Home > Amor y sexo > Sexualidad

Sensualidad

¿Por qué no nos permitimos vivir nuestra sexualidad en plenitud?

Ojos bien cerrados, la película póstuma de Stanley Kubrick, nos da cuenta de los miedos a la sexualidad y el erotismo. Y también de la necesidad de recuperar la idea del sexo como fuente de vitalidad y conexión interpersonal

 

¿Por qué el sexo nos resulta tan fascinante, provocativo, pero tan difícil de llegar a ser gozado con facilidad y entusiasmo en la adultez? Muy posiblemente, esto tenga que ver con nuestros propios conflictos psicológicos internos.

Existe una inevitable tensión entre los placeres de nuestra sensualidad corporal, junto con todo lo que implica nuestra propia imaginación erótica, frente a los tabúes inherentes que la vida sexual moderna implica, que van desde las creencias religiosas, hasta las presiones sociales, pasando por todo tipo de de pautas restrictivas culturales.

La vida es una película

En la película del director Stanley Kubrick, “Ojos bien cerrados” se ilustraba muy adecuadamente este aspecto cultural. Esta película, hace referencia a nuestros miedos al erotismo, presentando a la sexualidad como una fuerza destructiva, de las personas y de las parejas, que sólo genera oscuros impulsos de celos y lujuria, así como de poder o posesión.

La película, tristemente excelente, es un perfecto indicador de cómo la sociedad ha perdido la idea positiva del erotismo, y sus capacidades de gozarlo como un éxtasis divino, en pos de un concepto de sexualidad enfermizo.

“Ojos bien cerrados” transcurre entre los sueños y la realidad, la imaginación y la concretas posibilidades social, mostrando el mensaje antisexual que manifiesta nuestra sociedad: tanto el peligro, la degradación, como la muerte, son lo que les espera a aquellos que se aventuren en la exploración erótica.

Así, el Dr. y la Sra. Bill, un triste pero "políticamente correcto" matrimonio, desnudan sus pasiones por  medio de los celos, la posesión, y las obsesiones de voyeurismo y exhibicionismo sexual. Cuando el Dr. Bill sospecha de las infidelidades de su mujer, busca realizar una venganza con otro tipo de aventuras sexuales extra-matrimoniales, lo que comenzará su tragedia.

Pero finalmente, la familia vuelve a juntarse, y se las ve realizando las compras de Navidad, con su pequeña hijita. El Dr. y la Sra. Bill han vuelto, así, a ser políticamente correctos, dejando de lado sus pasiones sexuales.

La película, entonces, exhibe de manera magnífica la actual lógica marital valorizada por la sociedad: El sexo no se interpondrá más en su camino, y mantendrán una relación asexuada y deshumanizada, pero muy lucrativa, que contemple la traición, el engaño, y la humillación.

El film muestra también la forma actual de hacer el amor, que implica el uso del cuerpo de otra persona como un medio para la masturbación personal, y su fuerza se deriva de la posesión o la necesidad de experimentar sus propios gozos a través de espiar al espectador.

Las restricciones a la sexualidad actual

Las vidas sexuales de los hombres y mujeres adultos, parecerían estar gobernadas tanto por complejas corrientes inconscientes, así como por otro tipo de deliberaciones más conscientes, que provocan que no sea fácil discernir si es posible expresar su sexualidad en libertad y felicidad, -como una de las formas más sagradas de interconexión humana-, o si estos impulsos deben ser negados, pues representan acciones poco “altruistas”.

La mayoría de las historias de vida que se oyen a diario, dan vueltas alrededor de este fundamental discernimiento, que también puede ser presentado cómo:

¿Puede nuestra sexualidad, nuestra capacidad de dar y recibir placer, ser celebrado como la mejor fuente de salud, curación y felicidad, o sus energías derivan inevitable en una forma de dominación, agresividad o explotación, y toda su expresión siempre será cooptará o condenada por las fuerzas la hostilidad y el miedo?

Este conflicto básico ha permanecido con los adultos de hoy desde el inicio de su vida sexual. Pero nunca ha sido tan dramático como en este principio de milenio.

Parecería no haber dudas de que, en esta sociedad, el sexo está, evidentemente, fuera de la vida diaria. Esto se debe a que, en gran medida, los occidentales han eliminado de las emociones y sentimientos espirituales más profundas, el poder del  erotismo.

La intolerancia sexual

Es cierto que el sexo desfila por todas partes,  pero sólo como una titilación permanente, carente de todo tipo de profundidad. Las fuerzas de la “intolerancia sexual” aparecer para censurar cualquier tipo de material relacionado con el sexo, pero, mientras tanto, este tipo de temática es cada vez más accesible en los diversos medios. Sin embargo, ni unos ni otros parecen recabar en que el erotismo más genuino ya se ha derribado.

De hecho, el sexo representado en la superficie cultural, al margen de todas las condenas que provoca, sustituye, y priva a los adultos, de la verdadera profundidad de su potencial erótico, que tiene relación con una búsqueda de gran alcance y satisfacción de sus diversos placeres corporales.

La pasión sexual es bastante compleja, y las relaciones eróticas (con el desafío constantemente de intimidad o cuidar con la satisfacción sensual) nunca son fáciles.

Lo que la última película de Kubrick nos está preguntando es si es necesario aceptar este mensaje “moralizador” de la sociedad, de que la sexualidad alimenta el odio básico de nuestra humanidad, que sólo conduce al desastre, y que, en última instancia, se debe elegir la muerte del deseo para preservar la ley y orden de la pareja y la civilización.

El final de la película, se nos muestra una "orgía", en la cuál los hombres y mujeres están escondidos detrás de varios tipos de  máscaras. Éste es, exactamente, el "sexo" del principio de nuestro milenio. La idea de  que el erotismo está cubierto por un manto de dominación, destrucción y muerte.

Se debe recuperar, entonces, la idea de concebir a la sexualidad como lo ha sido siempre: una bendición de energías vitales, plenitud, y conexión terrenal con el mundo y otras personas.

 

 

 

Maribel Pinzón

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

es dificil ser mujer !!

Por SU-


Pensar...

Por FCK


Realmente es cierto de la castración a las mujeres

Por HERNÁNDEZ


las ataduras con las que crecemos

Por KARINA PEREZ


Mas notas del autor:

Maribel Pinzón

Mitos Sexuales: ¿La convivencia vuelve rutinario al sexo?

Mitos Sexuales: ¿La convivencia vuelve rutinario al sexo?

Esta creencia popular se basa en esos momentos en los que el aburrimiento se apodera de nuestra realidad cotidiana. El estancamiento y el desgano son dos vías paralelas que nos llevan, si nos dejamos, a una estación de olvido de la que, sin embargo, no es imposible salir...

Aborto = Tabú = Peligro

Aborto = Tabú = Peligro

Miles de jóvenes mujeres en todo el mundo practican el aborto como forma de evitar tener un hijo indeseado y en la gran mayoría de los casos, se sumergen en un clima de oscuridad y clandestinidad en donde quedan lejos de su familia y se ocultan de la desaprobación de los padres.

Las mujeres y el sexo prohibido

Las mujeres y el sexo prohibido

Esa es la pregunta que se hacen todos, incluso las mujeres implicadas: ¿por qué disfrutan más sabiendo que ese hombre está casado con otra?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: