Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Actitudes a evitar en una entrevista de trabajo

Enfrentar una entrevista laboral con exito dependera en gran parte del comportamiento que se tenga y de la habilidad para expresarse correctamente y de un modo siempre positivo. ¿Cuales son las acciones que hay que dejar de lado cuando se esta¡ ante la posibilidad de conseguir un empleo?

Muchos son los detalles que influyen a la hora de asistir a una entrevista de trabajo. Tal vez no se cumple con el perfil que se está buscando o el entrevistador es demasiado perfeccionista y esté más predispuesto a encontrar un fallo que a escuchar al interlocutor.

Lo cierto es que estas circunstancias que no dependen de uno, no se pueden modificar, pero sí es posible trabajar sobre la propia conducta para que ésta sea lo más positiva posible.

“Causar una buena impresión es fundamental, por lo tanto, como primer aspecto a considerar hay que acudir a la entrevista con una sonrisa y con un tono de voz seguro y amable”, sostiene la Licenciada en Recursos Humanos, la española Inés Casagrán.

Destacar las virtudes es importante, pero también lo es, no comportarse de un modo exagerado o hacer hincapié en aquello que puede ser motivo de rechazo por parte de la empresa.

“La entrevista de trabajo es uno de los momentos claves en la vida profesional de una persona. La predisposición y la manera de manejarse en la entrevista son dos aspectos que el candidato debe evaluar y preparar antes de presentarse a la oferta”, determina la profesional

Comportamientos nocivos y contraproducentes en una entrevista de trabajo

1.- Los nervios en muchos casos hacen hablar de más. “Cuando se está muy ansioso, se tiende a comentar hechos o situaciones que no vienen el caso.

Es cierto que hay preguntas comprometidas que pueden colocar en un sitio inesperado al candidato, pero saber sortear estos obstáculos es fundamental.

Siempre hay que mantener una actitud serena y segura ya que la tranquilidad con la que se enfrente la entrevista será un factor que marcará la diferencia entre la aceptación y el rechazo”, comenta la experta.

2.- Hablar del salario en una primera entrevista puede no ser lo correcto salvo que sea una pregunta que el entrevistador necesite formular y resolver en ese mismo momento.

3.- Evitar tener los brazos cruzados en una entrevista. “No hay que olvidar que muchas empresas cuentan con un gabinete que se especializa en analizar gestos y conductas no implícitas.

Lo ideal es mantener una postura relajada o lo más serena que se pueda. Siempre dejando los brazos y las piernas sin cruzar”, aconseja la profesional.

4.- Mantener los buenos modales. Lo más conveniente es no fumar, no mascar chicle y apagar el teléfono móvil al entrar en la sala de entrevista.

“El entrevistador debe poder advertir que se es una persona responsable y respetuosa y estos detalles cuentan mucho a la hora de evaluar a un candidato, expresa la especialista.

5.- Ser prudente cuando se hable de los trabajos anteriores y el por qué se los ha dejado. “La peor actitud que se puede tener en una entrevista es criticar a un superior anterior o un empleo del pasado.

Todo se puede decir con respeto, educación y sutileza. Es importante que el candidato entienda que los comentarios negativos que se hagan siempre generarán desconfianza”, finaliza diciendo la Licenciada.

No esperes que la suerte golpee a tu puerta y diga: “Tengo un trabajo para ofrecerte; uno que te hará sentir feliz y completo”. Tú puedes (y debes) organizar el futuro de tu carrera profesional. Este curso gratis de Planificación de tu Carrera Profesional te ayudará a lograrlo.