Home > > Viajes y turismo

Destinos turísticos

Una visita al Louvre

Si piensa visitar París, no puede dejar de concurrir al Louvre, el museo de arte más grande del mundo. En esta nota, su historia, su presente, y algunas sugerencias para realizar la mejor de las visitas.

Este impresionante museo, sin dudas uno de los más famosos del mundo entero, se encuentra a lado del río Seine, y contiene una gran cantidad de obras de arte, las cuales significaron un antes y un después en la historia de la pintura y la escultura. Entre otras podríamos citar la “La última cena”, y la “Mona Lisa” de Leonardo da Vinci, y las esculturas “Victoria con Alas” y “Venus de Milo”.

 El lugar donde se aloja el museo, fue inicialmente una fortaleza real, y, muchos años más adelante, se convirtió en el palacio del Rey de Francia Philip I.

En efecto, si usted se pregunta por qué los pasillos de esta construcción son tan anchos, es justamente por que el Rey y sus hijos los utilizaban para poder montar a caballo, y trasladarse de esta forma a través de su gran cantidad de vestíbulos y habitaciones. 

 El Louvre, es en realidad una gran cantidad de construcciones realizadas a través de trescientos años, todas ellas unidas entre sí, y fue agrandado y adornado continuamente por varios reyes franceses.  Actualmente, miles de cuadros adornan sus elevadas paredes, cientos de estatuas se elevan por sobre sus brillantes suelos, y decenas de tesoros artísticos ocupan los cientos de cuartos de este palacio. 

Con todo, nadie está completamente seguro de dónde sale su nombre, “Louvre”, aunque se piensa que probablemente proviene de la palabra del latín, Lupara.

 Son de tal magnitud y valor las obras de arte que contiene este museo, que durante ambas Guerras Mundiales, la Primera y la Segunda, el gobierno francés tomó todos los objetos artísticos que allí se encontraban, y los ocultó en un lugar secreto, a resguardo de las bombas, los ataques y los robos. Este lugar continúa sin saberse, y todavía se mantiene en secreto, por si fuera necesario utilizarlo otra vez.

La mayoría de las estructuras que se levantaron para darle forma al museo, siguen el estilo del Renacimiento Francés. En 1546, el Rey Francis I designó al arquitecto Pierre Lescot para erigir el ala oeste del complejo. Y el Louvre fue creciendo a medida que las colecciones reales aumentaban en cantidad.

La Grande Galerie fue terminada bajo el reinado de Henry IV y, en 1624, Louis XIII contrató a Jacques Lemercier para que hiciera más extensiones al mueso. Para 1667, fue diseñada la majestuosa façade este, por el arquitecto Claude Perrault.

 Durante todo el siglo diecisiete, el Louvre continuó expandiéndose y sumando más obras. Las incorporaciones más significativas durante ese período, fueron por parte de grandes artistas holandeses y flamencos. En 1725, la Academia Francesa de Pintura y Escultura llevó a cabo una gran exposición de arte en el Salón Carre del Louvre.

La escuela situada en el mismo Louvre, comenzó a realizar sus exposiciones anuales en los salones de este museo. Napoleón I aumentó también el estatus del museo, cuando incorporó una colección egipcia.

 Finalmente, el museo fue terminado, en su totalidad, bajo el dominio de Napoleón III. A partir de 1848, se convirtió en propiedad del Estado francés, pero, desde entonces, tampoco ha dejado de aumentar su colección, y de hecho mucha gente deja objetos muy valiosos como forma de obsequio o legado al mueso.

 En 1981, el presidente Francois Mitterrand llevó adelante un nuevo proyecto denominado  "Le Grand Louvre". Este plan, incluía una extensión y una remodelación completa del museo. Actualmente, una ilustre pirámide de cristal Pei, marca la nueva entrada al museo.

Allí dentro, se pueden observar todo tipo de antigüedades griegas, romanas, orientales y egipcias, junto con esculturas medievales y cuartos repletos de objetos y decoraciones del Renacimiento, así como cientos de pinturas modernas. Algunas de las estatuas más famosas del mundo, como la "Victoria con Alas" o la "Venus de Milo", también se pueden observar en el Louvre.

Los techos del museo están decorados con mosaicos, pinturas y tallados. Algunas de sus cerámicas, datan de 5.000 años atrás. Varias de sus extraordinarias pinturas francesas, son tan enormes que no cabrían en las paredes de nuestros hogares. Muchas pinturas tienen un significado religioso, como "La balsa de la medusa" y "La última cena", y casi todos los visitantes que las han observado, describen esta experiencia como la de un vuelo espiritual.

 Antes, durante, y después de su visita al Louvre, no deje de tener en cuenta que se podrían pasar meses enteros dentro de este maravilloso museo, y aún así no poder verlo todo.

 Si está planeando una visita, también le aconsejamos llegar allí bien temprano, para evitar hacer colas detrás de la enorme muchedumbre, -proveniente del mundo entero-,  que aguarda en las puertas, y no ser muy molestado por el flujo constante de gente que recorre el museo durante todo el día.

 

 

 

 

 

 

 

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Recetas económicas para comer sano y rico

Recetas económicas para comer sano y rico

¿El dinero no te alcanza hasta fin de mes? Estas recetas solucionarán tu dilema económico-culinario...

Cómo mostrar interés sin parecer desesperada

Cómo mostrar interés sin parecer desesperada

“¿Acaso parezco demasiado interesada?” Basta de dudas. Aprende a seducirlo sin que todo el mundo se dé cuenta

El lenguaje de los perros: señales que calman

El lenguaje de los perros: señales que calman

En lugar de ignorar su lenguaje e intentar imponer uno nuevo, ¿por qué no intentamos comprender el lenguaje de nuestros perros?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: