Home > Salud y Bienestar > Psicología

Técnicas y terapias

Qué es la Terapia de Vidas Pasadas o de Regresión

La sola mención de la frase “Vidas Pasadas” nos lleva directamente a una pregunta tan antigua como polémica: ¿Es la vida que estamos viviendo la única oportunidad que tenemos de pasar por este mundo, o ya hemos vivido en otras épocas y en otros lugares?

Cada uno puede contestar a esta pregunta de acuerdo a sus convicciones filosóficas y religiosas, puede inclusive negar la existencia del alma o la posibilidad de una respuesta diferente a la que él da o bien preguntar que opina la ciencia al respecto.

Puestos en esta tesitura podríamos decir que si nos atenemos la más rigurosa de las pruebas científicas que consiste en que varios investigadores en diferentes lugares repitan un mismo experimento y obtengan el mismo resultado la ciencia no tiene más remedio que declarar la reencarnación como un hecho científicamente probado...

Si lo afirmado te sorprende tal vez debiera aclararte que cientos, seguramente miles de psicólogos y médicos alrededor del mundo; muchos de ellos adscriptos a filosofías o religiones que niegan la reencarnación; atendiendo a miles (tal vez cientos de miles) de pacientes de diversas extracciones filosóficas y religiosas se han topado en su consulta con que el origen del síntoma que aquejaba a estos estaba en vidas anteriores que el paciente relataba sin ninguna intención de hacerlo, que generalmente los relatos respecto del proceso posterior a la muerte son coincidentes en su mayor parte y que también son similares los relatos de los momentos previos al nacimiento, que muchos de los relatos se han confirmado históricamente y que además; y esto es tal vez más importante para el paciente aún; el revivir estos sucesos aliviaba o eliminaba el síntoma o trauma que traía a la consulta.

Para aclarar un poco todo esto voy a relatar un caso verídico, que me tocó en mi consulta particular: Gaby había sufrido la aparición de un tumor en el cuello cuando niño, que había sido tratado quirúrgicamente, y si bien el tumor era benigno se le administraron todos los medicamentos y tratamientos usuales en estos casos para eliminar todo vestigio en derredor de la zona afectada.

Ya adolescente nuevamente apareció otro tumor en la misma zona y nuevamente lo operaron y otra vez se le realizaron todas las practicas habituales.

 Ya adulto alrededor de los 35 años volvió a reaparecer otro tumor, y otra vez el médico propuso operarlo. Gaby ya estaba algo cansado de este proceso y decidió darse la oportunidad de un tratamiento diferente, de todos modos tenía fecha para la operación pues en principio pensó en la terapia como un acompañamiento del proceso de la operación y no como solución a su problema. En realidad vino a la consulta solo tres semanas antes de la fecha de operación.

Tras una breve relajación y consultado sobre el origen de su problema comenzó a relatar que veía a un grupo de cowboys, que había en el grupo un líder y relató como vestían, como trabajaban en un arreo y diversos detalles específicos sobre sus vidas. En un determinado momento habla de una gran confusión en el grupo, de hechos que no comprende bien y que de repente ve que al líder de ese grupo lo están por ahorcar.

Comienza a angustiarse mucho con esa escena y repentinamente en un quejido desesperado mezclado con sollozos afirma que ese a quien van a ahorcar es él mismo, a partir de ese momento relata todo en primera persona, con mucha angustia y emotividad por momentos muy enojado, por momentos muy angustiado y hasta aterrorizado por lo que va a sucederle.

Poco a poco lo ayudo a tomar contacto con sus emociones acompañándolo en su proceso de comprensión y perdón llevándolo a comprender que ese pasado no le pertenecía más, que no tenía que volver a morir por causa de su cuello y hasta pudo perdonar a aquellos que le rodeaban, y que seguramente se habían equivocado matándole de ese modo.

Durante su segunda sesión pudo repasar su gestación descubriendo que había estado a punto de ahorcarse con el cordón en el momento de nacer cosa que verifica luego por boca de su madre quien jamás le había contado que había nacido con doble circular de cordón.

Observamos acá como se van hilvanando los sucesos alrededor de su cuello creando una carga emotiva en él tan fuerte que necesita somatizarse como una forma del inconsciente de contarle a la conciencia lo que le había pasado.

Luego de la tercera sesión donde comprendió toda la bronca que traía acumulada en su cuello, me llamó por teléfono a contarme que en el colectivo había sentido algo extraño en el cuello, cuando se lo tocó estaba todo mojado y había ido al médico que lo iba a operar a consultarlo temiendo que algo hubiera sucedido pues no sentía más el bulto indicativo del tumor, el médico lo examinó, le solicitó nuevamente estudios y finalmente bastante perplejo le informó que ignoraba que había sucedido pero ya no era necesario operarlo pues el tumor había desaparecido...

Esto sucedió hace ya seis años y Gaby no volvió a tener noticias de su tumor, ni de nada parecido en su cuello ni en su cuerpo, por supuesto se sigue haciendo los controles médicos de práctica como toda persona que halla tenido un tumor pero el resultado afortunadamente sigue siendo negativo.

Generalmente los ejemplos hablan por sí solos, no requiriendo más explicaciones pero de todos modos quisiera aclara que en mi consulta no utilizo hipnosis ni fármacos, es decir el paciente está consciente en todo momento y es él mismo quien relata lo que vio y vivió; precisamente porque eso es lo terapéutico y es lo que a mí como profesional de la salud me importa.

También quiero aclara que el caso relatado si bien es verídico, es tal vez extremo, seguramente no siempre se pueden evitar todas las operaciones por mucho que tanto el paciente como el cirujano deseen no llevarla a cabo, es decir el tratamiento no reemplaza; ni pretende hacerlo; al tratamiento médico ni a medicación alguna pero a veces puede aliviar un sufrimiento lo suficiente como para que el paciente esté en mejores condiciones de afrontar el mismo.

Finalmente aclaro que no solo enfermos graves son los destinatarios de esta terapia, la cual está orientada a todo paciente que padezca angustias, depresiones profundas, miedos o fobias, dolencias físicas (Cáncer, Psoriasis, Asma, dolores adjudicados a hernias de disco, Úlceras, Gastritis, Alergias, etc.) y también a toda persona que esté en un camino espiritual y quiera saber más sobre sí misma, el para qué y por qué de su vida, sus relaciones karmáticas, etc.

 

Viviana Cheistwer

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Cuantas dudas!!!

Por JIM_MORRISON25578


estoy de acuerdo

Por LISOL1956


Vidas Pasadas

Por JESUS FLORES


Mas notas del autor:

Viviana Cheistwer

La terapia de conciencia expandida

La terapia de conciencia expandida

Fundamentos de un método terapéutico que gana cada vez más adeptos.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: