Home > Salud y Bienestar > Psicología

Autoestima

Querer verse bien, ¿es una frivolidad?

Así lo pensé durante mucho tiempo, y así parece pensarlo mucha gente que nos escribe, pero sin embargo...

Uno tiene sus motivos para pensar así: en épocas de crisis, cuando escasea el trabajo

y la seguridad, parece absolutamente superfluo estar preocupándose por como nos vemos.

Si tenemos problemas laborales, se complica el acceso a lo mas básico: comida, salud y vivienda.

¿Cómo podemos perder tiempo ocupándonos de frivolidades?

Y sin embargo....

Aunque parezca raro, empecé a cambiar de opinión a partir de mi trabajo profesional en las llamadas villas miseria (la versión argentina de las favelas).

Hace muchos años, estuvo de moda en la Argentina mostrar imágenes de antenas de televisión en las villas miseria. Esto servía para poder decir: "claro, no tienen para comer pero televisión sí tienen".

Veámoslo al revés: no será que, aun en medio de la pobreza, en la vida siguen habiendo otras cosas, que no se limitan a la supervivencia?

Obviamente que lo primero es comer todos los días.

Pero la pregunta es: ¿se trata solo de sobrevivir?

No hay también otras cosas que tienen que ver con el sentirse bien con uno mismo?

Seguramente, la mayoría de nosotros contestaría con un rotundo SI.

Entonces, ¿por qué se descalifica con tanta frecuencia a quien quiere verse mejor

con ese rotundo rotulo de BANALIDAD?

Obviamente, no nos animaríamos a decir que no existen quienes solo se miran el ombligo, para quienes todo su mundo pasa por el espejo.

Pero, ¿es eso BANAL?

NO. Es muchas cosas, pero no es BANAL (aunque sí puede ser vanidad).

Muchos de quienes viven para el espejo lo hacen:

- Por no poder escapar a las presiones sociales.

- Por competencia (incluso con sus hijos), aun sin darse cuenta.

- Por no poder aceptar la realidad, el paso del tiempo, a sí mismos.

Y en esto ultimo reside la clave, para la mayoría de nosotros.

Nosotros, que no vivimos para el espejo.

Que no nos miramos el ombligo.

Que no somos pura vanidad.

Que miramos a nuestro alrededor.

Que tenemos en claro el orden de prioridades.

Pero que queremos vernos mejor, no para ocultar nuestra realidad sino para explotar al máximo las posibilidades que esa realidad nos deja.

En otras palabras: Se trata, primero, de aceptarnos tal como somos, en el momento de la vida en que estamos.

Luego, una vez que nos hemos aceptado, si tenemos el DERECHO de tratar de estar lo mejor posible, y eso incluye a lo estético.

¿Por qué no?

¡Y atención!: Aceptarnos implica reconocer que no tenemos 20 años, y que no podemos pretender volver el reloj para atrás.

Pero también implica no adelantar el reloj para decir "ya es tarde", la mejor excusa para no hacer nada por nosotros mismos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Daniel Gueller
Psicoanalista

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

nada mas que la verdad

Por JAVIER040589


Lo externo es el resultado de nuestro interior.

Por EVY1982


QUERER VERSE BIEN ES IGUAL A SALUDABLE

Por REALY


SI !!!! A VERSE MEJOR

Por LOLA1609


Vanidad versus frivolidad.

Por MARIA-CAROLINA


Vanidad

Por MOONSTONE


Amarse a si mismo

Por RONENE


Se puede...

Por DEMI121


Lo hice por mí

Por CARMENENINA


Querer verse bien.

Por ALEGRIA DE VIVIR


Mas notas del autor:

Daniel Gueller

¡Ay, los límites, los famosos límites...!

¡Ay, los límites, los famosos límites...!

Quisiera saber cómo hace una como madre para llevar la vida más fácil ahora que mis hijas de 16 (gemelas) son imposibles de tratar y de hablar con ellas sin pelear y gritar. Por más que me esfuerzo siempre terminamos peleando. ¿Hay que darles la razón siempre, o aunque sean adolescentes hay que ponerlas en su lugar de vez en cuando?.

La vida en plenitud: ¿conmigo o con los demás?

La vida en plenitud: ¿conmigo o con los demás?

¿Se puede pensar en uno mismo sin pecar de egoísmo y sin olvidarse de los demás?

Y usted, ¿por qué no se quiere un poco más?

Y usted, ¿por qué no se quiere un poco más?

"Típica pregunta de manual de autoayuda" pensarán muchos al leer este título. Y probablemente sea cierto, pero es lo único que se me ocurrió contestarle a una persona que, a los 45 años y luego de dos infartos, aún se negaba a cambiar su estilo de vida y cuidarse un poco más.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: