Home > Amor y sexo > Romance

Saliendo de nuevo

Sexo y romance en la oficina, ¿sí o no?

Ultimamente, han crecido en forma exponencial los casos de amoríos entre colegas de trabajo. Conozca los motivos, y cuán beneficioso o perjudicial podría ser para sus protagonistas

El actual mundo competitivo, requiere que la mayoría de los empleados pasen largas horas en sus trabajos, intentando llevar a su empresa al tope dentro de la escala corporativa, o cuanto menos evitar que la misma se hunda a causa de los rivales.

Por supuesto, esto tiene sus repercusiones en el estilo de vida que llevarán estos mismos empleados, quienes tendrán menos tiempo -y posiblemente energías, luego de un arduo día o una extenuante semana laboral-, como para desarrollar actividades sociales extralaborales que los pongan en contacto con otras personas.

Por lo tanto, podemos encontrar empleados que no tienen ocasiones para insertarse en otros ámbitos por fuera del laboral, y que deben pasar de 8 a 14 horas en sus puestos de trabajo, lapso en el cual entrarán en un fluido contacto con personas del sexo opuesto, quienes podrán amenizarles en muchos momentos los largos tiempos que allí se viven, y viceversa.

La formula tiene un resultado predecible, casi inexorable: romance en el trabajo. Y con él, todo un mundo de nuevas experiencias, tanto profesionales como sentimentales.

Cada vez más común

El hecho de que los empleados pasen cada vez más tiempo en sus trabajos y, por lo tanto, menos en otros ámbitos públicos, hace que sea cada vez más común que los romances comiencen en estos sitios.

Tan extendida se encuentra esta práctica, que muchas empresas comenzaron a abandonar las directivas de desalentar el amor en sus lugares de trabajo, e incluso algunas lo creen conveniente, pues piensan que esto mejora el clima laboral y hace al empleado más productivo.

Claro que esto no significa que las empresas den vía libre a las relaciones sentimentales entre compañeros de trabajo. En efecto, la mayoría de las corporaciones no ven con malos ojos que se produzcan, pero tienen reglas al respecto.

En este sentido, es muy común que si la relación es entre un superior y su subordinado, alguno de los dos sea trasladado de sector, pues en caso contrario podría existir favoritismos hacia ese subordinado, relegando a otros compañeros de trabajo que se encuentran en un mismo nivel.

En el caso de que los empleados sean de un mismo nivel, las aguas están divididas. En algunos casos, como se señaló, no existen mayores problemas al respecto, pues de hecho se cree que eso puede ser un buen incentivo, pero sin embargo, para otras empresas, esto no está tan claro, con lo que también pueden inclinarse por un traslado de alguno de ellos a otro sector de la empresa.

Los responsables de estas compañías, aducen que dichos romances generan distracción y chismorreo entre los compañeros de trabajo, así como también distracción por parte de los miembros de la pareja, que sea por demostrarse su amor, o por ocultarlo de sus compañeros, pierden tiempo de trabajo y productividad.

Un camino casi inexorable

De todas formas, parece ser muy difícil que las empresas puedan seguir teniendo esta política, pues como se puede observar, el creciente hábito de tener "tiempo extra" a sus empleados en la empresa, está provocando que muchos de ellos sólo puedan relacionarse dentro de sus ámbitos laborales.

Además, como es evidente, hubo una decadencia de los clubes, asociaciones vecinales, grupos religiosos, y demás espacios comunitarios, lo cual hace que ya no existan muchos de los canales por los que antaño se conseguía pareja.

Pero por supuesto, no es únicamente la falta de alternativas externas lo que induce al amor dentro de la oficina, pues el tiempo que se pasa junto al otro también cuenta. Y mucho.

Sucede que el enamoramiento tiene también que ver con la cercanía, por lo que no es extraño que, luego de tantas horas y situaciones vividas en conjunto, pueda llegar a nacer el amor.

Según los especialistas, esto se potencia en el trabajo por una serie de factores, que tienen que ver con la carga y energía que allí se pone, como con el apoyo que se requiere para soportar las horas de tedio y/o presión.

Sigmund Freud sostiene que lo que define a un hombre sano, es su capacidad de amar y trabajar. Por ello, no es extraño que el vínculo laboral que se tiene con un compañero de trabajo derive también en uno afectivo, que bien podrá ser amoroso.

Por otro lado, la compañía que puede brindar la otra parte cuando uno de los empleados está haciendo frente a las dificultades del trabajo, puede significar un apoyo emocional que va mucho más allá de la asistencia profesional.

¿Quieres saber los Pasos para Conseguir a la Pareja Perfecta?
Inscríbete ahora en nuestro curso gratis, haciendo clic aquí.

 

Roberto Mateoli Fuentes

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Romance en la Oficina

Por WOLF8162


romance en la oficina

Por APEREZ


romanse en la oficina

Por YANISAPE


sexp y romance en la oficina

Por VALEN27


Su Más y Su Menos

Por GRATINIANO


BUENO, Y CUAL ES EL FONDO????

Por CRUIZ_LOPEZ


Mas notas del autor:

Roberto Mateoli Fuentes

¿Cómo encontrar un socio capitalista?

¿Cómo encontrar un socio capitalista?

Si tienes una buena idea vas por buen camino, pero no es suficiente. Céntrate siempre en tus recursos humanos, y le dinero aparecerá fácilmente…

Cómo forjar tu imagen profesional

Cómo forjar tu imagen profesional

No solo hay que ser, sino también parecer. Sobre todo en el mundo de los negocios y la carrera profesional, como sabe cualquier gerente de marketing (o de recursos humanos). Guía paso a paso

Cómo saber si ganarás o perderás dinero con una franquicia

Cómo saber si ganarás o perderás dinero con una franquicia

El primer paso no es encontrar buenas oportunidades para franquiciar. ¡El primer paso es saber qué es exactamente una "buena oportunidad"!

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: