Home > Salud y Bienestar > Terapias alternativas

Fitoterapia

Preparaciones más usuales de los remedios vegetales

Son muchas las personas que recurren a la Medicina Vegetal buscando una solución a sus molestias, pero muy pocos pacientes conocen los detalles relativos a la forma en que se preparan, y hay mucha ignorancia en aquellos que acostumbran a prepararlos en forma casera. Entonces pasemos revista a los más habituales.

I

PLANTA CRUDA: Se pueden ingerir de esta manera todas las frutas, y asimismo ciertos tallos y hojas en forma de ensalada.

Esta forma es aconsejable en aquellas plantas que tienen efectos depurativos y suavemente laxantes y/o diuréticas.
Ejemplos: Diente de león, endibias, bolsa de pastor, berro, achicorias, lechuga, apio, borraja, rábanos, etc.

Se deben lavar muy bien los vegetales, pero no hay que dejarlos en agua mucho tiempo pues las sales que contienen se disuelven el líquido y se desaprovechan si no son bebidas. El agregado de aceite de olivas y de jugo de limón no les afecta, sino más bien las hace más degustables.

ZUMOS: son una forma muy eficaz y agradable de ingerir las plantas medicinales.

Se pueden usar combinaciones de frutos (por ejemplo, la mezcla de naranja, limón y tomate nos ofrece un sabor placentero y es una fuente de gran contenido de Vitamina C).

Los
zumos de tallos, hojas o raíces ( de zanahoria, rábano, coclearia, fumaria, lechuga, apio, ajo, cebolla, diente de león, puntas de espárrago, celidonia, puerro, etc) tienen virtudes terapéuticas y preventivas, e inclusive pueden ser mezcladas con los zumos de frutos.

La obtención más adecuada se realiza con una prensa ;
si algunos vegetales entregan poco zumo al ser prensados, se les puede añadir un poco de agua antes de llevar a cabo el proceso.

MACERADO en AGUA: consiste en dejar un vegetal (o una parte del mismo) cortado en trozos en un recipiente con agua durante 1 a 3 días.

Algunos vegetales pierden sus sales minerales de esta forma y otros no. Al cabo del lapso indicado se cuelan los vegetales y el agua se recoge y se guarda para ser bebida (contiene ya los principios activos en disolución). Se le puede agregar finalmente azúcar, edulcorante o miel.

INFUSIÓN: las partes blandas de la planta se cortan en trozos y las partes duras se machacan o trituran lo máximo posible. Se pone a calentar agua, y cuando hierve, se vierte sobre la planta dentro de un recipiente, se tapa el mismo, se espera a que se haya enfriado y se cuela.

Si se desea beber el preparado caliente, se debe colocar el líquido en baño maría o calentarlo a fuego lento sin permitir que hierva nuevamente.

COCIMIENTO: se cortan o machacan las plantas como en el caso de la infusión, pero se pone primero a macerar el material en agua fría durante 12 horas. Se calienta el vegetal con el mismo agua y se deja hervir de 20 a 30 minutos. Por último, se cuela en caliente.

 Otros modos de preparación

 

Luis H. Steinberg
Médico Homeópata Unicista

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Luis H. Steinberg

El pomelo (su interacción con medicamentos ). Continuación.

El pomelo  (su interacción con medicamentos ).  Continuación.

Una de las frutas más populares en nuestro medio, puede resultar muy peligrosa cuando se la consume durante tratamientos realizados con ciertos medicamentos de uso habitual. Conozca cuáles son los riesgos y los mecanismos que transforman a dicha fruta en una verdadera bomba de tiempo.

Acónito: historia y utilidad terapéutica

Una planta usada desde hace milenios, contribuyó a formar mitos y leyendas, fue redescubierta por la homeopatía para el tratamiento de trastornos emocionales...

El pomelo (su interacción con medicamentos )

El pomelo  (su interacción con medicamentos )

Una de las frutas más populares en nuestro medio, puede resultar muy peligrosa cuando se la consume durante tratamientos realizados con ciertos medicamentos de uso habitual. Conozca cuáles son los riesgos y los mecanismos en juego.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: