A mis cuarenta

Yo creo que los años se me fueron volando...

Yo creo que los años se me fueron volando,

hacia otras latitudes, más claras y propicias.

Se engancharon detrás de una bandada de olvidos

que volaba, migrando a un norte inexistente.

Me dejaron en sus nidos

embriones de otros años.

Se cansaron de esperar

que pisara al fin las juntas de las baldosas,

que asistiera al funeral de mis juguetes,

que dijera pido gancho, y me pusiese los largos.

Y comenzando a volar gritaron hacia abajo:

“si no venís con nosotros te vas a quedar solo”.

Pero nadie podrá convencerme de que se fueron mis años,

para mi que me están esperando en otra parte.