Home > Familia > Padres e hijos

Nido vacío: Cuando los hijos ya son grandes

¿Qué lugar ocupan los abuelos en la familia?

La llegada de un nuevo integrante a la familia, representa una conmoción para todos. Los abuelos no somos la excepción, y adaptarse a la nueva situación no siempre es sencillo...

Muchos conflictos pueden surgir como consecuencia del nacimiento de un nieto, que además de traer alegría puede ser muy demandante para el círculo familiar. Todos queremos sentir que pertenecemos a algún lugar, ser tratados bien y recibir la atención que nos merecemos. Por eso tanto los abuelos como los padres, los tíos y los hermanos deben saber adaptarse a la llegada de un nuevo miembro de la familia.

Como abuelos, podemos sentir que nuestra posición en la familia se disminuye a medida que ésta se amplía. Por más contentos que nos pongamos ante la llegada de nuestros nietos al mundo, también es cierto que los momentos de hablar o compartir cosas con nuestros propios hijos escasean cada vez más cuando ellos mismos se convierten en padres. Ahora tienen responsabilidades muy importantes y que les ocupan mucho tiempo. Los otros abuelos, los tíos y los hermanos también forman parte de este cuadro. Y para completar los momentos de incomodidad familiar, a veces se da el hecho de que ex-esposas o ex-maridos compartan el tiempo con los nietos.

Todos queremos acomodarnos y llevarnos bien en la medida de lo posible. Pero a veces es una lucha. Analizando este tipo de situaciones, nos damos cuenta cómo es posible que las tensiones surjan incluso en los círculos familiares más unidos.

Como abuelos, también podemos tener dudas acerca del rol que debemos ocupar. Ya no estamos más a cargo de las cosas. Debemos alejarnos del centro de la escena y dejar que nuestros hijos tomen las decisiones, por ellos mismos y por nuestros nietos. E incluso nuestros propios deseos deben ser dejados de lado en más de una oportunidad.

Pero esto no significa que dejaremos de ser padres o madres. A pesar de que íntimamente sabemos que debemos soltar las riendas de nuestros hijos adultos, para nuestros ojos ellos siguen siendo nuestros hijos. Y esto es así para siempre, sin importar qué edad tenga cualquiera de los involucrados.}

Nuestro lugar, aunque no siempre nos guste

Podemos y debemos seguir nutriendo a nuestros hijos. Podemos ser un reaseguro para ellos, ser alguien que los escuche. También ellos viven situaciones de mucho stress. Ahora deben ganar el pan para ellos y para su familia, y además de eso ahora son padres y están muy ocupados. Debemos ayudarlos y acompañarlos, ya que muchas veces necesitarán de nuestro consejo o de nuestra atención.

Por otro parte, a menudo no estaremos de acuerdo con algunas decisiones que nuestros hijos toman en su rol de padres. O cuando los visitamos, quizás pretendamos pasa más tiempo con nuestros nietos. También podemos pensar que sus hijos –nuestros nietos– están siendo malcriados. Es muy tentador en esos casos invocar la autoridad que nos brinda la edad y empezar a dar órdenes nuevamente. Pero si adoptamos esa postura, con el tiempo seremos cada vez menos bienvenidos en la casa de nuestros hijos.

Debemos ganarnos el derecho de hacer valer nuestra opinión. Esto se logra estableciendo una relación afectuosa con nuestros hijos y brindándonos por entero cuando ellos nos necesitan.

También hay que tener en cuenta que, en la actualidad, muchos padres primerizos crían a sus hijos de manera muy distinta a la que ellos mismos fueron criados. Ya son grandes y tienen sus propias ideas con respecto a las cosas. Además, conocen de primera mano los errores que hemos cometido como padres. A veces es muy riesgoso dar un consejo desinteresado... porque nuestros hijos, en muchas ocasiones, no quieren saber nada con nuestros consejos.

Aunque hay momentos en que un consejo es ineludible. Si observamos que la seguridad de nuestro nieto está en peligro, debemos hablar sin dudarlo. Pero también es bueno recordar, de tanto en tanto, que ya tuvimos nuestro turno para hacer las cosas, mal o bien, y que ahora lo que suceda con nuestros nietos no será responsabilidad nuestra.

Cuando chocamos con nuestros hijos

Los conflictos que se suscitan con nuestros hijos son conflictos “limítrofes”, por llamarlos de algún modo. Suceden por lo general cuando tanto los abuelos como los padres no cumplen las expectativas que se generaron mutuamente. Estos conflictos pueden incluir desacuerdos en las maneras de criar a los hijos o en el grado de presencia que tengan los abuelos en la vida de los nietos. Algunos abuelos no tienen mucho respeto por el rol de sus propios hijos como padres. Y en otros casos, los padres piensan que lo normal es que los abuelos tengan que abandonar sus vidas para ocuparse de sus nietos cuando ellos tienen otro compromiso.

En la práctica, debe existir un alto grado de flexibilidad y madurez para resolver este tipo de problemas. Y el peso de los problemas debe caer en las espaldas de los abuelos. Como “solucionadotes”, los abuelos deberán:

* Tratar de resolver los problemas de inmediato.
* Comunicarse con todos los miembros de la familia y escucharlos muy atentamente.
* Recordar que los más importante para los padres y los abuelos es el bienestar de los niños, y que se deberá hacer cualquier cosa para resolver las dificultades que los involucren a ellos.

Sin embargo, no debemos esperar demasiado de nosotros mismos. Es normal sentirse celosos de los otros abuelos, es una reacción lógica y comprensible. Quizás los “otros” abuelos vivan al lado de la casa de los nietos, estén más presentes en sus vidas o tengan más dinero para hacerles fabulosos regalos. Lo importante es reconocer este tipo de reacciones en nosotros mismos. No es necesario esconder estos sentimientos de celos: lo que se debe hacer es, simplemente, no dejar que se impongan. Dentro de lo posible, lo recomendable es tender puentes de acercamientos con los otros abuelos, compartir tiempo con ellos y los nietos y compartir también el momento de comprarles regalos.

Los otros abuelos pueden pertenecer a un grupo religioso de creencias muy diferentes a las nuestras. Hasta pueden hablar en distinto idioma. Una vez más, será nuestra responsabilidad asegurar que las relaciones familiares sean armoniosas y sin tensiones innecesarias. Porque es lo que nuestros hijos y nuestros nietos esperan de nosotros.

Somos los ejemplos a seguir

Como parte de una generación más vieja, debemos ser ejemplos. Somos los poseedores de la tradición y los valores de nuestra familia. Podemos iluminar el camino para nuestros hijos, nuestros nietos, y nuestros tataranietos, ofreciéndoles amor y siendo abuelos comprensivos. Siempre debemos mantener las líneas de comunicación con nuestra familia abiertas. Cuando los problemas se pueden enfrentar apelando al amor, sin ponernos a la defensiva, cuando todas las partes involucradas pueden apreciar cómo se siente estar en el lugar de la otra persona, tenemos muchas más posibilidades de resolverlos felizmente.

Es bueno recordar que, como abuelos, a menudo estamos en una inmejorable posición. Podemos recibir amor y atención de esas maravillosas criaturas que son nuestros nietos sin tener que sumergirnos en los deberes paternales. Sí, claro que nos preocupamos por nuestros nietos, y también nos pueden cansar por momentos. Pero la mayor parte del tiempo suelen ser acompañantes de valor precioso, y debemos sentirnos emocionados y honrados de pasar tiempo con ellos. A medida que estrechamos los lazos de unión con nuestra familia y con nuestros propios hijos, podremos regocijarnos con los suyos: nuestros nietos.

¿Tu hijo no quiere estudiar? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis Ayúdame a entender cómo estudiar

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

RAFAEL, PIENSO LO MISMO QUE TÚ

Por BEATRIZ CASTILLO


ABUELOS

Por HUASO


Excelentes consejos

Por BEATRIZ CASTILLO


Excelentes consejos

Por BEATRIZ CASTILLO


Mas notas del autor:

La Redacción

Cómo llevar los pantalones harem

Cómo llevar los pantalones harem

Los pantalones harem son una pieza fundamental para esta temporada, por su comodidad y look relajado. ¿Cuáles son las opciones más apropiadas para lucirlos?

Bebidas diet: cuidado con la deshidratación

Bebidas diet: cuidado con la deshidratación

Si eres habitué de las bebidas light, algunos de los malestares más frecuentes que sientes en tu cuerpo pueden estar relacionados con la deshidratación. Ahora, ve a la heladera por un vaso de agua fresca, y lee el siguiente artículo

La influencia del planeta Plutón en la carta natal y en la revolución solar

La influencia del planeta Plutón en la carta natal y en la revolución solar

Plutón fue el ultimo de los planetas en sumarse a la carta natal. Descubierto en el año 1936 es el Regente Natural de Escorpio, y simboliza la muerte o la transformación. ¿Cómo puede afectar tu destino?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: