Home > Amor y sexo > Pareja

Divorcio y Separación

A quien corresponda

Es motivo de la presente tratar de explicar lo extraño de mi comportamiento durante nuestra cita...

Estimada señora:
 

Es motivo de la presente tratar de explicar lo extraño de mi comportamiento durante nuestra cita. Y pedir las disculpas que corresponden para el caso.
 

Sucede, respetable señora, que si bien fue muy agradable tratarla, yo estaba esperando encontrarme con otra persona.
 

Hoy puedo afirmarlo. Porque aunque UD. diga lo contrario, después de analizar las respuestas que dio a mis preguntas, (que espero no halla tomado como inquisidoras), puedo asegurarle que era otra a la que yo esperaba.
 

Debo reconocer que es UD. una mujer muy hermosa. Pero de una belleza tranquila, relajada. Esa belleza que consiguen las mujeres maduras, aplomadas… En cambio, la persona que yo aguardaba, es también muy bonita, pero con otro estilo. Un estilo algo provocador, más… sensual. Ninguna duda que UD. es más elegante. Ella quizá sea algo vulgar, pero muy sexy.
 

Evidentemente es UD. de un temperamento equilibrado, seguramente forjado en fuertes experiencias que ha sabido canalizar en forma positiva. Ella, por el contrario, es como un cuento de Andersen: infantil, agresiva, directa.
 

Es cierto: tienen el mismo color de ojos. Pero los suyos trasmiten serenidad y prudencia, mientras que en los de ella se descubre una mirada audaz, casi insolente.
 

Sus dientes, señora, muestran el tratamiento de los ortodoncistas caros: blancos, parejos. Esos que permiten mostrar una sonrisa segura. Tranquila como un manantial... Los de ella no. Eran algo desparejos. Las paletas muy grandes. Pero su risa era una inmensidad de carcajadas, un océano de alegría…
 

¡Por favor, señora! ¿Cómo supone pueda creer sea quien yo esperaba? Jamás hubiera ella hablado a favor del capitalismo como UD. lo hizo. Ella es fanática del Che. ¡Si hasta duerme con una remera que tiene un dibujo de su cara!
 

Y por último, si algo confirmó mi sospecha, fue cuando le pedí a UD. que cantara “Ni el clavel ni la rosa”. Cualquier letra de Leonardo Favio ella puede cantarla sin cometer un solo error. Es su ídolo.
 

Por eso, señora mía, aunque lleve los documentos que certifican haber nacido el mismo día y en el mismo lugar, yo puedo asegurarle que UD. no es ella.
 

Lamento si en algún momento pude resultar mordaz o ridículo con mis preguntas. Pero era la única manera que tenía para confirmar su identidad. Después de veinticinco años, las personas cambian. Se arrugan, engordan…Sé que a ella debe haberle sucedido algo así. No obstante, podría reconocerla a pesar de todo. Porque nadie conocía su interior mejor que yo. Y el interior no cambia.
 

No sé si después de nuestro encuentro la seguiré buscando. Creo que la perdí para siempre. Pero de lo que estoy seguro es que por siempre guardaré el recuerdo de esa mujer que conocí cuando tenía veinte años, a la que amaré infinitamente.
 

Querida señora, ha sido un placer haberla conocido. No le quepa duda que es UD. una dama de la cual podría enamorarse cualquier hombre. Lástima que yo ame tanto a otra
 

Atentamente

Gustavo Mendoza


P.D. Seguramente tampoco era yo a quien UD. esperaba

Si quieres aprender a escribir, inscríbete ahora gratis en nuestro Taller Literario haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

¿Por qué utilizar PayPal?

¿Por qué utilizar PayPal?

¿Realizas compras online? ¿Todavía no estás utilizando PayPal? Mira el video, y chequea porque deberás comenzar ahora mismo…

Cómo escribir la mejor carta de amor

Cómo escribir la mejor carta de amor

En busca del amor soñado, una carta de amor puede ser decisiva en nuestros propósitos. Conozca todos los secretos de este arte, que jamás morirá.

La olla a presión: Todos los trucos

La olla a presión: Todos los trucos

La olla a presión produjo, en el momento de su aparición, un efecto similar al del horno de microondas. Desconcierto, desconfianza y extrañeza, al tiempo que un cierto temor ante su empleo.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: