Adultos con ADHD

Por lo general, asociamos el Trastorno de Hiperactividad con Déficit de Atención (ADHD/THDA) con los niños y pocas veces tenemos en cuenta que nuestros problemas en el trabajo y nuestras relaciones, son causadas por este desorden…
La condición del déficit de atención es generalmente asociada a los niños, etapa en la que la mayoría de las personas son diagnosticadas.

Aunque no lo creas, se estima que en el 60% de los casos, los síntomas persisten una vez terminada la niñez. De ese gran porcentaje, pocos saben que lo padecen, y las consecuencias de ADHD no tratado pueden ser severas, afectando todos los aspectos de la vida:

-Aumenta el riego de criminalidad

-Un conductor que lo padece incremente el riesgo de accidente

-Las relaciones suelen ser inestables

-Afecta al humor y el comportamiento, generando ansiedad y depresión entre otras cosas.

-Puede transmitirse a los hijos. Si eres un adulto que lo padece, presta atención a los síntomas en tus descendientes.

Hay ciertas preguntas que puedes hacerte, siendo adulto, para predecir esta conducta en ti mismo:

1. ¿Te agitas muy seguido?

2. ¿Te notas inquieto al compararte con otros?

3. ¿Eres impulsivo?

4. ¿Te resulta difícil pensar antes de hablar?

5. ¿Te has visto en situaciones difíciles por haber reaccionado violentamente (verbal o físicamente)?

6. ¿Eres consciente de tus cambios de humor y temperamento?

7. ¿Te suelen decir, “nunca sé donde estoy contigo”?

8. ¿Te resulta difícil concentrarte?

9. ¿Comienzas proyectos y luego los abandonas?

10. ¿Eres desorganizado en casa o el trabajo?

Si has contestado que si a muchas de las preguntas anteriores deberías tomar recaudos y consultar a un medico. No te asustes y ten en cuenta que puede ser percepción tuya simplemente o padecer algún otro tipo de desorden con síntomas similares.