Amigos controladores

Los amigos controladores son peores que las parejas. Están siempre pendientes de lo que se hace o deja de hacer y no dan respiro alguno. ¿De qué modo es posible lidiar con ellos y sobre todo, establecer límites?

En algunas ocasiones, los amigos pueden convertirse en una verdadera pesadilla de la cual no es fácil liberarse. El pasar mucho tiempo con ellos, les concede atribuciones que no han sido delimitadas concretamente sino que se mal entiende que están implícitas en la relación de amistad.

“Es un error creer que a un amigo hay que permitirlo todo. Cada uno debe establecer qué tipo de vínculo desea tener con sus amigos, y es altamente recomendable que se fijen los límites ya que por más afecto que exista de por medio, no debe haber lugar para la asfixia o la persecución”, comenta la psicóloga uruguaya Candela Parques.

La obsesión entre amigos también existe. “Hay individuos que no soportan compartir y requieren de una exclusividad que no es posible prometer. Los amigos controladores son generalmente egoístas y no están dispuestos a entregar tan fácilmente a otros lo que consideran propio.

Tratan a los demás como un objeto que hay que poseer y están todo el tiempo pendientes de los movimientos, de los horarios y de todas las actividades para no perderse nada y participar e inmiscuirse lo más posible en la vida del otro”, continúa diciendo la especialista.

Lo primero que hay que hacer es establecer un límite que no se debe cruzar. “Muchas veces causa pena por a amistad que une a ambas personas, pero es que si no se toma el toro por las astas, tarde o temprano la amistad terminará por truncarse”, destaca la psicóloga.

Si el amigo es realmente nuestro amigo, entenderá la situación. “Un verdadero amigo podrá comprender que estamos siendo víctimas de un comportamiento exagerado y que de nada nos sirve la asfixia a la que estamos siendo sometidos.

La intención no es que se aleje de nuestro lado, sino que nos de aire y sea lo suficientemente generoso para cambiar de actitud”, revela la experta.

La colaboración entre ambas partes es fundamental para lograr un resultado favorable. “No hay por qué tolerar una situación cuando nos sentimos perjudicados. La verdadera amistad se basa en poder expresar lo que sentimos sin herir a nadie.

El arma más poderosa que podemos tener es la palabra y lo mejor que se puede hacer en estos casos es sentarse y explicar lo que está ocurriendo y lo que queremos que se cambie”, determina Parques.

Pasos a seguir:

1.- Clarificar lo que está sucediendo para poder accionar en consecuencia.

2.- Frenar el problema rápidamente. “Establecer un dialogo con la persona involucrada y explicar lo que está pasando. Es importante mantener una postura abierta en donde se pueda mediante ejemplos dejar muy en clara la posición”, finaliza diciendo la psicóloga.

×

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click Add to Home

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click
& Select "Add to Home Screen"

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline

Just Click Responsive image
& Select "Add to Home Screen"