Home > Familia > Padres e hijos

Límites y rebeldía

¿Quién tiene la culpa de que los niños se porten mal?

Si tienes problemas para conseguir que tu hijo o hija tenga un buen comportamiento debes partir de analizar tu propia conducta, aseguran los especialistas...

Algo que compartimos todos los profesionales que trabajamos en el mundo de la familia es que detrás de un hijo o hija con problemas…; hay como mínimo un adulto con problemas.

Por favor,  no me malinterpretes, estas dificultades no tienen por qué significar que uno de los progenitores es drogadicto o que maltrata a su pareja. Normalmente se trata de problemas para relacionarse, falta de autoestima o por ejemplo, pocas habilidades para manejar el estrés. Pero lo que si es cierto, es que es algo que  hay que superar si se quiere ayudar a los hijos a desarrollarse de forma positiva.

Cuál es el primer paso para mejorar la conducta de mis hijos

Lo primero que debes hacer es analizar la forma en la que te relacionas con ellos, es decir, el estilo educativo que empleas en la práctica diaria.

Las siguientes preguntas te pueden ayudar a conocer el estilo de disciplina que empleas con tus hijos. No existen respuestas correctas o falsas, lo que importa es que reflexiones sobre las respuestas que das a estas cuestiones.

1. ¿Qué nivel de intimidad tienes con tus hijos?

2. ¿Con qué frecuencia le das muestras de cariño a tus hijos?

3. ¿Cómo suele ser la comunicación con tus hijos?

4. Cuando estableces normas a tus hijos, ¿explicas las razones?

5. ¿Tus hijos consideran que las normas de la casa están establecidas de forma clara?

6. ¿Cómo actúas cuando tus hijos cometen un fallo?

7. ¿Les has prometido alguna vez a tus hijos recompensas que no has cumplido?

8. ¿Qué es lo más importante en la educación de tu hijo?

9. ¿Cómo actúas cuando surge un problema complicado en casa o en el trabajo?

Según hayas respondido a estas cuestiones, te darás cuenta de que el estilo educativo que utilizas con tus hijos es:

-Principalmente Autoritario (lo importante es que obedezcan órdenes);

-Más bien Permisivo (deben hacer lo que quieran, que para eso son niños); o

-De tipo Democrático (lo que buscas es enseñarles a ser personas responsables).

Las ventajas de educar empleando el estilo democrático

En la sociedad del siglo XXI, que exige tanto de cada uno de nosotros, el estilo más recomendable es el democrático porque preparará a tu hijo o hija para ser un ciudadano responsable, con una personalidad equilibrada y una conducta pro-social que le hará más fácil sentirse feliz en el día a día.

Pero, para conseguir este objetivo es fundamental que te plantees esta otra pregunta:

¿Tu pareja comparte tu misma filosofía educativa?



Si es así fantástico, conseguirás muchos y buenos resultados con tus hijos. Pero, si crees que él o ella no te apoya lo suficiente, deberías trabajar en ello cuanto antes porque puede causar un impacto negativo en la vida presente y futura de tu hijo o hija.

Eres el resultado del estilo educativo de tus padres

La mayoría de los progenitores que tienen hijos con problemas de conducta emplean un estilo de disciplina permisivo o autoritario; o como ocurre con más frecuencia, una mezcla de ambos.


Esto hace que sus hijos no los vean como adultos-guía en el que poder confiar, ya que les temen o no se los toman en serio. Lo peor de todo, es que no son sólo los hijos los que adoptan este tipo de actitud hacia ellos, sino la mayoría de las personas que conocen.

El adulto que emplea un estilo permisivo con sus hijos suele tratar de “darles todo lo que no le dieron a él o ella misma en la infancia”. Estas personas suelen adoptar una actitud pasiva hacia los problemas y con frecuencia, sienten que los demás abusan de su entrega.

Son personas que ayudan a todo el mundo,  con las que siempre se puede contar, pero…que con frecuencia no pueden contar con mucha gente cuando la necesitan.

Por otro lado, los padres que se inclinan hacia el estilo autoritario, suelen ser personas temerosas que sólo tratan de que sus hijos sean aceptados por los demás. Es decir, están seguros de que “si son obedientes, todo el mundo los querrá”.

Estos adultos pueden tener problemas en el trabajo por ser excesivamente perfeccionistas, rígidos o intolerantes, lo que les lleva a ser apartados por su grupo de compañeros. Por esta razón, no saben cómo enseñar a sus hijos habilidades para integrarse en un grupo; y de hecho, no lo hacen.

Estos son algunos ejemplos de los problemas que pueden ser la causa real de que los padres y madres no consigan que sus hijos manifiesten una conducta socialmente aceptable, que sean responsables, que estudien y que muestren respeto hacia sus iguales. Por eso, es fundamental que empiecen a trabajar en ellos mismos y así, el cambio en sus hijos se producirá con más facilidad.

Por Jenny Guerra Hernández
www.AprendeFacilmente.com

¿Qué pasaría si tu hijo pudiera duplicar su productividad y su rendimiento en el momento de estudiar matemáticas de manera instantánea, sin dedicar exageradas horas de estudio todos los días y desde ahora mismo? Descúbrelo ahora haciendo clic aquí


 

Mario Casale

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Mario Casale

¿Qué es la genealogía?

¿Qué es la genealogía?

¿Un hobbie? ¿Un pasatiempo? ¿Un reencuentro con las raíces? ¿O una actividad de mantenimiento de la memoria familiar y social?

Genealogía: la búsqueda empieza por casa

Genealogía: la búsqueda empieza por casa

El eslabón perdido puede estar en cualquier lado. Biblias familiares, viejos diarios y revistas, y hasta las joyas de la abuela pueden contener información de vital importancia sobre nuestros antepasados.

Mitos de la maternidad

Mitos de la maternidad

La maternidad es una etapa para muchas de las mujeres la más esperada, y desde que sabemos la noticia de que estamos esperando a un angelito, comenzamos con todos los mitos, rituales o creencias que pasan de generación en generación que nos harían ser "una mejor mamá"...

OTRAS NOTAS SOBRE

Videos

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: