Home > Familia > Padres e hijos

La relación con nuestros hijos

Respetar a nuestros hijos

Para que nuestros hijos crezcan para vivir una vida feliz, debemos aprender a respetar sus sentimientos. Escuche lo que tengan para decir y aprenda de ellos.

Siempre queremos lo mejor para nuestros hijos. Intentamos entender lo que sienten y quieren. Comprender emociones que muchas veces ellos, ni tampoco nosotros, podemos poner en palabras. Claro que esto puede ser difícil de hacer si están llorando sin detenerse ni para respirar.

De todas formas la mejor forma de entenderlos es prestándoles atención, observarlos de cerca para comprender de qué forma expresan lo que sienten. Porque los niños, especialmente los más pequeños, comunican gran parte de lo que quieren decir por un lenguaje que no es hablado.

Todos queremos criar personas que puedan ser felices en este mundo. Queremos que sepan recorrer el camino que los lleve a sus objetivos y sabemos que esta edad es cuando se aprenden las cosas más importantes.

Los niños y la inteligencia emocional 

La inteligencia emocional, que se adquiere en gran parte durante la niñez, es uno de los principales indicadores de cómo su hijo se desenvolverá en el futuro.
La inteligencia emocional es la expresión de nuestra capacidad para entender nuestros propios sentimientos y el de los demás, de poder compartir experiencias con ellos, de saber escuchar y aprender.
Si piensa que éstas son las cualidades que quiere que tenga su hijo, si piensa que esto es lo que se necesita para ser feliz, entonces puede preguntarse cómo ayudar a su hijo a que encuentre, explore y desarrolle su inteligencia emocional.

Lo primero que podemos hacer para promover el desarrollo de la inteligencia emocional en su hijo es cambiar la forma en que pensamos el ¨ser padres¨.

¿Qué es “ser padres”?

Muchos piensan que ser padre significa reprimir los malos modales y ajustarlos a cierta forma de pensar, de vivir. Esto no sólo es poco probable de hacer, sino que también puede llevar a una reacción, es decir, a una acción totalmente opuesta. Las cosas que nos son prohibidas son las que, generalmente, más nos atraen.

Ser padre es más como ser un guía que cuida y ayuda a su hijo a encontrar su propio camino. La persona que brinda el entorno donde el niño pueda encontrar las conexiones con sus propios sentimientos, donde desarrollar el cariño que se tiene por la familia y las demás personas.

Su hijo, mientras sea un niño, vivirá acontecimientos de suma importancia todos los días. Los niños viven intensamente, descubren cosas nuevas todos los días, experimentan una sensación desconocida en cada rincón de la casa. Su hijo debe tener una guía para que este flujo de experiencias sea encauzado para su mejor desarrollo.

Respeto, respeto, y más respeto

Para hacer esto debe empezar por respetar a su hijo. Si le dice que hay algo que no le guste o no quiere hacer, escúchelo y pregúntele por qué es así. Intente hacer que él mismo piense y entienda lo que siente.
No le diga ¨está bien, no llores¨ o ¨no importa que no te guste, igual lo tenés que hacer¨. Esto es insultar su inteligencia emocional y, por lo tanto, su hijo tenderá a reprimirla porque sus padres la desaprueban.
Aunque sea difícil ser paciente cuando su hijo está llorando o haciendo berrinches, usted debe respetar sus sentimientos porque, para ellos, esos sentimientos lo son todo, al menos en ese momento. Debe entender que los niños viven con gran intensidad; cada acción, cada emoción es la vida misma. No existen términos medios, se siente y se vive en totalidad, sin escamoteos. Algo que a usted le resulta insignificante puede ser de suma importancia para ellos.

Comience por entenderse a usted mismo 

Para ayudar a su hijo a entender lo que siente primero debe usted entender sus propios sentimientos. Intente no encasillar a la gente o las cosas.
De esta forma sabrá realmente qué es lo que siente sin caer en el juego fácil de poner todo en casillas ya creadas por la sociedad. Intente mantener su vida emocional en equilibrio, de esta forma podrá ser alguien en quien su hijo podrá apoyarse cuando lo necesite.
Si se encuentra demasiado estresado o sobrepasado por acontecimientos en su vida profesional o privada, no podrá ayudar a su hijo a encontrar su propio equilibrio.

Escuchar, escuchar, y de nuevo escuchar 

Cuando su hijo se acerque llorando, no intente animarlo solo con risas, juguetes y juegos. Ellos necesitan que usted entienda por qué están enojados o tristes y para eso necesitan ser escuchados, no que le hagan reír.
Por eso, si su hijo se acerca cuando usted está ocupado, intente dejar de hacer lo que estaba haciendo y demuéstrele que le está prestando atención haciendo algún comentario apropiado.

Si sienten que hay alguien ahí que va a escuchar sus inquietudes, sus hijos estarán más dispuestos a experimentar nuevas cosas y crecer. Haga preguntas específicas como ¨¿estás enojado¨ o ¨¿estás triste?¨. Preste atención a la respuesta o comentarios que pueda hacer. Usted debe estar ahí para ayudarlo a que él mismo procese sus sentimientos, no para arreglarlo todo o para decirlo cómo deben sentirse.

Lo más difíciles para un padre es ser un buen padre cuando su hijo está llorando y gritando. Lo irónico de esto es que, ante la pérdida de la paciencia, los padres exigen a los hijos que superen la dificultad que tengan y no lloren más, que molesten lo menos posible y esto mismo es lo que provoca que más de estos problemas surjan en el futuro.

Los niños que no son escuchados eligen entre dos caminos: el de los gritos o el del silencio. Su hijo crecerá feliz, y podrá ser una persona feliz, si se le escucha realmente y se respetan sus sentimientos.

 

Viviana Vergara

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

FAMILIA

Por JUDESCA


Mas notas del autor:

Viviana Vergara

¿Cómo afecta a los niños ser testigos de hechos delictivos?

¿Cómo afecta a los niños ser testigos de hechos delictivos?

¿Cuáles son las consecuencias para los niños testigos de la violencia, ahora y en el futuro?

¿Cómo es un adolescente?

¿Cómo es un adolescente?

Muchas cosas comienzan a cambiar con el pasaje de la niñez a la adolescencia. Aquí te contamos todo lo que debes saber para que la pubertad de tus hijos o nietos no te tome por sorpresa.

Los niños y la mentira

Los niños y la mentira

A veces nuestros hijos o nietos mienten. Sepa cómo diferenciar un hecho normal de un problema en ciernes....

Videos

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: