¿A su gato no le gusta la competencia?

Tiene ganas de ampliar su familia felina, pero teme lo que podría suceder con los gatos que ya tiene frente a la llegada de uno nuevo ¿Qué hacer entonces? Aquí se lo contamos
  
  

Si se traen al hogar varios gatitos
cachorros juntos, generalmente ellos se acostumbrarán el uno al otro, y
raramente se tendrá un problema con esto. Sin embargo, si se tiene una casa
llena de gatos adultos, y repentinamente se trae al hogar nuevos gatitos por
primera vez, en estos casos sí podrían comenzar a surgir los problemas…

Se debe entender que el o los gatos
adultos han estado viviendo durante un gran tiempo en su hogar, en donde se
acostumbraron a una rutina, y probablemente no apreciarán dar lugar desde un
principio a un gatito nuevo, pues lo verán como una amenaza, es decir como
alguien que invade su territorio y trata de sacarles la atención de la gente.
Los gatos, además, pueden ser animales posesivos y territoriales.

De cara a la decisión

Esto no significa que no se pueda traer un
gatito, pero tampoco que el mismo sea dejado sólo a la buena de Dios, pues podría
ser muy molestado por los gatos adultos, incluso hasta el punto de ser rasguñado
y herido.

Por eso, aquí le proponemos algunas ideas
para lograr que el gatito nuevo y el o los gatos adultos se lleven mejor y la
transición y adaptación sea un poco más sencilla para ambos:

Pasos para traer al nuevo
gatito

En primer lugar, debería permitir que sus
gatos adultos huelan la misma caja en la que fue traído el gatito al hogar.
Esto les ayudará a empezar a conocer el olor del gatito, y trabajar como una
entrada virtual del mismo.

Luego, tenga en cuenta separar al gatito
nuevo y a los gatos adultos durante los primeros días, quizás una semana. Será
especialmente importante que no permita que el nuevo gatito sea intimidado por
los gatos adultos, para lo cual deberá vigilarlo y salir a defenderlo si parece
estar en riesgo de un ataque.

Tampoco ignore a su o sus gatos 
adultos, dándole toda su atención a su nuevo gatito. Esto sólo logrará
que la situación de conflicto se torne perpetúa. En su lugar, dése tiempos
para jugar sólo con el gato adulto.

Por ejemplo, podría permanecer una hora
completa con su gato adulto, mientras que su pareja pasa una hora con el gatito
pequeño. De esta manera, el gatito tendrá mucha atención especial, pero eso
no quietará que el gato adulto también la tenga, por lo que ninguno de los dos
se sentirán ignorados. En este sentido, no deje de tener en cuenta que la razón
por la qué el gato adulto no aprecia a los nuevos gatitos, es por el temor de
que ellos les quiten la atención de sus dueños.

Luego de aproximadamente una semana o diez
días permita que, lentamente, el gato adulto y el pequeño se pongan en
contacto, siempre con su supervisión y por espacios de tiempo cortos, los
cuales deberán ampliarse cada día más, y cada vez con menos supervisión.
Deje que se huelan el uno al otro, tal vez en los primeros momentos haya roces,
pero no siempre se atacarán.

Recuerde que ellos necesitan conocerse el
uno al otro, y en algunos casos se podrá dar la situación de que ciertas
hembras mayores toman el cuidad de los gatitos, como si fueran sus hijos. Se
podría dar el caso en que algunos gatos adultos nunca aprecien al nuevo gatito,
por más tiempo que pasen juntos, aunque esto es lo menos común.

También podría ayudar que vaya
acondicionando progresivamente a su gato adulto, por ejemplo haciendo que
siempre que le muestra al pequeño gatito, le de también algún convite, como
trocitos de atún. Esto generalmente funciona. De esta forma, su durante dos
semanas, siempre que sale el gatito, se le da al mayor unos trozos de atún, su
gato comenzará a asociar el placer de la comida con el nuevo gatito por lo que
lo podrá apreciar cada vez más.

Así con el paso del tiempo, él se
acostumbrado al gatito, y el gatito se acostumbrará a él. El proceso podrá
ser lento, pero los resultados serán maravillosos.