Home > Vida cotidiana > Jardín

Salud y jardín

Una idea original para nuestra adultez: cuidar un jardín

Cada vez son más las personas que eligen para el retiro esta milenaria actividad, que brinda tranquilidad y paz interior al tiempo que nos mantiene ocupados y saludables. Si quiere evitar el gran número de riesgos que esta práctica trae aparejada, debería comenzar a planificarlo desde ahora, para lo que le recomendamos leer el siguiente artículo.

Nosotros y la jardinería

Cultivar una huerta como ejercicio físico

Fuerza física

Salud y resistencia

Osteoporosis

Flexibilidad

Los cambios de la edad

La visión

Caídas

Temperatura corporal

La piel y el sol

La horticultura como terapia

Nosotros y la jardinería

Al igual que nosotros, mucha gente está llegando a la etapa del retiro. En los países desarrollados existe hoy en día un números sin precedentes de jubilados, y cuando dentro de poco tiempo esta edad les llegue a los “Baby boomers” el número de personas retiradas crecerá precipitadamente.

Se estima por ejemplo que, en el año 2031, alrededor de un cuarto de la población australiana tendrá sesenta años o más.

Este crecimiento en el número de jubilados ya da mucho que hablar. Las personas de la mediana y tercera edad se comenzaron a tomar como un segmento importante del mercado, y hoy en día, se encuentran asediados por una gran cantidad de compañías de seguros, empresas de turismo, vendedores de bienes raíces, geriátricos y otro gran número de nuevos emprendimientos.

Un punto marginado pero no por ello poco importante, es el de la jardinería. Para muchos de nosotros cultivar una huerta tiene una gran importancia; un buen número de personas afirman que ese es el mejor de los pasatiempos, ya que las ayuda a relajarse y mantenerse saludables, al tiempo que mejoran la apariencia de sus hogares, aunque muchos otros tienen la huerta fuera de sus residencias.

Luego de dejar su cargo en 1981, el ex presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter, se retiro a su granja sureña a cultivar maníes. Según afirmaba, en algunas ocasiones eso lo mantenía mas ocupado que la presidencia del país.

La gran parte de las personas que abandona la actividad laboral, posee aún una buena salud y mucha vitalidad y fuerza. Además, las nuevas medicinas brindan la posibilidad de conservar esos atributos por un mayor tiempo, y se han realizado muchos estudios sobre el cuidado en la edad adulta.

Por supuesto que eso no significa que uno esté exento de los problemas que conlleva la vejez. Generalmente, esto se manifiesta en la pérdida de fuerza, de resistencia y de flexibilidad, además de inconvenientes en la visión y la estabilidad. Las temperaturas extremas también nos afectan mas que antes, y tenemos mayores dificultades con la circulación sanguínea.

También, hay una mayor incidencia de enfermedades crónica y una mayor susceptibilidad a sufrir infecciones. Sin embargo, muchos de estos problemas son prevenibles, en base a una dieta sana y al ejercicio periódico. Y si bien estos “achaques” son inevitables, podemos aprender a convivir con ellos.

Por supuesto que será lo mismo cultivar una huerta en la juventud y en la vejez. Pero el solo hecho de hacerlo trae muchos tipos de ventajas, algunas de ellas absolutamente evidentes, y otras sorprendentes. Toda actividad física contribuye a mejorar nuestra calidad de vida, y retraza los problemas del envejecimiento.

Cultivar una huerta como ejercicio físico

Quizás la ventaja más obvia de cultivar un huerto es el ejercicio físico que se debe realizar y todo lo que ello proporciona a nuestro cuerpo.

En nuestra sociedad, en envejecimiento se suele asociar a la actividad física reducida, a causa del decaimiento de nuestro cuerpo. Esto es una verdad a  medias, ya que mucho de este decaimiento tiene que ver con... la falta de actividad física, y no con algo natural.

Puede que ese fuerte dolor que está sintiendo o esa sensación de debilidad se cure solo con una simple caminata y un poco más de actividad física. (Por supuesto que esto no es así en todos los casos, pero sí en más de los que usted cree).

Verá como una vez que comience a retomar sus ejercicio corporales, estos dolores desaparecerán de forma casi mágica, rompiendo el circulo vicioso de: a mas dolor, menos actividad, a menos actividad, más dolor.

El ejercicio involucra a todo nuestro cuerpo, desde las partes que más fáciles nos son mover hasta las que más nos cuestan. Puede ser una muy buena prevención para muchos de los aspectos menos deseables del envejecimiento, y una cura si esos problemas han llegado.

Los médicos reconocen que su contribución a nuestra buena salud es irremplazable, y se les prescribe a las personas de la misma forma que un remedio. Y cultivar una huerta es una de forma totalmente válida para realizarlo.

Pero esto debe ser realizado con mucho cuidado, ya que, desafortunadamente, es este mismo aspecto (cultivar una huerta) lo que provoca muchas dolencias de los viejos jardineros, ya que mucha de las demandas físicas que requiere, deben ser tratadas con mucho cuidado, o solo lograremos empeorar nuestro cuerpo.

Fuerza física

Una cierta pérdida de la fuerza física es una parte normal del proceso de envejecimiento. Nuestros músculos y sus contracciones disminuyen a medida que envejecemos. Pero, sin embargo, responden fácilmente al entrenamiento y si se han realizado correctos ejercicios durante la vida, basta con mantener ese entrenamiento para que su fuerza y flexibilidad no disminuya.

La mayoría de las personas, los ejercita de una forma bastante más informal (corriendo la heladera, empujando el auto, cargando las bolsas del supermercado, etc.), y si bien no tendrán el mismo estado que el de una personas que se ocupo especialmente de ellos, también pueden ser mantenidos en buena forma si no cesamos nuestras actividades.

La clave para cultivar una huerta es comenzar a planear el proceso con mucho tiempo, al igual que si habláramos de nuestras finanzas o de nuestro hogar. Para ello, deberemos empezar por ocuparnos de nuestro estado físico futuro.

1. Emprenda un programa de entrenamiento bien diseñado bajo la dirección de algún profesional. Esto puede permitirle frenar la declinación de la fuerza física y otras cuestiones relacionadas.

Debe ser conducido por alguien que comprenda las limitaciones de la edad, y que conozca las dificultades médicas que podrían surgir (paros cardiacos, artritis, etc.). Todos aquellos que ya han cruzado la barrera de los cuarenta cinco deben buscar el consejo de un profesional de la salud, como un doctor, un fisioterapeuta, o un kinesiólogo antes de comenzar su programa.

2. Reajuste las tareas a efectuar en el jardín de modo de que sean apropiadas a sus capacidades físicas, delegando en otra persona las partes que le resulten inconvenientes.

3. Modifique el ambiente del jardín para reducir al mínimo la tensión física que puede provocarle el trabajo en ese lugar.

4. Invierta en algunas herramientas especialmente diseñadas para compensar los efectos de la pérdida de fuerza, al realizar tareas particulares.

5. Introduzca los ejercicios del calentamiento que pueda llegar a realizar antes de cultivar un huerto, para así asegurarse de no dañar sus músculos por trabajarlos en frío.

Estos puntos no son, por supuesto, excluyentes, sino que se pueden trabajar simultáneamente. Las opciones dependerán de su grado de experiencia, de flexibilidad financiera y de disposición personal. Todo esto debe consultarlo en profundidad con algún profesional. Para lo demás, continúe leyendo.

Salud y resistencia

El sistema cardiovascular, es decir nuestro corazón y su circulación, experimenta muchos cambios al envejecer. Sus tejidos finos se deterioran de forma natural, aunque usted haya llevado una vida totalmente sana, por lo que muchos de nosotros no podremos mantener las mismas exigentes actividades que realizábamos tiempo atrás.

Sin embargo, nuestro sistema cardiovascular responde maravillosamente bien al entrenamiento, y la circulación del corazón se mejora fácilmente mientras que (cuidadosamente) aumentamos nuestro nivel de actividades aeróbicas. Esto incluye caminar, nadar, trotar, y todo lo relacionado a renovar el oxigeno y liberar toxinas.

Estas actividades no necesitan ser “agotadoras” y a un ritmo frenético, sino que muy por el contrario deben ser realizadas cuidadosamente, incluyendo en un principio solo flexiones de brazos y piernas para los que recién comienzan.

Un ex atleta profesional adulto que lleve un constante entrenamiento, podría tener un nivel más alto de aptitudes cardiovasculares que un joven que no realiza actividad física. Y muchos de los ejercicios necesarios para un buen estado cardiovascular están presentes en las actividades necesarias para cultivar una huerta.

Las enfermedades cardíacas siguen siendo la principal causa de muerte en todo el mundo para las personas de mas de sesenta cinco años de edad. Para los individuos con dolencias cardiacas, el ejercicio puede ser la única forma de mantenerse a salvo de muchos problemas que pudieran surgirle a causa de sus dolencias. Cultivar un huerto puede, en gran medida, ayudarnos a mantenernos vigorosos y vitales.

Las enfermedades cardíacas pasan a menudo desapercibidas hasta que se presentan problemas serios, por lo que todas las personas mayores de cuarenta cinco años deben consultar a sus doctores antes de iniciar cualquier cambio en su nivel de la actividad física.

Osteoporosis

La Osteoporosis es una enfermedad muy común que con frecuencia afecta a los ancianos, debilitándolos y manteniéndolos con energía.

El debilitamiento de los huesos es el sello de la osteoporosis, y esto puede conducir a una pérdida en la altura y a un aumento en la curvatura de la espina dorsal. El dolor de espalda, causado por microfracturas ultrafinas de la espina dorsal, es otro de sus síntomas.

Estas microfracturas son también responsables de mucho de desfiguraciones que se sufren a causa de esta enfermedad. Los huesos debilitados por la osteoporosis están rotos y se pueden fracturar fácilmente sin ningún tipo de accidente fuerte, como un duro golpe o una caída. Pero por supuesto que una caída haría aún más daño, y puede ser devastadora en alguien que sufre de esta enfermedad.

Nosotros alcanzamos nuestro pico de masa ósea cerca de los treinta años. Luego, ésta se reduce gradualmente tanto en los hombres como en las mujeres, incrementándose el descenso de forma abrupta en estas últimas durante la menopausia.

El primer paso para mantener nuestros cuerpos en forma, es prevenir todo lo que tenga relación con el decaimiento de la masa ósea, como ser el consumo de comida pobre en vitaminas y minerales, el poco ejercicio, fumar, beber, y todas lo relacionado a ello.

Para prevenir la mala flexibilidad de los huesos, es importante mantenerlos sanos desde un primer momento. Aunque los factores hereditarios tienen mucha influencia en el estado de los huesos durante la adultez, uno puede prevenirse, como dijimos antes, haciendo una dieta sana, ejercicio, dejando de fumar y de beber.

Las caminatas, los bailes, y la natación, pueden ayudar a nuestros huesos a desarrollar su máximo potencial. Estar constantemente en movimiento es una parte normal del cultivo de un jardín, por lo que de esta manera se pueden retrasar los efectos de la osteoporosis.

Flexibilidad

La mayor parte de las personas tienen muchos problemas de movimiento a medida que entran en la tercera edad. Y los cambios químicos que se dan en las articulaciones, hacen que sea inevitable sentir dolores. La osteoartritis en particular es muy común en las personas adultas, y de hecho el ochenta por ciento de las personas con más de sesenta y cinco años muestran signos de falta de flexibilidad, por lo que esto se considera parte normal de la edad.

Muchas otras personas sufren otras formas de artritis y perdidas de la agilidad. De cualquier forma, nuevamente, la falta de movimiento ayuda a al entumecimiento de los huesos. Por ello, si bien se debe tomar en cuenta que a un gran número de personas ancianas se les puede dificultar su movimiento, otros que se han mantenido muy activos no sufren mayores problemas.

El pianista Arthur Rubinstein continuó tocando las partituras de Chopín hasta los ochenta y ocho años de edad, mientras que  Andre Segovia siguió dando conciertos de guitarra clásica hasta los noventa y dos. Su talento podía ser inexplicable, pero no cabía duda de que el secreto de su vigencia tenía que ver con la constante práctica que realizaban, incluso a su avanzada edad.

La jardinería, es una muy buena forma de mantenerse activo, lo que maximiza las posibilidades de tener un cuerpo flexible. Pero de todas formas, estos ejercicios deben ser tomados con cuidado por las personas que tienen los problemas anteriormente mencionados, ya que realizados sin control y en exceso, pueden resultar peligrosos.

Cambios inexorables de la edad

Como vimos, la jardinería es un muy buen ejercicio, que puede ayudarnos a prevenir y curar muchos de los problemas que trae aparejada la adultez. Sin embargo, existen problemas inherentes a la edad que ningún ejercicio puede cambiar, y muchos de ellos podrían afectarnos también en nuestras aptitudes para cuidar un jardín.

1.Cambios en la visión

Los cambios en la visión tienen una relación directa con el envejecimiento. La gran mayoría de las personas adultas necesitan lentes para leer, mientras que otra gran parte tiene dificultades para ver a lo lejos.

Estos problemas pueden afectar sobre todo en lugares a la intemperie, por los bruscos cambios en la iluminación y el sol muy fuerte. Un  diez por ciento de los adultos que poseen mas de sesenta años, experimenta una perdida en la profundidad de su campo en su visión.

El resultado de esto es que solo se alcanza a ver las cosas más cercanas o en la periferia, viendo muy borroso y de forma “descolorida” todo lo que este algo lejos.

Estos problemas provocan además dificultades en la concentración y en las destrezas, lo que podría afectar mucho la seguridad en los trabajos de jardinería, como subir una escalera o caminar por superficies pozeadas o con obstáculos.

2. Caídas

Las personas adultas están mas expuestas a las caídas que los jóvenes, debido a su menor estabilidad. La alta incidencia de caídas en las personas adultas puede deberse a las dificultades de visión, disturbios hormonales o fallas en el sistema nervioso.


Por otro lado, la gran parte de los accidentes hogareños se dan los garajes, patios, balcones y jardines, por lo que la seguridad en esos lugares es un punto del que las personas mayores deben estar muy alertas.

Otra razón por la que muchos adultos sufren caídas, tiene que ver con la baja presión sanguínea al cambiar de postura. Levantarse demasiado rápido puede reducir temporalmente la presión sanguínea en el cerebro, lo que causa mareos y sensación de debilidad. Y por cierto, son muchos los movimientos que requiere el cuidado de un jardín.

3. Temperatura corporal

La regulación de nuestra temperatura corporal también disminuye a medida que crecemos. No solo nuestros cuerpos están menos preparados para ajustarse a las diferentes temperaturas del ambiente, sino que además, fallan en hacernos concientes de la necesidad de realizar los cambios por nosotros mismos (ponerse una campera, sacarse un pulóver).

Nuevamente, debemos planificar la ubicación nuestros futuros jardines en lugares con áreas arboladas y con mucha sombra. Si comenzamos a tomarnos el tiempo para elegir el mejor lugar, nos lo ahorraremos en el futuro, cuando no sea necesario estar pensando en trasladarse cada cinco minutos a lugares frescos, para no insolarnos.

4. Piel y rayos ultravioletas

Es muy importante el hecho de no exponernos demasiado a la luz solar, ya que nuestro mecanismo de restauración de células de la piel declina con la edad, por lo que es mucho más riesgoso exponerse a quemaduras provocadas por los rayos ultravioletas, causantes de cáncer de piel en muchas personas.

Este potencial problema también nos exige que busquemos campos con mucha sombra, consultando además con el dermatólogo sobre los diferentes protectores y bloqueadores solares que podríamos necesitar para no sufrir ningún daño.

La horticultura como terapia

La mayoría de las personas conoce muy poco sobre los efectos terapéuticos del trabajo en el jardín. Algunos saben que esto puede reducir el estrés, e incluso que puede ser una forma de arte.

Pero el cuidado de un jardín se utiliza en un gran número de instituciones, como las colonias terapéuticas que trabajan en la rehabilitación de pacientes con problemas droga o sociabilización, los centros para personas con discapacidades físicas, causadas por accidentes de tránsito, ataque cardiacos, o amputaciones, o las instituciones que trabajan con personas con retrasos mentales. Y estos son solo algunos de los casos para los que se la utiliza, lo que obviamente da una muestra bastante cabal de su importancia.

La practica de la jardinería, mejora a los seres humanos tanto en sus aspectos físicos, emocionales como intelectuales (y podríamos agregar “espirituales”). Y mientras que los problemas que esta actividad ocasiona en aquellos que han trabajado durante muchos años son difíciles de demostrar (y relativamente simples de curar), los beneficios que otorga son fácilmente observables.

Así cultivar una huerta o un campo, es una muy buena forma de comprometernos con la naturaleza mediante un contrato beneficioso para ambas parte: Nosotros cuidamos el jardín, y él nos cuida a nosotros. 

 

 

 

Walter Solórzano

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Walter Solórzano

La jardinería y los mayores

La jardinería y los mayores

Los cambios que acompañan a la vejez suelen afectar a las personas en áreas de diverso impacto psicológico y emocional, y cambiar sus roles sociales. La jardinería es recomendable como una efectiva terapia, capaz de reubicar y mejorar considerablemente esos aspectos.

El cuidado de las orquídeas

El cuidado de las orquídeas

Se dice con justicia que la orquídea es la Ferrari de las flores, tanto por su belleza como por su costo y los cuidados que exige. Se podría escribir un libro al respecto pues, por otro lado, existen distintas variedades que necesitan condiciones diferentes para su cultivo.

¿Cómo cultivar soja en casa?

¿Cómo cultivar soja en casa?

La soja es un alimento rico en proteínas, además de que mejora la circulación y es anticancerigena. Aprende a germinar tú mismo y preparar comidas saludables…

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: