Arquitectura energética: el Feng Shui y los 4 vacíos del Tao

Estas teorías orientales milenarias se acercan mucho más a lo cotidiano que a lo abstracto. Una de las ramas del tao es la llamada geomancia china, el feng shui, ese arte misterioso que busca la armonía entre las personas y el entorno que las rodea...

Entre los 4 vacíos hay algunos relacionados con el feng shui, estos vacíos, para desconcierto de algunos, son más mundanos de lo esperado y en definitiva no son otros que: el vacío de la cocina, el vacío del estómago, el vacío de la mente y el vacío de la habitación.

El vacío de la cocina: para el tao de la salud y la larga vida la alimentación es un eje fundamental. La misma debe estar basada en un equilibrio entre el yin y el yang, que a nivel digestivo debe entenderse como ácido-alcalino. para una mayor eficiencia en la digestión, los alimentos deben ser lo más biodegradables posible, es decir, alimentos naturales e integrales.

Esto en definitiva quiere decir que en la cocina deben abundar los alimentos que se consuman prontamente, lo que significa que las despensas se vacíen con rapidez y sea necesario ir de nuevo a conseguir alimentos frescos.

La cocina, al llevar este tipo de alimentación taoísta, permanece vacía libre de los temibles alimentos refinados, enlatados y procesados que son capaces de durar meses y años (!) en las alacenas, consumándose el primer vacio.

El vacío del estómago: está en perfecta sintonía con el vacío de la cocina. al comer alimentos integrales, frutas y vegetales frescos, bien combinados a través del arte de la trofología, éstos serán rápidamente digeridos y nuestro estómago permanecerá vacío. 

La digestión es
el proceso metabólico que más energía consume, por lo que lo mejor es hacerla corta y eficaz, de manera de dirigir la energía a procesos de realización y creación, y no al proceso digestivo.

Por supuesto, no comer entre comidas para mantener el estómago vacío, es una estrategia en el manejo de energía.

El vacío de la mente es sencillo: mantener los pensamientos libres de basura mental, llevar una filosofía sencilla de vida. escapar del afán consumista es la clave para esto y mantener un pensamiento positivo con respecto a la vida y los demás, nos ayudará a este vacío de la mente. librarse de angustias y preocupaciones harán de este "viaje" un pasaje más agradable y provechoso.

El vacío de la habitación es importante: para las doctrinas orientales el descanso tiene el lugar que se merece, es decir, uno de relevancia.

Dormir y descansar son vitales para recargar energías y afrontar la compleja vida moderna.
Esa idea aberrante de dormir lo menos posible para trabajar al máximo y alcanzar el primer millón (de dólares, claro) es un exabrupto que ha destruido algunas vidas, directa e indirectamente.

 Y ya que estamos hablando de lograr el hogar que siempre soñaste, ¿has pensado aprender feng shui?
Inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Feng Shui, haciendo clic aquí.