Todas las caricias para despertar la pasión

¿La pasión ya no surge tan naturalmente como antes? No te preocupes: mediante este “vademécum de caricias”, tu pareja podrá recuperar el fuego perdido

Masajes. Un clásico. Se puede realizar según la inspiración que se sienta en ese momento.

Pellizco. Otro clásico. Utilice el pulgar junto con el índice y el dedo medio para hacer dobleces en la piel. Al contrario de lo que uno podría pensar, este tipo de caricia, si se realiza correctamente y con amor, puede producir mucho placer, y nada de dolor.

Pellizco con el pulgar. Utilice el pulgar y los otros cuatro dedos para obtener una doblez más grande en la piel. Tenga en cuenta sin embargo, que este tipo de estímulo debe ser intenso pero no doloroso.

El pellizco con torsión. Con los dedos, suavemente, y tuerza la doblez de la piel.

Pluma. Erotice con las puntas de los dedos, que deben estar muy relajadas, y presionar suave y discontinuamente.

Pulido. Con los dedos, en posición horizontal, pula la superficie de la piel con un suave movimiento de sus puntas.

Pulido transversal y circular. Lo mismo que lo expresado anteriormente, pero moviendo el dedo de forma transversal y circular.

Trazo de Lápiz. Se realiza arrastrando por todo el cuerpo el dedo índice o el medio, que se también se denomina dedo del amor, pues es muy hábil para este tipo de caricia. Con la precisión del lápiz y la claridad de una pluma, el dedo erotiza todo el cuerpo.

Cosquilleando. Los estímulos se centran principalmente en las zonas erógenas, especialmente en la parte interior del codo y la parte interior del muslo.

Caricias con los dedos. La técnica es parecida a la caricia del trazo de lápiz caricia, pero en este caso los dedos se mueven hacia arriba y hacia abajo rítmica e intermitentemente.

Caricias con los besos. Lo mismo que el punto anterior, pero con los labios.

La caminata de gorrión. Erotiza la piel utilizando los dedos como un cepillo, levantándolos rítmicamente.

La caminata del japonés. Parecido a la caricia del trazo de lápiz, pero con los dedos aplicando más presión.

Con las uñas. Igual que otros movimientos de caricias mostrados anteriormente, pero con las uñas. Es muy erotizante, aunque puede dejar leves marcas. La uña actúa como un dedo, pero cambiando la forma y la anatomía, para poder trazar líneas imaginarias más exactas.

Toque intermitente. Lo mismo que arriba, pero con una presión intermitente de la uña.

Tocando música. Se realiza como si estuviera tocando un teclado de piano.

Martilleo leve. Se realiza sobre los brazos y las caderas.

La cachetadita. Se realiza en los muslos y el pecho, aunque esta expresión del cariño no es compartida por todos. Los orientales la utilizaban mucho, extendiéndola a todo el cuerpo.

Las vías. Con dos dedos, acaricie continua o alternativamente la superficie de la piel, formando siempre dos líneas paralelas imaginarias.

Las herraduras. Se puede provocar una emoción muy agradable formando áreas circulares, para lo cual se pueden utilizar dos dedos en forma de una herradura.

Deslizando el anillo. Debe marcar los límites de una forma circular, en un área de la piel, formando un anillo con los dedos, para luego comenzar a deslizar la mano.

Apretando el anillo. Lo mismo que arriba, pero con más presión, tornando a la piel levemente roja.

Tapado. La palma de la mano cierra o cubre un hombro, una cadera, un seno, una rodilla, etcétera.

Peine. Una discreta emoción utilizando los cuatro dedos en forma de peine.

Detrás de la mano y los dedos. Podría acariciar también con la parte posterior de la mano y de los dedos, para causar una fricción suave con las puntas de las uñas. No hay nada más íntimo para dos personas que se aman que las marcas de uñas y mordeduras.

La almohadilla del pavo real. Aplique suavemente la uña del pulgar en un seno, y las uñas de de los otros cuatro dedos sobre el otro seno.

Rasguño. Los uñas se mueven sobre la piel de su pareja, como si ellas fuesen rastrillo. La presión debe ser ligera, pero suficiente como para dejar una marca.

Raspando. Es un rasguño más profundo, que torna la piel levemente roja. Tenga en cuenta que esta caricia debería  ser utilizada como una prueba de amor, sin ningún tipo de violencia.

Uñas solas. Es una presión inmóvil de la uña. Cuándo se hace fuerte, sale una marca en la piel. Ciertas mujeres lo desean instintivamente en los momentos de máximo placer.

El rasguño de uña. Profundamente, rasguñe los senos, la espalda, el pecho y el estomago, con las uñas de los tres principales dedos.

El cepillo. Erotice y estremezca la piel de su amante con cuatro dedos. Suavemente, deslícelos como si ellos fueran un suave cepillo

El rasguño de tigre. Trace con las uñas un circulo grande, y muévalo imaginariamente sobre el pecho de su pareja.

×

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click Add to Home

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click
& Select "Add to Home Screen"

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline

Just Click Responsive image
& Select "Add to Home Screen"