Home > Tiempo libre > Solidaridad

Voluntariado

¿Por qué ayudan los que ayudan?

En “Poder Ciudadano” han cometido un error, me informan que me han designado como “el abogado del mes”, por eso, mande recién este mensaje de un abogado voluntario a un vecino de San Telmo...

No existen las Normas ISO de Calidad para mensurar y calificar la lucha contra las consecuencias de la marginación, la miseria y la injusticia. Y aunque mis títulos y diplomas y menciones me habilitan a sentarme frente a ti, no lo son para enseñarte a vivir. Quizás es al revés.

 No se ha institucionalizado la medición de la eficiencia y la eficacia en la lucha desigual por seguir siendo un ser humano, para seguir en la recuperación de ser persona.

 Nadie aún, abordó con precisión científica la construcción de un espejo y un modelo para paliar esta ausencia inconcebible, en un medio totalmente automatizado en la recepción y bidireccionalidad de las cataratas de la sociedad de la información, donde el conocimiento, su sucedáneo no implícito, no termina por presentarse con claridad temporal suficiente para somatizar lo que le sucede al “otro”.

 El motivo de la ausencia de una norma con ese propósito, es posible porque la presencia del “objeto” es tan contundente, visible, doloroso, que convierte en vil toda posibilidad de ser incluido en una norma de calidad. Ni en lo marginal de ésta tiene lugar esa hipotética medición, por escandalosa y vergonzante, para los medidores.

 Su hipotética construcción sería el definitivo strip tease de nuestras verdaderas conciencias. Como lo hubiera sido negar a Nuestro Señor el derecho a una apelación al fallo que lo condenó, no porque la Alzada no existiera, sino porque una negociación lo impidió.

 Barrabás era menos peligroso.

Era, como nosotros.

Por eso, amigo sin pan ni trabajo ni remedios, te ayudo.

 Para tener la ilusión de ser perdonado; en ese edificio que convoca a gritos, entre el tránsito indiferente, desde la calle Piedras, en San Telmo, aquí, en Buenos Aires para que se reúnan las “partes”: los que necesitan y los que ayudan. Allí nos dan albergue, para construir ilusiones, a pesar nuestro.

 Porque también yo, soy culpable de lo que te sucede.

No soy mejor que tú. Solo soy sospechosamente, quizás, cobarde; y como tengo vergüenza y quiero despojarme de esa aptitud, concurro a ti en un espacio que no es neutral y esta comprometido contigo, buscando me ayudes, y como si fuera un canalla estoy buscando que aceptes que te ayude, por el precio de mi gratuidad. 

 Ocultándote que en realidad tú también me ayudas a mí en la impotencia por hacer una vida mejor

Y con la ilusión de limpiar mi parte de culpa y poder alguna vez, dormir en paz conmigo mismo cuando termine de enterrar -con tu ayuda, te lo ruego- al “otro ciudadano satisfecho e insolidario” que siempre vuelve con suficiencia  y solvencia a buscarme.

 Por eso, voy todas las semanas, algunos minutos a escucharte, escribir y recomendarte como hacer las cosas que tiene que ver con la construcción de tu futuro digno y sano.

Voy, ya lo habrás notado, a la hora en que muchos almuerzan, tú y yo no. Parecemos cómplices. Más aún, somos solo uno. Ayúdame a ser persona. No faltes a esas reuniones. Te necesito.

www.abogadosvoluntarios.net

www.poderciudadano.org.ar

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan de Dios Romero

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Siembra de Amistad

Por ARNIL


Mas notas del autor:

Juan de Dios Romero

Oda para un nacer argentino

Oda para un nacer argentino

Palabras que pretenden ser la letra de una oda sobre Argentina. Los significados los he buscado pensando un una visión de los anhelos, los que en mucho, son una particularidad de nosotros...

El cerco: conocer al otro

Una, quizás aparentemente, delicada propuesta para la selección de personas que persigan comprometerse con un proyecto perdurable.

Con la arena en la garganta

Con la arena en la garganta

Tenía los ojos abiertos. En la garganta y en las fosas nasales la arenilla persistía. En sus oídos seguía percibiendo el aire frío de la época; pero no tan frío como el que sentía en sus piernas; desde donde subía hacia todo su cuerpo...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: