Home > Amor y sexo > Pareja

Divorcio y Separación

Preguntas de un hombre sobre los hijos y la separación

El psicólogo Norberto Inda, acaba de publicar en un matutino, un articulo excelente denominado “Hombres mirando su vida”. En el expresa diversos conceptos demostrando una realidad latente. A continuación detallo puntualmente algunos de ellos brindando mi opinión sobre los mismos.

»¿Por qué en el momento de un divorcio, (propuesto mayoritariamente por las esposas), deben ser los varones los que se tienen que ir del domicilio?»

Esta pregunta refleja una cruda realidad latente: ¿Por qué se beneficia a la madre, permitiéndole continuar viviendo en su hogar, disponiendo del mismo y de sus hijos a su entera voluntad? Utilizándolos como si fueran de su “exclusiva propiedad privada”

¿Por qué se aleja al padre del hogar, al que se lo castiga insumiéndolo en un estado psíquico angustiante, obligándolo a vivir en cualquier refugio que encuentre, imponiéndosele regímenes de visitas para ver a sus hijos?
¿Se piensa en el daño psíquico que sufrirán el padre y sus hijos? ¿ Se juzga a la madre con la misma vara?

¿Qué medidas arbitra la justicia para conocer si es acertada su determinación? ¿Y si no lo fuera? ¿Que ocurre con las falsas denuncias? ¿Se investigan? ¡No! ¿Quién se hace responsable?

De por sí, el hecho que el padre sea obligado a abandonar su hogar, establece un claro favoritismo a favor de la madre. Demostrando una clara parcialidad, hacia una de las partes. Desde el momento que el padre se retira del hogar, sé esta colaborando hacia la rotura total de la pareja.

Cuando por el contrario, la obligación moral y ética de la justicia debe ser arbitrar todos los medios a su alcance para intentar la salvación del grupo familiar. Lo que la “justicia” ignora totalmente. Este tipo de acciones contribuyó y contribuyen a la disolución de muchos matrimonios que podrían haber sido salvados.

Que merecían una oportunidad. Que quizá solos no podían resolver sus problemas y necesitaban ayuda. No se puede tomar este tema a la ligera. Manejarse solamente con normas y sentencias técnicas facilistas.

También debe pensarse en el “Sagrado derecho de los Niños”, a los cuales se los afecta espiritualmente y psíquicamente, al privárselos de la presencia de su padre en el hogar. Lo cual los juzgados y los jueces parecen ignorar.

- »¿Por qué debemos relegar la crianza de nuestros hijos solamente a las mujeres? ¿Por qué nos las perdemos?«

Otra gran barbaridad. Tan valedera, real y angustiante que no se tiene un sentido cabal de su significado. Cuando un elemento de un vinculo cambia, todo el sistema educacional de los niños se ve conmovido. Al quedar la crianza en manos exclusivamente de la madre, los hijos pierden el sentido de la paternidad.

Pierden el respeto que impone el padre en su hogar. Quedan totalmente desprotegidos, de los consejos, las enseñanzas, la complicidad sana y la autoridad que solo un padre puede brindarles. Queda su formación mutilada en un cincuenta por ciento.

Con el tiempo se observan las consecuencias. Hijos con serios problemas de conductas, con trastornos educativos y morales. Los cuales quedan marcados en su carácter de por vida. Transformados en unos semejantes devaluados.

Síntomas muy frecuentes en la sociedad actual. Altamente explosivos Que se notan especialmente en los adolescentes. Los cuales luego de protagonizados ya es tarde para arrepentirse.

Tampoco en este punto priva el sentido común. Y esto implica desconocer la realidad por parte de los responsables de administrar justicia. Los hijos que gocen del derecho a la educación de ambos padres, tendrán muchas mas posibilidades que otros de alcanzar una adolescencia feliz.

- » ¿Por qué con tanta frecuencia los jueces y el sentido común suponen que los hijos, luego de la separación son “naturalmente” tenencia de las madres y no de ambos padres?«

La justicia arcaica, piensa que por su instinto maternal, solo las madres pueden cuidar bien a sus hijos. Lo cual es tan incoherente como inexacto.

Cuando se dicta el derecho de tenencia a una madre, automáticamente, se le esta dando el derecho a que considere a sus hijos como propiedad privada.

Que los utilice como un elemento de presión, de venganza, de cobranza, contra su padre. Una famosa jurista expresó que: “ a las madres que consideran que sus hijos son propiedad privada, habría que enviarlas a la cárcel”.

¿ Quién asegura que no será así? ¿Quién garantiza que la conducta de la madre en ausencia del padre, es la ideal para el bienestar de sus hijos? La tenencia de los hijos debe ser de ambos padres. Y cada uno velar porque el otro mantenga una línea de conducta coherente en pos de sus hijos.

Librar la tenencia exclusivamente a una de las partes, habla de una parcialidad manifiesta. Lo cual es inadmisible. Es un formato desconocido de la realidad. Implica claramente atentar contra la integridad de hijos. Es atentar contra el “interés superior de los niños como principio general de derecho, en el fundamento de una sociedad justa y solidaria”.

Estos son los valores en que la justicia debe reparar, antes de aplicar sentencias con fundamentos generalizados. Con la obligación y responsabilidad antes de dictar sentencias en firme, de implementar todos los medios intentando salvaguardar el matrimonio. Formar un hogar lleva muchos años.

Destruirlo por medio de simples papeles muy poco. También es obligación de los padres, pensar que desde el momento que trajeron niños al mundo, es su deber primordial, intentar salvar su matrimonio, acompañarse, no dejarse en los malos momentos.

Compartir desde el tiempo hasta él ultimo resto de bienes materiales. Buscar ayuda de un tercero si no pueden con sus problemas. Solamente pensando en sus niños. Porque las culpas y las responsabilidades en una pareja, siempre son de ambas partes por igual.

No se puede privar los niños de su padre. De la felicidad que disfrutan a su lado. No hay funcionario, ley ni ser humano que tenga derecho a ello. Solo Dios, con su sabiduría infinita puede hacerlo.

Debe con carácter de urgente existir una justicia acorde a la realidad. Una justicia la cual debe renovar sus conceptos. No manejar los asuntos familiares como un simple expediente mas a despachar. Darle la importancia que merece.

Actualizarse al compás de los tiempos y en el plano social, especialmente en casos de familia, intentar salvar y no destruir, dándole al padre el lugar y el respeto que merece, tanto como a la madre.

 

 

 

Santiago Oreggia

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

NO COMPARTO LA MISMA IDEA, PERO LA RESPETO

Por ILFO


QUE DEREC HO TENGO Y POR MI HIJO

Por RDRD


No es mi Caso y estoy divorciandome

Por RALEJANDRO


ES IRREMEDIABLE

Por DAVID2004-1


PORQUE ES MUJER....

Por VIVISOF100@HOTMAIL.COM


Y..., cuando los hijos se niegan??

Por ANTODENI


Respuesta desde el lado masculino

Por


Consulta al lado femenino

Por MIGUEL VICENTE


Para cecaceres

Por DERECK


oye cecaceres

Por MÍA


Mas notas del autor:

Santiago Oreggia

IMPULSO

IMPULSO

Como nos cantan los “salvadores” Yo me manejo bien con todo el mundo Yo me manejo bien con todo el mundo, En eso mi padre puede estar tranquilo...

CRUCIFICADO 2001

CRUCIFICADO 2001

Te miro a los ojos, arrodillado ante ti, con mis manos entrelazadas. Mi mente recorriendo, volando a través de todos los días, los minutos, los segundos de este 2001...

Axelito

Axelito

De un padre a su hijo...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: