Home > Familia > Padres e hijos

Límites y rebeldía

Yo le digo blanco, y él le dice negro, y los límites, ¿dónde están?

“Allá está otra vez, sentado frente a la maquina de los videojuegos, ¿Acaso no le dije que vaya a hacer su tarea?, Dice la madre, con un brazo en la cadera, y los ojos apuntando ferozmente hacia el padre. El parece estar mas compenetrado en el noticiero de la tele, pero estuvo escuchando cada palabra de la discusión.

Apagando la televisión, el padre le dice a su esposa, irónicamente, “Y bueno, si fueras un poco más firme, seguro que te ignoraba mucho más”.

No era esa exactamente la respuesta que la madre estaba esperando, y él lo sabía. Ella lo necesitaba para que le dé una mano con el problema. Pero a él lo enfadó que ella fuera tan dócil con su hijo. Y él estaba cansado luego de un largo día en el trabajo. Primero tuvo que contener a los clientes, y ahora, en su casa, a su esposa.

“¿Cuál es el problema?”, dijo ella irónicamente, y a la defensiva “¡El no es el único que no está haciendo su tarea!“¿Por qué él siempre la culpaba por el comportamiento de su hijo?

Si él hubiera estado mas compenetrado en estos asuntos, y hubiera tomado un rol más activo en sus funciones de padre, ella no debería hacer siempre el trabajo sucio. Realmente odiaba sentirse como la única responsable, todo el tiempo. “Bueno, ¿te vas a quedar ahí parado o vas hacer algo al respecto?

El padre estaba a punto de lanzar otro ataque verbal cuando vio a su hijo observándolos desde su “refugio”. En la pantalla del televisor conectado al videojuegos, se podía observar un auto estrellándose contra una pared. Buena metáfora, pensó él. Otro choque y se quemaba todo.

“Vos recordaras que, en la escuela, el terapeuta familiar dijo que los chicos no siguen las reglas porque habitualmente estas no son claras”, dijo el padre. Esas palabras lograron calmar la creciente tensión de la madre, y el rostro de ella comenzó a exhibir mas tranquilidad. O tal vez solo se trataba de agotamiento.

Los roles en la familia son un desafío. Por eso ambos estuvieron de acuerdo en concurrir a reuniones con terapeutas familiares. Al principio, el padre no estaba convencido sobre su conveniencia, pero sabia que ambos estaban perdiendo terreno en sus rol de padres. Y tal vez como marido y esposa.

La madre se acercó al marido, puso su brazo junto al suyo, como sintiendo la inseguridad que el tenia respecto a las relaciones familiares, y señalo, “El consultor familiar dijo que tenemos dos funciones. Ser los conductores y el modelo para nuestros chicos. Si nos unimos en nuestra tarea, nuestro hijo no podrá ‘dividir y reinar’. Tenemos que ser claros respecto a lo que esperamos de él.

Con un ligero apretón de manos de la madre, muestra de tregua y unión, el padre comenzó a revolver las cosas de la cocina en busca de los papeles que le había dado el consejero familiar de la escuela la semana pasada. Aquello le recordó que ellos tampoco habían hecho sus deberes.

Tal vez si lo hubiesen hecho, hoy en día no tendrían estos problemas. Finalmente, hallo los papeles, busco rápidamente la parte donde se enumeraba como “marcar reglas”, y se las leyó en voz alta a su esposa.

“Aquí dice que las reglas mantienen a la familia unida”. Se detuvo por un momento, e hizo un contacto visual con su esposa. Sus ojos mostraban la confusión y vergüenza que sentía. “Elija las recompenses y castigos que esta dispuesto a hacer cumplir. Señálele claramente a su hijo estas reglas. Y compruebe que las haya entendido todas.

Luego de una rápida reunión secreta, la madre y el padre decidieron cuando querían que su hijo termine su tarea. Llamaron al chico a la cocina, y este mirándolos hacia abajo y delante en forma confundida y temerosa, les dijo “¿Que?”, de manera desafiante, ignorando la situación.

El consejero escolar había dicho que aquello era una manera de enredar a los padres en una discusión de forma tal que el pudiera manejar la situación.

El padre, muy seriamente, le dijo, “Tu madre y yo hemos decidido que cada noche, después de la escuela, te dirijas directamente a tu cuarto, te sientes en tu escritorio, y realices tu tarea. No habrá mas videojuegos hasta que la hayas terminado. Podrás salir para pedir ayuda o para tomarte un corto descanso, pero luego volverás rápido a terminarla”.

Su hijo trató de disuadir a sus padres nuevamente, diciendo cosas como “ustedes no entienden” y “esto no esta bien” para ver si aun los podía separar. Pero ellos tuvieron en cuenta los consejos del terapeuta. Les costo mantener sus palabras, pero se apegaron a su decisión.

Su hijo dijo a regañadientes “esta bien!” y camino lentamente a su cuarto para hacer su tarea, mientras el videojuego quedaba encendido.

Entonces el padre observó en la pantalla de la tele que un camión de reparaciones había llegado para levantar el auto que se había estrellado contra la pared, mientras el equipo de los boxes comenzaba a repararlo. Hora para hacer algunas reparaciones en esta familia también.

La madre le dijo al padre que estaba muy alegre de haber comenzado a poner en practica las enseñanzas del consejero.
Afirmo sentirse alegre, ya que creía haber cumplido con la tarea de esta semana, pero que debían volver a concurrir a la próxima reunión escolar mañana por la noche. El padre estuvo de acuerdo. Sin dudas tendrían algo para contar en esa reunión. Algo exitoso y esperanzador.

Cuando los padres no están de acuerdo en como criar a un chico, y especialmente en como poner límites, es casi imposible encontrar una solución. Con el tiempo me entienden, y comprenden que el problema fue haber estado un largo tiempo sin moverse de esa situación.

Esto suele pasar sobre todo en casos de divorcio o de familias separadas. Alí, las parejas están mas interesados en pelearse con el “otro” por las cosas mal hechas en el pasado, que en comenzar a compartir la responsabilidad sobre sus chicos, algo que ellos necesitan de forma urgente.

Será necesario que hagan la promesa de aparecer rígidos y severos, sacrificando algunos pedidos de sus hijos para mantener a la familia en forma estable y cooperativa.

Pero existen algunas tácticas. En los momentos en que los padres no se ponen de acuerdo, aparecen las algunas soluciones complejas: 

La primera se llama "reglas sobre ocupantes ilegales". Uno solo de los padres debe encargarse de mantener la disciplina, sin que nada ni nadie le interfieran. Este trabajo es bueno para los que tienen hijos que manejan como nadie la rutina del “divide y reinarás”. Con esta rutina, los chicos, que pueden ser o no los causantes del problema, tratan de salirse de los problemas, trasladándoselos a sus padres, para que estos se peleen entre ellos.

¿Por qué? Porque ellos han aprendido el feo arte de manipularlos haciéndolos pelear entre ellos, y de esta forma apartarse del problema. Solo los padres que han reconocido esta rutina en sus hijos pueden usar este tregua de manera efectiva.

La segunda solución se llama "Equipo de disciplina". Alí, un padre solo puede asumir el control de la disciplina solo cuando el primero da señales de ayuda. Como en algunos juegos deportivos, basta una señal de uno hacia el otro para que pueda subir al “ring”.

En ese momento, el otro padre se hace cargo de la discusión, pero tampoco debe haber interferencias del padre que se “bajo del ring”. Esta solución solo sirve cuando los padres reconocen la necesidad de una mayor cooperación, pero no puede solucionar los viejos problemas que arrastran entre sí.

La tercera solución se denomina "Dos cabezas piensan mejor que una" En este caso, ninguna decisión se toma sin la consulta y conformidad del otro.

Si no están de acuerdo, la decisión no se toma. Esto frenará de inmediato a los chicos que aprovechan las peleas entre los padres. Ayudará mucho a los padres que desean trabajar juntos, pero tienen dificultades respecto a como comenzar ese trabajo.

A la cuarta solución la llamo "Bajarse del subibaja " Usted habrá visto los subibajas en las plazas. Tienen una larga tabla con asientos en sus extremidades, que se mueve hacia arriba y hacia abajo a través de una barra intermedia.

Los padres que se pelean entre sí, son como dos chicos jugando en el subibaja. Empuje hacia abajo uno de los lados, y el otro se irá para arriba. Vuelva ese lado hacia abajo, y el otro subirá.

Los padres que no se ponen de acuerdo, están enganchados en un movimiento oscilatorio que se torna perpetuo. Y es muy difícil terminar de jugar al subibaja, especialmente después de años de práctica.

Esta solución es para padres que sinceramente desean parar el ritmo del subibaja en sus relaciones, pero no pueden conseguir que el otro se baje del juego.

Requiere que quién desee bajar, se mueva hacia el centro del subibaja y se aleje de su posición extrema. Si su marido es demasiado dócil con los chicos, sea mas permisiva y verá como cómo él se hace más autoritario. Si es muy duro, fije algunos límites firmes y él será mas suave.

Su pareja no puede ayudarle a empujar desde extremo, más aún si no es el que ha elegido originariamente. En todo caso, estarán forzados a frenar el subibaja y mantenerse en la misma posición.

El quinto truco se llama "El Método de resoluciones de problemas de Ben Franklin" Se dijo siempre que Ben Franklin, un norteamericano patriota y hábil hombre de negocios, cuando no podía tomar una decisión, tomaba un pedazo de papel y dibujaba una línea por el centro.

Entonces ponía todas las razones de una decisión de un lado del papel, y todas las razones contrarias a ella en el otro. El lado con las mayores razones, ganaría.

El éxito de este método es la confianza en la lógica y los hechos antes que en las emociones... área particularmente peligrosa en las parejas que pelean. Pero solo funcionará con los padres que poseen experiencia en cooperar con su pareja, aunque se quedan apegados a emociones propias.

La sexta solución se denomina "Tirar la moneda". A veces los padres, incluso los que cooperan entre sí, no pueden legar a un acuerdo. La mejor opción aquí es no tomar ninguna opción. Pero cuando ello no fuera posible, yo sugiero a los padres que simplemente tiren la moneda.

Uno de los padres elige una cara y la arroja al aire y, de acuerdo al lado que salga, se tomará la decisión final. Por supuesto, a menudo me río cuando propongo esta solución, pero si la quieren usar, cada uno de los padres tendrá un 50 por ciento de probabilidades de ganar. Y sé fehacientemente que en un alto porcentaje los padres optan por este sistema para decidir la solución que tomarán.

El humor es una habilidad importante en las negociaciones de pareja. Cuando estas toman sus roles demasiado en serio, pierden la perspectiva de lo que están intentando lograr, y la guerra entra en erupción. Hoy en día, las familias experimentan mas tensión que en el pasado.

Por ello, el humor y una actitud flexible es crucial para la cooperación. Esta solución solo funciona con padres que generalmente cooperan entre sí, pero de vez en cuando se apegan demasiado a sus decisiones.

Estas seis soluciones cubren todas la gama de situaciones donde las parejas pueden discrepar entre sí. Si no funcionan, concurra a un terapeuta familiar que le ayude en sus decisiones. De otra forma, la guerra continuará. Y como en las guerras reales, los niños a menudo son inocentes de las causas que las generan.

 

 

 

Viviana Vergara

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Limites a los adolescentes....................

Por LOLE23


yo digo blanco, y el dice negro, y los limites,¿donde estan?

Por ANTONIO SEGURA VAZQUEZ


YO DIGO BLANCO Y EL DICE NEGRO

Por NEKANE


Buenisimo

Por MARILUNA


Mas notas del autor:

Viviana Vergara

Adolescentes: La batalla por el poder

Adolescentes: La batalla por el poder

La pre-adolescencia es una etapa de buscar el control sobre todo lo que está alrededor, incluyendo los padres. Sepa cómo reaccionar.

¿Los cuentos son malos para los niños?

¿Los cuentos son malos para los niños?

 Los cuentos infantiles que nos contaban en nuestra niñez, ¿fomentan la discriminación?

Madres que compiten con sus hijas

Madres que compiten con sus hijas

Muchas veces suele ocurrir que las madres de hijas adolescentes comienzan a copiarlas. ¿Será tu caso...?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: