Home > Familia > Padres e hijos

Tu bebé

Una mujer de 50, un hombre de 60, sus vacíos y sus prejuicios (segunda parte)

¿Puede un abuelo adoptar un niño?

La vecina estaba furiosa contra el país, contra los jueces, contra el Consejo de la Minoridad, me decía: “Son unos ignorantes. ¿Acaso no saben que la vejez se prolongó diez años?

Ya hay nonagenarios y centenarios ¿Acaso no saben que con las terapias génicas van a poder combatir el cáncer, la diabetes ? ¿No miran TV., no la ven a Nacha Guevara, a Soledad Silveyra, a Graciela Alfano, a Mirtha Legrand ?

Con todas las horas que estas mujeres dedican por día a su entrenamiento físico, a su belleza, no me digas que ellas no podrían criar un bebé, con la salud y la energía que tienen. El mundo ha cambiado y los jueces no lo vislumbran.

Diez años de nuestra vida perdidos, por no poder adoptar un bebé, con todos los chiquitos que se ven en la calle, muertos de hambruna... En este momento, si nos hubieran permitido adoptar un bebé, tendríamos una nena de 10 años en nuestro hogar, y en 5to. Grado. ¡Estos jueces que viven en otro siglo...!”

Hay muchas personas, como mi vecina y Mariela, que no aceptan como propia la responsabilidad ante los actos equivocados de su vida, y ponen el problema en los otros, “por el país, por los jueces, por el psicólogo no hice lo que tenía que hacer... en aquel momento...”

Hay tantas Marielas que no encuentran un verdadero sentido a su vida, llegan a casa y el único ser vivo que las espera es su mascota, el perro, el gato, o la tortuga; se pierden la oportunidad de funcionar como mamás y de ser importantes para alguien, por sus miedos y sus prejuicios que no les permiten internamente adoptar a un chico mayorcito.

Pero en cierto sentido, debo confesar, la protesta de mi vecina en cuanto a la salud de los seres humanos era real, dado que existe la medicina preventiva y los medios económicos, que les permite a algunas personas privilegiadas practicarla.

Pero lo que esta abuela furiosa no sabe es que hay muchos chiquitos mayores para adoptar, y que los juzgados de familia intentan entregarlos a personas de cierta edad.

Los jueces y el Consejo de la Minoridad no quieren que estos chicos crezcan en los institutos de menores, y saben que sería maravilloso –tanto para los niños como para los adultos- si consiguieran un hogar para crecer sanos tanto psíquica como físicamente; no importa si esta familia está formado por una abuela y su hija, por una mujer sola, por un hombre solo, por dos abuelos jóvenes.

Obviamente, los juzgados de familia, piden diagnósticos exhaustivos de la familia a la cual se le va a entregar el menor.

En los juzgados de familia he observado casos realmente mágicos : chiquitos desvalidos, con miradas tristes, o chicos de la calle, que de pronto florecen en un hogar.

Chicos que eran mediocres, en la escolaridad, y que cuando son adoptados y se sienten amados, empiezan a adquirir conocimientos con una rapidez increíble.

Lo observé en una nena de la calle que había sido abandonada en Retiro, y fue adoptada por una pareja sexagenaria, y que en pocos meses saltó de tercero a quinto grado. Cuando la vi, seis meses después, estaba resplandeciente.

No puedo olvidarme de los cambios que se producen en estos chicos, esos ojitos acariciadores, sin vida, suplicantes, pasan a ser vivaces. Esa actitud de agobio, con las espaldas encorvadas, después de un tiempo se los observa derechitos, con su autoestima elevada. ¡Sienten que por fin son importantes para alguien!

Hay una película que me conmovió hasta las entrañas : El Hombre De Las Máscaras. Es una película china, y relata cómo un hombre, transitando la última etapa de su vida, tiene la necesidad vital de adoptar un nieto.

Se las contaré la próxima semana...

 

 

 

Dora Kweller
Psicóloga

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

UNA MUJER DE 50 , UN HOMBRE DE 60, SUS VACIOS

Por AMIGUIN


una mujer de 50, un hombre de 60,sus vacios y sus prejuicios

Por IANIELLA


Tema muy interesante e importante

Por MAISMELA


Mas notas del autor:

Dora Kweller

El abuelo y su nieta... su nieta y el abuelo.

El abuelo y su nieta... su nieta y el abuelo.

Cuando todo parece terminado, irrumpe la necesidad de un cambio que hace que la vida recomience sin importar la edad.

La emigración y las madres que se quedan huérfanas de hijos y nietos

La emigración y las madres que se quedan huérfanas de hijos y nietos

Cuando se van, ¿qué es de los que se quedan?

Una mujer de 50, un hombre de 60, sus vacíos y sus prejuicios: Primera Parte

Una mujer de 50, un hombre de 60, sus vacíos y sus prejuicios: Primera Parte

Queridos lectores, nos reencontraremos semana a semana con algunos temas que me apasionan, y este es uno de ellos : el prejuicio y los miedos que impiden a muchos hombres y mujeres enriquecerse humanamente para poder dar... y recibir...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: