Home > Tus raices > Nostalgia

Nostalgia

Ya no vuelan tantos barriletes...

Los juegos de niños de la década del ’60, distan mucho de los que desarrolla un niño de fin de siglo. La creatividad prácticamente ha sido dejada de lado por la computadora y es más factible encontrar un chico enfrascado en una dura batalla virtual, que intentando perfeccionar el sistema de “tiros” de un barrilete por él fabricado.

La década del ’60 tuvo como característica principal el desarrollo de juegos artesanales, manuales y de ingenio. Cualquier elemento que cayera en manos de un niño podría servir para dar origen a un juego. Las carreras de chapitas en los cordones de las veredas, las rueditas “de penicilina” que se adaptaban a los autitos plásticos para lograr mayor velocidad, los festejos de San Pedro y San Pablo con quemas de cardos en esas fechas, la colección en álbum y juego de figuritas, la construcción de barriletes para remontar con los infaltables vientos de agosto, son sólo una muestra de la forma en que los niños ocupaban su tiempo por aquellas épocas.

Abordando uno de esos juegos puntualmente, la construcción de un barrilete, significaba en principio el conocimiento suficiente como para diferenciar una caña seca que mejor se adaptaría para el objetivo. Luego se elegía la forma que tomaría la creación que variaba desde un humilde “cuadrado” hasta una orgullosa “estrella” o “Granada”, para las que era necesario la utilización de cuatro cañas.

Una vez construido el “esqueleto” del barrilete, seguí a la elección de un papel adecuado, cuanto más vistoso mejor y allí también jugaba importante papel el ingenio, porque a partir de la combinación de colores, resultaba más atrayente el resultado.

Pero allí no terminaba el trabajo, había que colocar los “tiros” con una precisión milimétrica, para lograr el vuelo impecable y luego finalizaba la obra con la elección de “la cola”, para lo que generalmente se recurría a alguna sábana en desuso que siempre una abuela guardaba en el ropero.

Finalizada esa operación, que generalmente demandaba una o dos tardes, con una madeja de hilo “choricero”, remontaba la creación del ingenio de los pibes en algún baldío de cualquiera de los barrios de la ciudad.

Hoy si vemos un barrilete volando, seguramente es uno construido en forma industrial y en lugar de cañas su estructura es de PVC y ni siquiera es de papel, ya que normalmente vienen hechos en nylon y con figuras y leyendas que nada tienen que ver con nuestro folklore o idioma.

La ciudad ha crecido tanto que tampoco hay baldíos suficientes y es necesario salir a los alrededores o a algún camino vecinal para cumplir el rito de remontar el barrilete. Pero a esta altura, son muy pocos los chicos que utilizan este juego, porque como expresé al principio, los chicos han reemplazado su creatividad, para dar paso a su ingenios de luchar con monstruos virtuales en la computadora.

Quienes crecimos en aquellas décadas, observamos con nostalgia los cambios y nos preguntamos qué será lo mejor, si adaptarnos a lo nuevo olvidando lo viejo o si podríamos lograr un equilibrio entre una y otra cosa.

 

Oscar Alfredo Mario
Periodista

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Oscar Alfredo Mario

Antes eran figuritas, ahora ... son tazos

Antes eran figuritas, ahora ... son tazos

¿Te acordás de la "tapadita"...?

Antes, ¿era mejor?

Antes, ¿era mejor?

“Todo tiempo pasado fue mejor”... reza un dicho popular con el que seguramente no muchos coinciden, mientras que otros, los más nostálgicos los aceptarán a pié juntillas...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: