Home > Tus raices > Nostalgia

Nostalgia

Yo Quiero a Lucy... yo también

La historia de Lucy es parte de nuestra historia. Ese ama típica de casa, cholula por definición y enfrascada en un mundo lleno de gente común, casada con un cubano llamado Ricky Ricardo, eterno perseguidor del éxito cada vez más lejano... pasaron 40 años, pero todo vuelve.

Las aventuras de Lucy y su amiga-vecina, Ethel Mertz, tratando de llegar a la fama a través de participación en publicidades, de vestirse en caros tapados de piel, de ser parte de Hollywood, etc, son clásicos de esta serie que lejos de la exageración, fue y es un hito de la televisión en toda su historia.

Su contenido, más allá de lo atractivo de la trama, se convirtió en un símbolo de la institución del matrimonio del sigo XX, ver si no a Lucy besándose apasionadamente con su marido en la campaña “Think Diferent” de una famosa marca de computadoras, junto a Charles Chaplin, Chrchil Hitchcock y Einstein, todos personajes destacados por su innovación de pensamiento.

Y como siempre pasa, el tiempo agranda los buenos momentos. Hoy a 40 años de “Yo Quiero a Lucy”, la serie sigue siendo un momento de inflexión en la vida de millones de personas en todo el mundo, y es recordada como el inicio de una manera de hacer televisión, pero por sobre todas las cosas, como una marca imborrable en la rutina de cada uno que la haya seguido.

¿Qué mujer no sintió alguna vez, que su marido la subestimaba? Ese fue el punto fuete de la serie: muchas personas se identificaban con los protagonistas y se veían dentro de la historia, sentían que alguien estaba contando lo que sentían.

Para 1949, Lucille Ball, se había casado con DESI Arnaz, un músico cubano que emigró a Estados Unidos y tenia un programa de radio titulado “MI marido Favorito”, la CBS, le ofreció entonces, llevarlo a la televisión, pero Lucy, puso como condición sine qua non, que el papel de su marido, lo interprete quien fuera su verdadero esposo.

Los directivos de la cadena, le replicaron diciendo que no era creíble que una mujer con costumbres tan norteamericanas, se casara con un cubano que ni siquiera sabia hablar ingles. Persistente como pocas, Lucy, decidió emprender una gira con su marido, perfeccionando la obra y buscando lo que por fin llegó: un llamado desde Nueva York pidiéndoles que grabaran un piloto.

La respuesta de la pareja, condicionó a los interesados a que el programa se grabara en Hollywood y se transmitiera vía material fílmico (no existía el coaxil), y escenas corridas a tres cámaras, para poder tomar todos los detalles sin cortar toma por toma, siguiendo una idea de Desi y el director fotográfico de la “Momia”, Karl Frund.

Otra invención de este grupo de trabajo, consistió en la participación del público en la transmisión del material, simulando un “falso vivo”, una idea que luego fue vendida a otros programas. El alto interés de la cadena televisiva, permitió a Lucy y su pareja, crear su propia Productora llamada Desilú.

La historia tenía el siguiente formato: Lucy era una mujer que adolecía de talento, Ricky era un “supuesto” hombre exitoso. La pareja reflejaba lo que por ese entonces, todos los matrimonios hacían en la época posguerra: consumir cualquier producto de moda, comprar una casa, pelear, tener hijos, vivir en una zona residencial, etc.

Ante lo simple y popular de la historia, a la CBS no le quedó más que dar el sí. Todo quedaba a gusto de Desi (no muy destacado actor, pero un gran empresario) y de Lucy (una gran comediante). El éxito llegó inmediatamente, y con él, la fama y el dinero. El siguiente paso fue la creación de los estudios RKO, en donde se producirían series como “Star Trek”, “Misión Imposible” y “Los Intocables”.

La aparición de estrellas como Rock Hudson, Orson Welles y William Holden fue consecuencia de la mudanza de los Ricardo a Hollywood, con la excusa guionada de la participación de Ricky en una película. Ese fue el capitulo final, el número 179 en 1957.

A partir de julio de este año que finaliza (2001), la señal de cable Uniseries, puso en pantalla nuevamente a este sitcom (un formato creado por esta serie), con la idea de renovar el fanatismo de quienes la vivieron a mediados de este siglo.

La idea, según los directivos de ese canal, es mostrar a modo de documento sagrado, como una pareja de personas, hicieron cambiar las costumbres de la televisión y llevaron al mundo su creatividad por estar adelantados varios años al resto.

Junto a “Yo Amo a Lucy”, otra serie transgresora de aquellos tiempos: “Los Beverly Ricos” que muestra también, la ingenuidad de las personas de los ´60 en contraste con las revoluciones que se vivían por esos días.

La televisión era una burbuja alejada de la realidad. Las comedias escapaban del contexto y separaban al mundo en dos, la ficción y las noticias, algo que en la actualidad ya no ocurre: los noticieros son novelas encuadradas en hechos concretos.

Otro de los hitos que “Yo quiero Lucy” ofreció a la memoria de la televisión, fue el capítulo en que ella, tuvo a su hijo, luego de un tiempo en que ella estaba embarazada, una idea que revolucionó al mundo, que en aquella época, no admitía que una mujer a punto de parir fuera parte de una línea argumental.

Los directivos y sponsors de la serie, intentaron negarse a semejante atrevimiento, pero todo terminó el día en que Lucy, tuvo a su primer hijo en cámara, el mismo día en que en la ida real, Lucille Ball tenia a su hijo por cesárea. El éxito de ese capitulo, estuvo reflejado en las 44 millones de personas que lo vieron (en Estados Unidos había sólo 50 millones de televisores en esa época).

El poder de la figura de Lucy, eclipsó a grandes figuras del espectáculo, y la política y demostró al mundo que el poder de una ama de casa, no debe ser tan subestimado..

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

QUÉ BELLO RECUERDO !!!

Por FELICETTA


Mas notas del autor:

La Redacción

¿Qué hacer para ganar dinero desde casa?

¿Qué hacer para ganar dinero desde casa?

Te presentamos una variedad de trabajos que puedes realizar el tiempo que tu desees y dispongas para ganar dinero desde la comodidad de tu hogar….

Por qué los comics gozan de aceptación universal

Por qué los comics gozan de aceptación universal

Arte para algunos, negocio para otros, las historietas o comics atrapan a la gente, representando y simbolizando sus ideas y fantasías. Humorísticas por lo general, políticas muchas veces, son parte de la cultura, y la historia, de todos.

Cinco consejos para protegerse en sus transacciones económicas

Le ofrecemos algunas sugerencias para manejarse con seguridad en el complejo sistema financiero

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: