espalda, en el mundo real, ella no sería otra cosa que “¡La Bella Roncadora!”.

Cuando duermes de espaldas, tu lengua cae hacia la parte posterior de tu boca, bloqueando tu garganta y el aire que necesitas respirar.

Esta obstrucción hace que el respirar y el dormir sea difícil. El resultado es un ronquido ¡que suena como un camión!

Un simple movimiento como dormir de costado puede generar un gran cambio, la posición de tu lengua cambia, lo que hace desaparecer las obstrucciones indeseadas, esto hace que respires mucho mejor y por supuesto, no ronques.

Si dormir de costado para ti es más fácil decir que hacerlo, tal vez necesitas un poco de ayuda. El coser algo abultado en la parte de la espalda de tu pijama ayudara a que no duermas sobre esta ya que cuando en la noche te vayas a dar vuelta, el bulto te incomodara por lo que optaras por dormir de costado, después de un poco de tiempo y práctica lograras hacerlo por ti mismo.

¿Qué pasa si a pesar de cambiar de posición el desagradable ronquido no desaparece? En ese caso tal vez debas considerar el conseguir una almohada extra.

Mantén tu cabeza en alto para dejar de roncar…

El usar un almohadón adicional o un almohadón más abultado levantara tu cabeza y cuello, este simple cambio de posición puede ser exactamente lo que necesitas para dejar de roncar.

Si tu cabeza y cuello están mal posicionados, puede que las vías de respiración se obstruyan y la dificultad para respirar significa que lo más probable es que vayas a roncar.

Cambiar la posición de tu cabeza y cuello puede abrir el paso por las vías respiratorias haciendo así que respires mejor.

Puedes escoger entre almohadas especiales, una más abultada o simplemente una extra para cambiar la posición de tu cabeza y cuello, ¡imagina que solo esto, un simple almohadón, sea capaz de detener tus ronquidos y acabar con esas terribles noches sin dormir!

Por Miguel McDonald . Autor del libro “Cómo dormir sin roncar”, que te enseña las mejores técnicas para dejar de roncar naturalmente. Encuéntralo haciendo clic aquí